Escribe el Lector Martes, 22 de octubre de 2019 | Edición impresa

Carta de un jubilado

Por Antonio Orlando Lucentini

Soy un jubilado que aportó sin moratoria ni con renta vitalicia a una compañía de seguros privada que se quedó con mi plata, en complicidad con Anses como agente pagador.

Les digo esto a los que son jóvenes y se van a jubilar dentro de muchos años. Miren sus bonos y vean cuanto les descuentan y si llegan a contraer una discapacidad o tienen la desgracia de morir, derivan sus miserias a sus familia. Yo cuando trabajaba no atendía lo que decía la señora Norma Plá, luchadora de la jubilación en la época de Cavallo. La tenía que haber acompañado, nunca pensé que me iba a tener que jubilar. Les digo que dejen de lado los pronósticos del tiempo como hacen en los noticieros y dediquen más tiempo a esto que es su futuro. Ojalá que los gobiernos que vengan interpreten quiénes hicimos este bendito país y respeten la palabra jubilación de deriva de júbilo, disfrutar de los 30 años o más trabajando y aportando y no lo que hizo el anterior vetando el 82% móvil y este actual queriendo comprar nuestros votos con $800 antes de las elecciones por dos meses, premio que se denomina júbilo. En definitiva, somos clientes de la política, no formadores de un país que es el nuestro. 
 
Antonio Orlando Lucentini

DNI 7.647.332