Economía Sociedad Martes, 17 de marzo de 2020 | Edición impresa

"Home office": hay menos hogares con conexión a Internet en Mendoza

En un año, la provincia sufrió una retracción del 1,5% en la cantidad de usuarios.

Por Sandra Conte - sconte@losandes.com.ar

En tiempos de coronavirus, cese de diversas actividades, suspensión de clases por 15 días y la opción de que se implemente el teletrabajo, un dato del Indec parece cuestionar la posibilidad de acceder a plataformas educativas o conectarse desde el hogar. En setiembre del año pasado (último dato disponible), el acceso a Internet en la provincia tuvo una caída de 1,5% con respecto al mismo mes de 2018. 

Durante el fin de semana, el presidente Alberto Fernández estableció la suspensión de clases en todos los niveles educativos hasta el 31 de marzo. Para que los alumnos no pierdan días de estudio, el ministro de Educación Nicolás Trotta anunció que se aplicará un programa a distancia a través de la página www.seguimoseducando.gob.ar.

 

Por otra parte, se está analizando la posibilidad de que los empleados de rubros que lo permitan trabajen desde sus hogares, conectados a la red. Así se reducirá la cantidad de personas en los lugares de trabajo, de pasajeros en el transporte público y simplificará la organización familiar para quienes tienen hijos.

El escenario local 

En Mendoza la cantidad total de conexiones a Internet cayó 1,5% en setiembre de 2019 -último dato disponible- en comparación con el mismo mes de 2018. El descenso es sostenido. Según datos del Indec, en julio de 2019 había 1.366.012 conexiones (marca una baja interanual de 1,4%), 1.360.081 en agosto (-1,7% respecto a 2018) y 1.359.007 en setiembre. 

Las cifras se alejan de la tendencia nacional, que marca un incremento de 1,7% interanual en setiembre de 2019, en el total de conexiones a Internet, con crecimientos en Neuquén (4,3%), Ciudad Autónoma de Buenos Aires, provincia de Buenos Aires (3,2%), y La Pampa (2,5%). 

En cuanto al tipo de acceso a Internet, en Mendoza hubo un fuerte descenso, de 9%, en las conexiones fijas. De hecho, la provincia se ubica en el tercer lugar entre las zonas de mayor retracción, precedida por Catamarca (-11,5%) y Tierra del Fuego (-9,3%). 

 

La caída fue mucho menor en las conexiones móviles de los mendocinos, ya que se ubicó en el 0,8% (aunque la media nacional fue de +1,8%). Esto permite inferir que en 2019 varias familias debieron, producto de la crisis, resignar la provisión de Internet en sus hogares, pero no en sus celulares.

Conexión y trabajo 

El informe de “Accesos a Internet”, del Indec, muestra la merma de 2,8% en las conexiones residenciales durante setiembre de 2019. Además, datos del Ente Nacional de Comunicaciones (Enacom) indican que solo uno de cada cuatro hogares tiene acceso fijo a Internet.

“Las zonas de mayor conectividad en el Gran Mendoza son Godoy Cruz y Ciudad, por la cantidad de prestadores de servicios de fibra óptica o aire. Hacia el sur (en Maipú y Luján) y el norte (en los departamentos de Las Heras y Guaymallén), junto a la expansión territorial de la ciudad crece la demanda de instalación”, sostuvo el gerente Comercial de Aero Internet, Federico Márquez.

¿Qué velocidad en Internet recomiendan para poder teletrabajar? Según los expertos, para poder realizar labores desde casa se necesitan 6 megas de alta disponiblilidad. Eso permite que en una familia tipo, mientras que alguien trabaja, otro pueda revisar su correo sin interferir la conexión. 

 

“Para el teletrabajo, en algunos casos se requiere de una conexión que encripte el vinculo de la casa al trabajo. La misma se llama VPN, es la que asocia al cliente con el servidor. De esa forma se puede operar todos los programas de forma normal desde la casa”, destacó el especialista en sistemas y tecnología, Diego Vigar.

“Es importante la capacidad tanto de recepción como de emisión. Los servicios por fibra óptica o aéreos de alta disponibilidad representan en la actualidad un 20% del total de clientes”, sumó Márquez.  

También desde Movistar se preparan para facilitar la conectividad entre hogares y empresas. “Estamos trabajando sobre algunos beneficios que brindaremos a nuestros clientes. Esta situación es dinámica y nos encontramos trabajando en nuevas prácticas”, comentaron.