+ Deportes Martes, 3 de diciembre de 2019 | Edición impresa

Campeona de la vida: entre el deporte, la familia y su trabajo

María del Valle Arenas, una tunuyanina que ganó varias pruebas de maratón y triatlón. Es mamá, esposa y veterinaria.

Por Redacción LA

Esta historia es sobre una familia de deportistas que comenzó con un objetivo personal y se convirtió en un desafío de equipo que representa a un departamento. Es la “aventura” de María del Valle Arenas quien comenzó a correr para abandonar el mal hábito como es el de fumar cigarrillos, gracias a los consejo, apoyo y acompañamiento de su marido Ernesto Haurie. Ambos eligieron el triatlón como actividad física y, de a poco, fueron ganando competencias y sumando nuevos integrantes, entre los que incluyeron a sus propias hijas: Martina (9) y Agustina (7). 

Ernesto es campeón del primer Ironman de Miramar desarrollado este año, además de ganar triatlones y maratones. María tiene varias marcas en Amavet, podios duatlón, un 13er puesto en la general de los 42 kilómetros de la MIM (Maratón Internacional de Mendoza) y fue la única mendocina en ganar la general del Half de Los Andes 2018.

 

El Uco Team, una gran familia

Todo comenzó en el 2014 cuando “empecé a correr por insistencia de mi marido (profesor de educación física) para dejar de fumar. Ese año hicimos la carrera de 10 kilómetros del Circuito Amavet”, contó la triatlonista tunuyanina que se coronó dos veces de manera consecutiva. 

Gentileza

Y agregó: “En el 2015 nos enganchamos los dos con la actividad y armamos Uco Team, grupo de running que en principio fuimos solo nosotros dos y luego se fueron sumando más personas. Fui ganando los circuitos de Amavet y después pensé que podía dar más. Comencé a prepararme para los 21 kilómetros corriendo todos los certámenes de la zona de Mendoza, obteniendo buenos resultados”, afirmó. 

 

Luego María decidió levantar la apuesta personal y sólo no se conformó con maratones. Se animó al duatlón. Fue entonces que en la temporada 2016 y 2017 corrió el circuito de duatlón mendocino obteniendo el mayor puntaje entre las damas. No obstante esto, el triatlón fue lo siguiente que vino a su meta. 

Probarse físicamente fue subiendo de nivel. En el 2017-18 compitió en el triatlón short de Potreros de los Funes donde quedó tercera en la general, décima en la general del triatlón olímpico y primera en el Half de los Andes en Potrerillos. Dos semanas después encaró los 42 kilómetros del MIM en 3 horas 29 minutos, llegando a la meta en el 13er lugar de la general. “Fue un gran año para mí”, confió. 

 

Después, una lesión (neuritis del nervio ciático) la alejó del circuito por poco más de un año. Recién a principio de este año retomó con más energía y fuerza. Su apuesta en esta ocasión fue el triatlón full en marzo, de Miramar. Desde entonces continúa corriendo, nadando (aguas abiertas) y bicicleteando en el momento que puede. 

Madre de dos hijas, veterinaria y jefa de su hogar, se hace tiempo para practicar lo que descubrió: una pasión que lleva cinco años. 

 

“En las mañanas me levanto, desayunamos juntos y comenzamos el día. En la mañana voy a la Veterinaria y a veces las nenas van conmigo, otras se quedan con la niñera o con mi mamá. Al medio día salgo, almorzamos, a veces las llevo a la escuela yo y otras mi marido, pero desde la 14 (hasta las 17), ya con las zapatillas puestas, empiezo a correr o nadar, dependiendo el día que me toque. Siempre en la siesta para no quitarle días a las nenas”, confió María quien aseguró que también prioriza sus 7 horas de sueño.

La familia unida. Ernesto fue el que empujó a María a correr y ella a sus hijas, quienes saben divertirse y disfrutar. | Gentileza

Y agrega de su agenda: “a las 17 voy a trabajar nuevamente, salgo a las 21 y completo las rutinas que me dan mis entrenadores con el nado. Así estoy en casa para la cena. En las tardes, es Ernesto quien se encarga de las nenas y sus actividades y nos repartimos las tareas. La verdad que no solo es buen entrenador, también buen marido y padre. Le estoy muy agradecida. Esto es así, de a dos. Sino, no se puede disfrutar de lo que hacemos”.

 

La herencia asegurada

Ahora, por cuestión genética y también por ejemplo, sus hijas son maratonistas, bickers y nadadoras. Y es que Martina, la mayor de ellas,  no sólo corre competencias de 5 kilómetros en la categoría menores de 13 años, sino que se animó también a largarse al agua para el certamen de 500 metros para adultos. Acompañada por su papá Ernesto, ella la ganó. La única menor fue campeona en un torneo de mayores en el Carrizal. 

“Jamás las obligamos a entrenar o competir, ellas nos acompañan y lo disfrutan. ‘Martu’ quiere competir el próximo 15 de diciembre en los Reyunos, la próxima fecha del campeonato mendocino de aguas abiertas”, contó María.  

 

Agustina también se está iniciando y demuestra valiosa aptitud, como sus padres. Practica mountain bike, además de nadar. Ambas son parte del Swimming Uco Team, que formaron sus padres y hoy son alrededor de 15 triatlonistas, 15 running, 10 nadadores másters de aguas abiertas y 25 en el equipo de competición infantil de natación. 

Lo lleva en los genes. Martina (9) ya tiene un primer título en aguas abiertas y sigue a su madre en este deporte. | Gentileza

Este año surgió la idea de que nos acompañen a todas las competencias para que sepan el fruto de lo que significa entrenar para competir. Pero principalmente que vean cómo es nuestro ‘tercer tiempo’ con la gente con la que compartimos esto, ya sea con el ‘tri’, el trote, una salida en bici y otras actividades que tenemos. Este año nos acompañaron a todas las competencias y se re coparon. Y la idea, más allá de las competencias es poder disfrutar esto en familia”, resaltó.

 

El grupo creció y abarca running, triatlón y natación. Ernesto es el profe junto a Santiago Gandia. Este UCO Team no cuenta con esponsores ni ayuda municipal, es todo a pulmón. Pero por lo que cuenta María, el esfuerzo vale si el premio es reunir a la gente que comparte el amor por el deporte y su salud. “Nuestra idea de sumar gente, como así también a mis niñas al deporte, nació de querer sacar a las personas de los malos hábitos. Que aprendan a cuidar su cuerpo, a conocer gente sin vicios y, por sobre todo, para que disfruten, como me pasó a mi, gracias a mi marido.  Ahora puedo decir que el deporte es parte fundamental de mi vida y de la de mi familia”, cerró María del Valle. 

Fichados

María del Valle Arenas

Edad: 37 años. 

Lugar de Nacimiento: Tunuyán (Mendoza).

Trayectoria (13 podios): En 2016: Doble Cipolletti (13km.), 2da en la general; Papagallos Circuito Amavet, 1ra; Duatlón de Pareditas, 2da; Maratón de San Carlos (10km.), 1ra en la general; Duatlón de Palmira, 2da;  Duatlón de Godoy Cruz, 2da. En 2017: Triatlón Short Potreros de los Funes, 3ra en la general; Maratón de San Carlos (21km.), 1ra en la general; Triatlón Short Potrerillos, 2da. En 2018: Triatlón Half Potrerillos, 1ra en la General (42k MIM); Uco Adventure El Manzano (21km.), 2da en la general ; Maratón de San Carlos (21km.), 1era en la general; Maratón Tunuyán (10km.), 1era. En 2019: Duatlón Sprint Miramar, 6ta en la general. 

Gentileza

Martina Haurie

Edad: 9 años.

Lugar de Nacimiento: Miramar (Buenos Aires).

Trayectoria: Varios podios en natación, en pileta y aguas abiertas, y en atletismo 5km. 

Gentileza

Agustina Haurie

Edad: 7 años. 

Lugar de Nacimiento: Miramar (Buenos Aires).

Trayectoria: Varios podios en natación. Todavía no compite en MTB.

Ernesto Haurie

Edad: 38 años.

Lugar de Nacimiento: Miramar (Buenos Aires).

Trayectoria: En 2016: Circuito de Amavet, Vendimia y Campeonato mendocino de duatlón. En 2017: Potreros de Los Funes. En 2018: Olímpico de Vendimia, 2do; Half de Los Andes - Potrerillos, 3ro; Maratón de San Carlos (21km.); Half Termas, 3ero; Aniversario de Tunuyán, 2do. En 2019: Ironman Semana internacional del Triatlon de Miramar, 1ero en la general; Half Termas, 4to; y Half La Paz de Entre Ríos, 4to.