+ Deportes Lunes, 1 de abril de 2019 | Edición impresa

Campeón: Racing dio la vuelta

La Acadé sufrió ante Tigre con el empate 1 a 1 en Victoria, pero le valió la consagración en la Superliga.

Por Redacción LA

La Acadé sufrió ante Tigre con el empate 1 a 1 en Victoria, pero le valió la consagración en la Superliga, a falta de una jornada en la lucha reñida que mantuvo con Defensa y Justicia, su rival en la última fecha. El volante Augusto Solari marcó el gol para el nuevo campeón del fútbol argentino, mientras que Lucas Rodríguez, de tiro libre, igualó para el local en el cuarto minuto agregado.

El encuentro no resultaba sencillo para Racing porque Tigre se juega la permanencia en la primera división y había mejorado no solamente su juego sino los resultados desde la llegada del DT Néstor Gorosito: sumó 13 de los 15 puntos anteriores en juego. La más clara se produjo a los 15’ con un remate de Cvitanich que pegó en el palo y el rebote fue desaprovechado por el ex Banfield con el arco a su disposición.

 

Racing, que ganó el noveno campeonato en la etapa del profesionalismo, salió del aprieto que le propuso Tigre con más participación de Lisandro López, su emblema, en conexión con Zaracho, Fernández y Solari, autor del gol a los 12’. La jerarquía que el campeón exhibió en ese tramo se diluyó con el correr de los minutos y se encontró asediado en tiempo de descuento por el local, a tal punto que Tigre descontó con el remate de Lucas Rodríguez.

La ilusión del Matador se encendió, pero no le alcanzó a pesar del apoyo de su gente que agotó las entradas y generó un gran clima.

Cardozo, el mendocino que celebró en Victoria

El volante dio otra vuelta olímpica en Primera, esta vez en cancha de Tigre. Una carrera que arrancó en Newell’s, pasó por Boca, el fútbol Mexicano hasta llegar a Racing.

Hizo las inferiores en Newell’s Old Boys de Rosario y con apenas dos partidos en Primera División, fue la gran figura en el equipo de Carlos Bianchi el 22 de febrero de 2004 al anotar los dos goles de la victoria de Boca sobre Rosario Central.

 

El empuje del muchacho mendocino, también integrante de los seleccionados Sub 17 y Sub 20, pudo más que la actitud de los experimentados; generó más peligro que el propio Carlos Tévez y que Guillermo Barros Schelotto, aún sin anotar en la red en lo que iba del año. Así Neri Cardozo empezó con una fructífera carrera que ayer coronó con un nuevo título personal, con la consagración de Racing.

Orgullo provincial. Neri, en el partido contra Independiente. - Los Andes

La historia cuenta que Cardozo nació en Godoy Cruz, pero su carrera futbolística la inició en la Lepra rosarina. Apenas a principios de ese año llegó a Boca luego de que el club rojinegro lo dejara en libertad de acción. Había comenzado como delantero, pero lo probaron como volante y causó una muy buena impresión. Tanto que apenas jugó doce partidos en las divisiones inferiores del Xeneize, y Hugo Tocalli lo convocó para las selecciones menores.

Tuvo poca participación en Reserva y ese año actuó dos veces en Primera: debutó en la jornada inicial del Clausura, ante Chicago. “No hablo”, dijo en ese momento Neri, quien prefiere no dar notas periodísticas porque tiene algunos problemas con el habla. Pero sí lo hizo Bianchi. “Cardozo tuvo un gran porcentaje de efectividad. Hizo un buen partido ¿Si también es goleador? No, no anticipemos nada”, contó el Virrey.

 

Así nació futbolísticamente este mendocino festejó a lo grande con los colores de la Academia, club con el cual disputó 27 partidos por la Superliga (actual y pasada), en donde no marcó goles, pero fue fundamental para el DT Chacho Coudet y sus esquemas.

Aquel Atlético...

Este martes se cumplen 33 años de la celebración del contrato en el que Racing fue alquilado por Atlético Argentino. Hecho histórico en el fútbol nacional.

Racing retornaba a la Primera en diciembre de 1985 y debía estar sin jugar hasta julio del siguiente año. La AFA había reestructurado sus campeonatos para acomodarlos al calendario europeo. Seis meses sin jugar era una barbaridad para un plantel y las arcas de la Academia, además, estaban flacas. 

Arriba: Wirtz, Costas, Fabbri, Olivera, Jorge Acuña, Ítalo Ortiz. Abajo: Colombatti, Washington González, Attadía, Carlos Vázquez, Walter Fernández.

Atlético Argentino, por lo contrario, en ese semestre se jugaba cosas importantes: ni más ni menos que un lugar en el viejo Nacional B. 

 

El presidente de Argentino, Juan Antonio Lanutti, Oscar Di Ricco (vicepresidente), Carlos Aznar (secretario) y Vicente Ayanián (tesorero) viajan a Buenos Aires y un 3 de abril firman el acuerdo por el que Racing llegaba a préstamo. Se trataba de los 18 futbolistas del plantel de Primera, además del cuerpo técnico que encabezaba Rogelio Antonio Domínguez.

La noticia explotaba a nivel nacional, era portada de los diarios locales y despertaba una marea de críticas y cargadas contra la Academia de Avellaneda.
“Argen-Racing”, así fue bautizado por entonces, jugó 10 partidos con 6 victorias, 1 empate y 3 derrotas, 25 goles a favor y 9 en contra. Con 13 puntos ocupó el quinto puesto y se quedaba afuera del cuadrangular que catapultó al Deportivo Maipú al Nacional B. 

 

El uruguayo Washington Olivera fue el máximo goleador con 6 tantos de aquella Academia que terminó jugando con futbolistas del club porque las ‘figuras’ de Racing se negaron a jugar los últimos partidos aludiendo un trato hostil. Ya el saldo había arrojado ¡seis! lesiones en dos meses. Se fue Racing. Sólo dejó una simpática anécdota.

La revista Racing, molesta

En su edición del 8 de abril de 1986 la revista Racing, que entonces dirigía el periodista Pacho Vera, tituló en su portada “¿Insulto o solución?”. Ese medio partidario había dado la primicia una semana antes en un recuadro que también reproducía en esa tapa y que entonces había titulado: ¿Y esto?

En el editorial de la página 2 se señalaba: “Las dos caras de otra humillación: por un lado, el insulto que significa para nuestra deteriorada grandeza el paso dado. Por el otro, la efímera solución que constituye para nuestras arcas vacías”.