Espectáculos Miércoles, 15 de mayo de 2019

Esquivo y poco amigable: así fue el paso de Paulo Londra en Mendoza por los premios Gardel

El trapero cordobés evitó el contacto con sus seguidores y la prensa, pese a la euforia desatada en el Bustelo.

Por Redacción LA

No siempre los ídolos suelen cumplir con las expectativas. Un desfile de adolescentes lo esperó desde temprano, alborotó cada camioneta que rondaba el auditorio Ángel Bustelo y gritó en cada fallida llegada. Pero él nunca apareció hasta que se lo vio por la televisión. Paulo Londra, el cantante más nominado en los premios Gardel 2019, brilló por su ausencia frente al público, huyó de las cámaras y se conformó con los dos premios pronosticados.

El arribo del cordobés a Mendoza había sido una incógnita hasta ayer por la mañana, cuando finalmente la discográfica Warner oficializó el viaje. Londra tenía siete nominaciones (cuatro en una misma categoría, la de canción urbana/trap), por lo que se impuso en cantidad inicial a Los Auténticos Decadentes, Marilina Bertoldi y Lali (posteriores ganadores). De allí que su posible ausencia despistara a televidentes sub-18.

 

El latiguillo del artista argentino más escuchado en Spotify se escuchó una y otra vez entre los fervorosos espectadores de la alfombra roja. Las horas pasaban, la ceremonia estaba por comenzar. Ya se sabía que Londra estaba en la provincia, pero saludaban Abel Pintos, Lali, Ulises Bueno, Miss Bolivia, Los Auténticos Decadentes y de él no había noticias.

 
Londra ganó el Gardel a mejor colaboración urbana por "Cuando te besé" feat. Becky G

Minutos antes del comienzo de la fiesta, las fans corrían detrás de algunos vehículos, sin éxito. Finalmente se supo que Londra prefirió un ingreso sin contacto con el público, pese a que lo vitoreaban en cada rincón del parque Cívico. No obstante, el cordobés luego subió una historia en Instagram con su fiel hinchada a fin de blindarse ante las críticas.

En la ceremonia de los Gardel, Londra subió en dos oportunidades al escenario, junto a su ejército de leales. Con su simpática tonada y frescura, agradeció a sus fanáticos y a su incondicional equipo de trabajo, que también es protagonista de su veloz ascenso desde las batallas de freestyle a festivales masivos como el Lollapalooza.

 

Después de cada premiación, los artistas dedicaban unos minutos a fotógrafos y periodistas ansiosos de captar tanto la sonrisa del momento como preguntar acerca de su carrera y próximos proyectos. El procedimiento lo siguieron todos los ganadores, desde Abel Pintos hasta Lali Espósito, pero hubo una excepción: el trapero cordobés que lidera en los rankings.

 

Tras su inédito recital con 60 mil espectadores en febrero pasado, esta vez el paso de Londra por Mendoza fue fugaz y bastante apático. Su doble triunfo en los Gardel quedó opacado por la actitud de colegas y representó, una vez más, que las cifras en las redes sociales pueden ser tan frías como sus propios dueños.