Sup. Economía Domingo, 5 de mayo de 2019 | Edición impresa

Calidad y sanidad: cómo está cerrando la vendimia

El clima jugó a favor de la campaña, se estima que el volumen final alcanzará lo previsto por el INV.

Por Mauricio Videla - mvidela@losandes.com.ar

Hasta el 22 de abril, según datos suministrados por el Instituto Nacional de Vitivinicultura (INV), se han cosechado en todas las regiones del país 21.838.705 de quintales de uva, aunque se espera que para el cierre se lleguen a los 24 millones de quintales. En Mendoza la vendimia -que aún se encuentra en proceso- aportó 14.997.913 quintales al registro. El año pasado, la campaña de recolección en nuestra provincia dejó un saldo de 17.146.752 quintales.  

Según el INV, al concluir la vigésima semana de cosecha el Malbec tiene un rendimiento de 3.225.671 de quintales, mientras que el total de las uvas tintas es de 8.611.375. En cuanto a las rosadas, las criollas acumulan un 1.686.509 de quintales sobre un total de  1.738.164. Por último, las blancas contabilizan un total de 14.997.914, de ellas la variedad Pedro Giménez ha tenido un rendimiento de 831.293 quintales, seguida en volumen por el chardonnay con 554.581.

 

El acumulado hasta la fecha marca que se han destinado a la elaboración 729.332.890 kilos de uva obteniendo 360.079.877 litros de vinos y 49.926.434 litros de mosto; en tanto que se han destinado 27.000 kilos de uva para otros usos. Referentes del sector destacaron la calidad del producto y su sanidad.  

Eduardo Sancho, presidente de Fecovita, al referirse a la cosecha 2019 destacó: “La vendimia para nuestros asociados en la cooperativa está por terminar -a más tardar- el 10 de mayo. Si bien aún falta para los números finales se estima una merma del 10% con respecto a 2018, acercándose al presupuesto calculado por el INV”.

 

“En términos generales -agrega-, si bien hubo un pequeño atraso, el clima nos acompañó porque hubo días cálidos y no hemos tenido casi lluvias. Hay una buena producción en el Norte y una merma en Este, por con una alta calidad de la uva y un muy buen rendimiento por hectárea de las variedades tintas, superando en algunos casos el volumen del año anterior”. 

Por su parte, el presidente de Bodegas de Argentina, Walter Bressia, destacó la calidad del fruto: “es excelente, ha sido una de las mejores cosechas de la última década, aún más que la de 2018. El producto tiene una muy buena madurez que resalta todas las cualidades de la fruta, en tanto que los varietales blancos serán sorprendentes para los mercados externos”. 

 

Al hablar sobre los volúmenes de recolección, Bressia detalló: “al finalizar la vendimia estaremos alrededor de los 24 millones de quintales, en un rango del 10% -más o menos- según lo previsto anteriormente por el INV. Esta es una cosecha normal, con un muy buen rendimiento por hectárea”. 

El bodeguero de Luján de Cuyo agregó: “al haber tenido una cosecha sana, el rinde es normal. El tratamiento contra lobesia botrana en Mendoza a funcionado bien y se han bajado los valores de esta plaga al mínimos, creo que esto es un logro muy importante porque en Chile o en California, al hablar de otras zonas vitivinícolas, no pueden erradicarla”. 

 

En cuanto a la vinificación destacó: “creo que el panorama del sector este año va a ser claro, porque crecen los despachos de las exportaciones y también los que surten el mercado interno, el tipo de cambio -que permite adecuar los precios- nos permitirá ser más competitivos a nivel internacional”.