Guarda14 Lunes, 23 de marzo de 2020

Cata doméstica, el encanto de acercarse al vino

Organizar una degustación en casa ayuda a conocer más esta bebida. Es importante saber el formato a seguir.

Por Florencia Da Souza - Especial para Guarda 14

Hay distintas maneras de acercarse al mundo del vino y conocer más sobre éstos. Pero, sin dudas, hacer degustaciones privadas, en casa, con amigos, puede ser una excelente forma de romper algunas barreras que nos separan de la bebida nacional argentina.

Acá, surgen las inquietudes: ¿Cómo se organiza una cata casera? Para dar respuestas a todas estas preguntas, la experta comunicadora del vino, Ania Smolec para Wine Blog de Concha y Toro, da las respuestas y los tips para lograrla.

“Siempre recomiendo decidir qué cantidad y qué vinos se quieren degustar. Naturalmente se pueden probar varios y cada uno puede representar un estilo, cepa o zona. Pero prefiero catas que tienen cierto formato. Esto permitirá aprender o verificar conocimientos”, aclara.

Algunas modalidades de degustaciones son:

Cata vertical: este formato consiste en el mismo vino, pero de distintas cosechas. Solamente tienen que elegir uno que les guste. Es conveniente elegir al menos tres cosechas distintas y tener los vinos a la temperatura correcta. Si son de cosechas muy antiguas es recomendable abrir las botellas y decantar el vino, por lo menos una hora antes de la cata, para que respire.

Este formato -según la especialista- es muy educativo porque permite ver la evolución del vino y observar sus cambios. Varios expertos recomiendan ordenar los vinos desde el más joven al más antiguo. Pero hay enólogos que prefieren hacer lo contrario. El vino más antiguo es más delicado, mientras que el más joven aún tiene sus taninos muy vibrantes. Ambas formas son correctas.

Cata horizontal: se trata de elegir distintas etiquetas de una misma cosecha, cepa o zona. Así, se puede observar cómo cada línea y enólogo interpreta de diferente manera la cepa. Es un ejercicio muy útil. También, se pueden maridar los vinos con comida y recordar el comportamiento de cada línea con las distintas elaboraciones probadas.

Otro tipo de cata en esta categoría es probar vinos de una misma cosecha, pero de distintas cepas. En este caso el denominador común es la zona. Esta cata horizontal permitirá ver la influencia de las condiciones del viñedo en los estilos de vino.

Cata comparativa: aquí se puede elegir la misma cepa, pero de distintas zonas y en Argentina hay muchas. Así, se podrá dar cuenta de cómo influyen las condiciones de las distintas regiones geográficas y cómo marcan a los vinos, desarrollando distintos aromas, sabores y estructuras.

Cata de espumantes: también se pueden hacer degustaciones sólo de vinos espumantes de distintos estilos. Con éstos, se podrán ver las diferencias enológicas, como tiempo de guarda o nivel de azúcar. Es importante recordar que los vinos espumantes piden una técnica distinta para abrir su botella y se recomienda servirlos en copas con forma de flauta.

 

Cata a ciegas o abierta: la degustación puede ser a ciegas o abierta. A ciegas significa que se deben cubrir las etiquetas con bolsas de tela o de papel para que los degustadores no sepan qué vinos están probando. Después de la cata se descubren. Este sistema es muy bueno para los degustadores avanzados, quienes quieren poner a prueba sus habilidades y comparar su experiencia con otros. Naturalmente también se pueden presentar los vinos con su nombre y origen a la vista. Esto permitirá degustar y conversar sobre ellos manejando toda la información disponible.

Cata con vino y comida: elegir un vino y probarlo con una tabla con distintos quesos o una selección de embutidos. Recordando las reglas del maridaje, observar cómo se comporta el vino con los distintos sabores y estructuras de los bocados, es el objetivo de este ejercicio.

 

Tips a tener en cuenta en una cata

-Los vinos deben servirse a la temperatura correcta;

-El servicio y la degustación de los vinos debe ir desde los blancos hacia los tintos, desde los jóvenes a las cosechas antiguas, desde los ligeros a los con más cuerpo, de secos a dulces y los mejores vinos o más exclusivos, siempre al final;

-Es aconsejable probar el vino, luego de descorcharlo, para ver si no tiene defectos;

-Las copas tienen que estar limpias y ser transparentes;

-Las catas se hacen en espacios cómodos e iluminados;

-Incluir pan y agua para limpiar el paladar entre cada vino;

-Tener a mano libreta y lápiz para escribir comentarios de los vinos;

-No es conveniente usar perfumes, fumar, beber café, comer chocolate o productos aromatizados. Hay que asegurar una nariz y boca en perfectas condiciones para apreciar todo.