Turismo Domingo, 9 de junio de 2019 | Edición impresa

Caribe: EEUU no quiere cruceros a Cuba

La Administración Trump prohíbe los cruceros a la Isla en castigo por ser “un punto de apoyo al comunismo” en la región.

Por Redacción LA

Estados Unidos anunció nuevas restricciones de viaje hacia Cuba, en una medida presentada como castigo a la isla caribeña por servir como “un punto de apoyo al comunismo” en la región. 

La decisión consolida la política de sanciones elegida por la administración de Donald Trump hacia Cuba, que hizo trizas la estrategia de deshielo que abrió Barack Obama en 2014. 

 

“Cuba sigue jugando un papel desestabilizador en el hemisferio occidental, dando un punto de apoyo al comunismo en la región y apuntalando a adversarios de Estados Unidos en lugares como Venezuela y Nicaragua al fomentar la inestabilidad, socavar el estado de derecho y suprimir los procesos democráticos”, dijo el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin. 

“Esta administración ha adoptado la decisión estratégica de dar marcha atrás en la reducción de las sanciones y otras restricciones sobre el régimen cubano; estas acciones ayudarán a mantener los dólares alejados de las manos del Ejército y los servicios de Inteligencia y seguridad de Cuba”, añadió. 

 

Las restricciones prohíben los viajes educativos grupales de estadounidenses a la isla caribeña, así como la exportación de barcos y aviones privados desde Estados Unidos. La veda incluye a los traslados en cruceros y yates, así como los vuelos privados y corporativos

Ni viajes educativos

El fin de los viajes educativos en grupo supondrá un duro golpe para el turismo estadounidense en la isla, que creció de manera vertiginosa gracias a las iniciativas de Obama. La prohibición asesta un golpe al sector turístico de la isla, que es la segunda fuente de ingreso de divisas del Estado cubano, solo precedido por la exportación de servicios profesionales. “Fracasarán otra vez”, advirtió en su primera reacción el canciller cubano, Bruno Rodríguez. 

 

Rechazo cubano

“Rechazo enérgicamente el anuncio de Estados Unidos de nuevas sanciones contra Cuba que restringen los viajes de estadounidenses y endurecen el bloqueo; pretenden asfixiar la economía y dañar el nivel de vida de los cubanos para arrancarnos concesiones políticas”, añadió en su cuenta de Twitter.

Según cifras del Ministerio de Turismo cubano, en el primer cuatrimestre de este año Estados Unidos era el segundo mercado emisor de visitantes a Cuba, con 257.500 hasta abril, con un crecimiento interanual de 93,5%, pese a que legalmente los estadounidenses no tienen permitido viajar a la isla como turistas. 

 

De esos viajeros, 55% llegó al país en crucero, una modalidad que creció 48% con respecto al año anterior. En este contexto, desde Moscú, el viceprimer ministro ruso Yuri Borísov prometió que su país dará a la isla caribeña toda la ayuda posible para que pueda hacer frente a estas sanciones.