+ Deportes Martes, 8 de octubre de 2019 | Edición impresa

Candela Villa: de la UNC al Zamora español

La jugadora es pionera en llegar a la competencia de España, desde donde nos habló de su presente y del esfuerzo que hace su familia.

Por Redacción LA

Candela Villa tiene 17 años y emigró a España en busca de un mayor nivel competitivo, además de la posibilidad de jugar como profesional. Con el esfuerzo propio y el de su familia, tomó vuelo rumbo a Zamora, un pueblo ubicado entre Castilla y León. Candela jugó hasta hace un mes en la UNCuyo, donde se formó técnicamente bajo las indicaciones de Hebe Caballero. Y si bien comenzó a los 6 años en Godoy Cruz, fue por medio de la “U” donde pudo crecer hasta vestir la camiseta Argentina en Cadetes y Juveniles. Y, por este mismo club, fue que se le dio luego ésta, su gran oportunidad. 

Ellas dialogó con la central (y lateral) y nos contó sobre su adaptación y de cómo le surgió esta posibilidad de jugar en Europa.

 

“El contacto fue a través de Felipe Barrientos, ex técnico de Italiano de Chile y de la Selección chilena mayor. Después de un torneo que fuimos con la UNCuyo a Italiano, el técnico me llevó como refuerzo para jugar una competencia internacional en Dinamarca y Suecia. Y quedó el vínculo. Cuando él se viene a España para dirigir a Zamora, me llamó como refuerzo”, confió la jugadora, quien milita en ese equipo que compite en la Liga B y que pelea el ascenso. Candela no solo es parte del elenco juvenil sino también conforma el de Primera en Zamora. Y lo hará durante toda la temporada del balonmano español.

“Llegué a España el 19 de septiembre. Y los primeros días me costó adaptarme. Pero después las chicas del equipo me hicieron sentir como si estuviera en mi casa, en mi club, al igual que los entrenadores que también me incluyeron muy bien. Estoy cómoda con la institución y la gente es súper atenta”, agregó la jugadora que vistió la camiseta Borravino y de la albiceleste.

 

“En Juveniles somos tres jugadoras de 17 años y el resto de entre 15 y 16. Y en mayores de 18 y 23. Debuté el domingo 29 de setiembre contra un equipo llamado Delicias. En Juveniles perdimos por uno, y en Primera ganamos por 3. Me costó entrar por los nervios y la ansiedad, pero estuve bien. Es distinto a como estaba acostumbrada a vivir los partidos. Desde gritar los goles hasta el modo de jugar, pero me encantó”, contó Cande. 

-¿Cuáles son las diferencias que encontrás con el balonmano mendocino?

-Es distinto. Acá todo tiene un nombre técnico, si salís a defender tiene una denominación, si hacés un pase de tal forma tiene otro nombre. Todo es nuevo y aún no me acostumbro. Pero lo vivo como un desafío todo el tiempo. Además tenemos todo a disposición. La metodología de trabajo es distinta, apenas llegás te reciben con un bolso enorme de ropa de entrenamiento y de competencia, el traslado cuenta por la institución y vamos todas juntas en un bus.

 

-¿Cómo te recibieron en Zamora? ¿Hay otras extranjeras?

-Que me haya sumado fue un acontecimiento importante para el club porque es la primera vez que una extranjera viene a jugar acá. Y creo que soy la única mendocina en España. 

-¿Por cuánto tiempo acordaste jugar?

-Sería una temporada, pero lo planteado fue que si me gustaba y en lo económico sigo estable, me quedo. 

 

-¿Por qué decís si seguís estable en lo económico? ¿No te pagan?

-No. Todo me lo banco yo. Fue una propuesta que asumí buscando adquirir nivel y de hacerlo en un club profesional, pero todo los gastos lo hace mi familia. Por esto les quiero agradecer porque hicieron lo imposible para que yo esté hoy acá. Y también a la UNCuyo, a mis compañeras y a Hebe Caballero porque sin ellas no se me hubiese dado esta posibilidad. 

“Tiene un talento especial”

“Candela siempre fue una jugadora diferente, tiene un talento especial. Es muy inteligente y sabe leer la parte táctica del juego”, nos contó Hebe Caballero. “Además tiene otras cualidades, como por ejemplo, lanzamiento exteriores, contragolpe, marca, y eso hace que sea completa y diferente. Es madura y tiene un temple desarrollado para liderar un equipo”, describió la entrenadora. Y agregó: “Este año se le juntó esta oportunidad en España y la preselección argentina de juveniles, de la que no pudo participar con vistas al Mundial 2020. Decidió irse en un momento justo, quizás no desde el punto de vista del estudio porque estaba cursando el quinto año, pero lo tiene que aprovechar. Es una experiencia que quería tener”.