Salud Domingo, 8 de marzo de 2020

Cámara hiperbárica para el tratamiento de quemaduras y otras afecciones

Esta terapia es un gran avance. Contribuye a evitar amputaciones y acelera la cicatrización de heridas complejas.

En nuestro país ya existen hospitales públicos que han incorporado una cámara hiperbárica como parte del tratamiento para las quemaduras y heridas de cicatrización compleja (entre ellas, pie diabético, úlceras con infecciones y radiolesiones), rehabilitación neurológica (recuperación post ACV principalmente) y sordera súbita. 

Está comprobado que el tratamiento en cámara hiperbárica disminuye el dolor y la inflamación, acelera la cicatrización, reduce las complicaciones y mejora la calidad de vida de los pacientes. Algunos ejemplos:

Paciente con úlcera avanzada

Julia (79 años). Presentaba una úlcera cerca del tobillo, con un avance profundo en la herida y síntomas que afectaban sus actividades cotidianas, entre ellos vómitos, dolor en el cuerpo y pérdida de peso. Con 30 sesiones en la cámara hiperbárica se revirtieron todos estos síntomas.

Paciente pediátrico con quemadura severa

Una nena de 2 años ingresó por una quemadura en la mano luego de que le explotara el cargador de un celular. Inicialmente se planteó la amputación total del pulgar como única alternativa. Luego se indicó el tratamiento de Oxigenación Hiperbárica y en las primeras tres sesiones se evidenciaron cambios que permitieron recuperar la primera falange y evitar la amputación total. 

Paciente con sordera súbita

Paciente con sordera súbita (40 años). Mediante una audiometría se observó que tenía pérdida total de la audición en uno de los oídos. Después de 10 sesiones en cámara hiperbárica se repitió el estudio y se observó que había recuperado parte de su audición.

¿Cómo funciona la Terapia de Oxígeno Hiperbárico?

El paciente ingresa a una cámara hiperbárica presurizada y respira altas concentraciones de oxígeno a través de una mascarilla. Esta mayor disponibilidad de oxígeno en el plasma sanguíneo alcanza todos los tejidos del cuerpo, incluso los afectados. Así, se desencadenan una serie de efectos beneficiosos para distintas patologías que transcurren con inflamación y dolor.

Esa es la razón por la que se acelera la recuperación. El uso de la cámara hiperbárica también se traduce en costo/beneficio para las instituciones de salud, ya que acorta los tiempos de internación y disminuye el riesgo de infección.

Fuente: Hospital de Quemados Dr. Arturo U. Illia