Política Sábado, 5 de octubre de 2019 | Edición impresa

Caen más prisiones preventivas en causas ligadas al kirchnerismo

La Cámara Federal porteña revocó una decisión de Bonadio y concedió la libertad de Cristobal López y Fabián De Sousa.

Por Javier Alvarez - Corresponsalía Buenos Aires 

La Cámara Federal porteña les concedió ayer la libertad a los empresarios Cristóbal López y Fabián de Sousa en dos causas derivadas de los “cuadernos de la corrupción” por las que estaban detenidos, tras entender que las investigaciones no tienen riesgos procesales.

 

Con López y De Sousa, ya son cuatro los detenidos con prisión preventiva por supuestos ilícitos cometidos durante los gobiernos kirchneristas (entre 2003 y 2015) liberados en la última semana. 

Los dueños del Grupo Indalo se sumaron a Gerardo Ferreyra, principal accionista  de Electroingeniería, procesado por la presunta cartelización de la obra pública; y el ex líder de la agrupación “Quebracho”, Fernando Esteche, que estuvo dos años preso por el memorándum con Irán.

 

Estas liberaciones se dan después de que Alberto Fernández, quien podría convertirse en jefe de Estado si gana las elecciones del 27 de este mes, se expresara en contra de los “abusos” cometidos con las prisiones preventivas y llamara a los juzgados a revisar sus fallos. 

López, De Sousa, Ferreyra y Esteche, entre otros, habían sido detenidos por orden de Bonadio, sobre quien pesan ocho denuncias por presunto mal desempeño en el Consejo de la Magistratura y quien, según fuentes judiciales, se jubilará a fines de noviembre, antes de la asunción del nuevo Gobierno.   

 

En medio de la campaña electoral, el peronismo le ganó el jueves la pulseada al oficialismo en el Consejo de la Magistratura, al impedir que caigan dos denuncias contra  Bonadio, una iniciada por Carlos Beraldi, abogado de Cristina Fernández de Kirchner, y otra de Oscar Parrilli, hombre de confianza de la senadora nacional. 

Libertad bajo fianza 

La decisión de liberar a López y De Sousa la adoptó la Sala 1 de la Cámara Federal porteña con el voto de su presidente Leopoldo Oscar Bruglia y su vicepresidente Mariano Llorens, quienes revirtieron así la decisión que había tomado Bonadio.

 

Si bien la Cámara ordenó la excarcelación, la libertad de los empresarios quedó en suspenso hasta que depositen la fianza de 60 millones de pesos (un millón de dólares) que les exige Bonadio para que puedan salir de la cárcel. 

Asimismo, todavía podría haber un obstáculo para que López y De Sousa salgan a la calle. Es que también Bonadio rechazó esta semana una exención de prisión en otro expediente en el que se podría activar una nueva prisión preventiva.

Consultado por Bruglia y Llorens, el fiscal de la causa de los cuadernos, Carlos Stornelli, no expresó oposición a la liberación de los empresarios, dueños del Grupo Indalo en el que estaba la petrolera Oil Combustibles. 

 

Cabe recordar, que Bonadio y Stornelli son los funcionarios judiciales a cargo de la investigación sobre la llamada “causa de los cuadernos”.  López y De Sousa estaban presos en dos causas. La de “Oil Combustibles”, en la que ya fueron liberados por el tribunal oral que está haciendo el juicio, y en dos tramos de la causa de los cuadernos: una por lavado de dinero por departamentos en el edificio de Cristina Kirchner en Juncal y Uruguay de la Capital Federal y otra por la cartelización de la obra pública.

Los jueces Bruglia y Llorens recordaron la resolución del fiscal Stornelli que sostuvo que las pruebas en la investigación fueron resueltas, por lo que se dictó el procesamiento.  “Por tanto no se advierte la necesidad, al menos inmediata, de producción de otras medidas distintas a las que ya se encuentran resguardadas”, puntualizaron.

 

Fernández: “Fueron arbitrarias”

El candidato presidencial del Frente de Todos, Alberto Fernández, se refirió este viernes a las recientes excarcelaciones de los empresarios Cristobal López y su socio Fabían De Sousa y advirtió que las de ellos eran “dos detenciones absolutamente arbitrarias por la forma en la que se prolongaron en el tiempo”.

 

Alberto Fernández Aclaró que “no reclamó” la liberación de los acusados sino que advirtió que “la prisión preventiva en la Argentina se había convertido en una prisión anticipada”.