Sup. Economía Domingo, 17 de noviembre de 2019 | Edición impresa

Camiones: los camiones migran a combustibles alternativos

Diferentes marcas están lanzando vehículos de carga pesada que funcionan con GNC o GNL. Miden ahorro de hasta el 40%.

Por Mariano Zalazar - mzalazar@losandes.com.ar

Con el doble objetivo de bajar los costos y reducir las emisiones de dióxido de carbono (CO2), las empresas de transporte de cargas están incursionando en el desarrollo y utilización de camiones propulsados con combustibles alternativos, tales como gas natural comprimido (GNC), gas natural licuado (GNL) y bioetanol. Diferentes pruebas de piloto realizadas en Argentina y Brasil han comprobado que las nuevas motorizaciones generan un gasto monetario 40% más bajo que el de los tradicionales motores diésel y logran una autonomía de entre 850 y 1.600 km, pero la falta de infraestructura en las rutas y el alto precio de los vehículos dificultan la imposición de la nueva tecnología. 

 
Gas natural licuado. en Mendoza ya circulan camiones propulsados con GNL 

Por ahora, los combustibles alternativos que parecen más próximos para las empresas locales son el GNC y el GNL. En el primer caso, la provincia y el resto del país cuentan con una red de abastecimiento ya armada. Lo único que falta es la aparición en el mercado de camiones de carga pesada con motores a gas y equipos instalados desde fábrica, pero de a poco comienzan a aparecer algunas opciones. En el segundo caso, no hay una red existente de estaciones de servicio, pero hay una empresa mendocina que ya utiliza esta tecnología para realizar el transporte de insumos petroleros entre Anchoris y Vaca Muerta.

Lo que está claro, más allá de las “trabas” que se pueden encontrar, es que el sector parece decidido a incursionar en el uso de combustibles alternativos. Si bien el objetivo final es la motorización 100% eléctrica, las empresas entienden que la transición podría ser bastante larga (diez o veinte años), por lo que hay tiempo para volver comercialmente viable la venta de camiones ecológicos, que emitan menos CO2 y a su vez reduzcan el costo de las empresas. 

 

Qué hay y qué vendrá

Varias marcas están introduciendo en el mercado camiones que funcionan con combustibles alternativos. Sirve de ejemplo el caso de Scania, que en su fábrica de San Pablo (Brasil) está comenzando a producir vehículos pesados con GNC y GNL. Los Andes visitó la planta y dialogó con  Adolpho Bastos, Gerente Ejecutivo de la compañía en Latinoamérica, quien explicó que “ya hay camiones y buses que funcionan con GNC, GNL y bioetanol circulando por Brasil y Argentina, pero se trata solo de pruebas piloto”. Desde inicios del 2020 -aclaró- se realizarán ventas de forma regular en todo el país.

 

Las pruebas han demostrado que los motores con gas logran una baja de costos del 40% en relación a los camiones que funcionan a gasoil y además son más ecológicos. Si bien es cierto que se trata de vehículos más caros, las empresas tardarán solo entre dos y tres años en amortizar la diferencia. A partir de ahí, el impacto monetario para los transportistas será significativo”, apuntó. 

 Una de las pruebas piloto de Scania (la única con GNL) se realizó con Transportes Andreu, de Mendoza. La empresa invirtió en la compra de seis camiones con motores que funcionan con gas natural licuado para unir Vaca Muerta con la Central Térmica de Anchoris. Es un caso excepcional, ya que aun no existe una red de abastecimiento que permita la circulación de más unidades.

 

Leonardo Andreu, propietario de la compañía, indicó que sus camiones se abastecen de combustible en la misma Central. “Allí, Galileo Technologies (empresa de energía operadora de Anchoris)  tiene un cargadero”, comentó. 

“En nuestro caso, hemos logrado una autonomía de 850 km con GNL. Las experiencias en Europa, indican que se logra una ahorro de combustible de entre el 30% y el 40% en relación al diésel, pero no he podido comprobarlo, por que porque hoy cobro transporte sin combustible (lo aporta Galileo). Lo que sí es un hecho, es que tiene que desarrollarse  una red de abastecimiento (corredores azules), para que se masifique esta tecnología”, apuntó.

 

Julio Rodríguez, Gerente de Comunicación de Galileo, coincidió con este planteo y señaló que la empresa ya está desarrollando la red. “Usamos GNL para producir energía eléctrica y también queremos introducir ese combustible en el transporte. Está comprobado que los camiones con esta tecnología gastan 40% menos que los andan con gasoil. Estamos ante la gran oportunidad para bajar los costos de empresas y productores que transportan su mercadería al puerto de Buenos Aires o al de Chile”, remarcó.

Para lograrlo, desplegaremos una red de abastecimiento de gas natural licuado en Argentina, Chile, Uruguay, Paraguay y el sur de Brasil. Estamos negociando con las estaciones de servicio de GNC para incorporar surtidores de GNL”, continuó Rodríguez. “El tiempo que demore y la cantidad de puntos de carga dependerá de la demanda que tenga el mercado de camiones, buses y utilitarios con esta tecnología. Esperamos que explote pronto, considerando que el Gobierno Nacional bajó de 35% a 5% el impuesto interno a estos rodados. Por lo pronto, comenzaremos instalando surtidores de GNL en los centros de logística de los transportistas que compren estos vehículos”, declaró.

 

También Iveco comenzó a fabricar camiones a gas, tanto de GNC como de GNL. Carlos Tardío, encargado de administración comercial y marketing de Ficamen (concesionaria de Iveco en Cuyo), explicó que la marca incorporó esta tecnología en motores de camiones pesados de hasta 460 hp (caballos de fuerza) con una autonomía de 1.600 km, utilitarios y furgones.

Los transportistas ahorran un 40% con los motores a gas. La desventaja es que los precios de estos modelos son más altos, pero el tiempo de amortización puede ser menor a los tres años”, aseguró.

 

A modo de ejemplo, Tardío detalló que un camión de 330 hp cuesta hoy U$S 140.000 con equipo a gas y U$S 105.000 en su versión diésel, lo que demuestra una brecha del 33%. “La diferencia era mayor, pero se acortó gracias a la baja de impuestos”, señaló.

A los empresarios les cuesta acceder a los modelos con gas, porque son más caros y las tasas de interés para las líneas de financiamiento hoy son elevadas. Sin embargo, hay alternativas que dan cierta flexibilidad para la compra y la diferencia con el valores de los vehículos diésel se cubre rápidamente con la reducción de los costos operativos”, declaró Tardío.  

 

Por su parte, Enrique Torres, director comercial de Yacopini Mercedes Benz, contó que en Argentina no hay camiones de la marca alemana con combustibles alternativos, pero destacó que Mercedes ya presentó en Alemania prototipos de camiones 100% eléctricos.