Fincas Sábado, 14 de marzo de 2020 | Edición impresa

Carlos Iannizzotto: “No hay estrategia si no hay una política vitivinícola con matices”

El dirigente agropecuario estimó necesario trabajar sobre la unidad del sector. Cree que el Estado deberá asumir el rol de mediador.

Por Soledad González - sgonzalez@losandes.com.ar

Durante la edición 2020 de Expoagro, desarrollada en San Nicolás, Carlos Iannizzotto, presidente de la Confederación Intercooperativa Agropecuaria (Coninagro), dialogó con Los Andes y planteó cómo se pueden sanar las diferencias entre Coviar y Bodegas de Argentina.  

-¿Cómo está viendo la situación gremial del sector vitivinícola?

-Creo que hay que esclarecer conceptos sobre las dos vitiviniculturas o estas dos visiones que se han promovido en varios discursos durante la vendimia. Hay que distinguir entre la coyuntura y la estrategia, entre el PEVI y la tremenda situación que vive el productor y el sector industrial.

Me parece que faltan precisiones. Hay que ver el rol del Estado, es decir, qué rol va a ocupar en torno a estos distintos matices. En el ámbito de la vitivinicultura nos parece que el rol del Estado en la coyuntura tiene que ser mucho más eficiente y tiene que llamar a la unidad, junto con los municipios y las entidades del Gobierno Nacional.

 

-¿En qué se debería trabajar?

-Las retenciones golpean fuerte. Necesitamos financiación para las exportaciones y tenemos que poner en marcha la ley de uso de jugos naturales. Estos son algunos de los temas que tenemos que abordar, porque la coyuntura es muy grave. No hay mercado de uva, no hay mercado de vinos, la concentración es cada vez más grande. Se necesita recrear la Mesa Vitivinícola que atienda la coyuntura.

-¿La Mesa Vitivinícola sería el ámbito para trabajar los temas de la coyuntura?

-Sí, eso lo conduce la provincia y allí se pone al frente de la problemática de todos los productores y del sector industrial. Es un trabajo como el que hicimos en su momento en la ciudad de Buenos Aires, cuando se decretó la prohibición de publicitar bebidas alcohólicas.

 

-El Estado en los últimos años fue espectador en las peleas internas de Coviar...

-Vamos al tema estratégico:  gobernar con una Coviar dividida no le conviene a nadie. Es un problema para el sector, porque divididos no hay plan estratégico que dure. Por lo tanto, ahí también creemos que el Estado puede tener un rol estratégico para ver cómo se puede unir a las entidades. 

No hay estrategia si no hay una política vitivinícola con diferentes matices. Hay una vitivinicultura que tiene matices: de vinos top, de vinos de mesa, de vinos del este, de mosto. Para eso tiene que haber una visión estratégica de conjunto, no hay que demonizar a nadie. 

Hay grandes bodegas. Ojalá que esto pudiéramos llevarlo a nuestra economía regional. No se puede demonizar, hay que extenderlo.

Las nuevas autoridades de la Coviar tienen que plantear un esquema de aproximación, no un esquema de dos vitiviniculturas. No estoy de acuerdo con ese discurso. Hay que sentarse para ver cómo construimos en la diversidad, sino no hay plan estratégico.

 

-Desde lo productivo, ¿cómo está viendo el mercado de vino y el de uva?

-Como productor veo que hay un problema serio de recepción de uvas. Las bodegas están llenas de vinos, salvo un sector donde se ha terminado. Creo que  puede haber un repunte en chardonnay y sauvignon blanc por la merma que hay en los vinos blancos. En resumen, esta cosecha viene con precios bajos y problemas en la recepción. Además, en muchos casos se está dando eso de “tráeme y después arreglamos”. Eso es del año ’70 y es lo peor que hay.

-¿El gobierno está desarrollando un banco de vinos para amortiguar los vaivenes del mercado?

-Creo que el Banco de Vinos es una idea que viene hace tiempo y ojalá se pueda implementar. Con el Banco Nación hemos charlado para ver cómo se pueden dar préstamos con garantías en stock de vinos. Hay que buscar alternativas, porque existen nuevas formas para conseguir financiamiento. 

También está el tema de las retenciones, que  van a afectar la mejoría en las exportaciones. Pasarlas al 5% va a tener un costo atado al dólar. Por eso tenemos que luchar por reintegros. 

 

-¿Hay que volver a la mesa de negociación con Bodegas de Argentina?

-Sí. Aquí la coyuntura es tan grave que si la atamos a la solución del tema de la Coviar estamos equivocados. Hay que conformar la Mesa Vitivinícola, porque hay cosas urgentes que solucionar. Después de esta cosecha va a seguir la exclusión y con parrales y viñedos abandonados. El asociativismo sigue siendo una solución, pero hay que favorecerlo o promocionarlo con un fortalecimiento de los insumos. Hay que sentarse a hablar de esto con Bodegas de Argentina y los productores del Este.