Espectáculos Martes, 8 de octubre de 2019 | Edición impresa

Cacho Castaña: sigue grave y con pronóstico reservado

El músico fue internado el viernes y su estado es delicado, a causa de una bacteria. Lo que se sabía hasta ayer. 

Por Redacción LA

Cacho Castaña, internado desde el viernes en la sala de terapia intensiva del sanatorio porteño Los Arcos, atraviesa una “condición grave y su pronóstico es reservado”, de acuerdo al parte médico difundido ayer al mediodía.

Cacho Castaña lleva casi un mes internado en Los Arcos | Clarín

La información aportada por este comunicado era la única que circulaba oficialmente el día de ayer y, al cierre de esta edición, colegas y seguidores estaban en vilo esperando más detalles de salud del mítico musico. 

 

El parte detallaba que “el Sr. Humberto Castagna ingresó por un cuadro de neumonía en el contexto de ventilación mecánica prolongada”.

Desde entonces y de acuerdo al informe de Los Arcos, el paciente “se encuentra con antibióticos de amplio espectro y bajo sedación profunda, con soporte de un respirador artificial. Además, requiere del empleo de fármacos para sostener tanto la presión arterial como la circulación sanguínea y para mantener control del ritmo cardíaco. También recibe tratamiento por una falla renal aguda en esta delicada situación”.

 

Castaña (77 años) estaba en el Remeo Center de Pilar, un centro de rehabilitación especializado en enfermedades respiratorias, donde se recuperaba luego de haber estado casi un mes internado en Los Arcos. Sin embargo, el cuadro del cantante se agravó por una bacteria que afectó sus pulmones y debió ser trasladado nuevamente al centro asistencial.

El domingo, una nota de diario La Nación firmada por Pablo Montagna, aseguraba incluso que la complicación se debió a que la bacteria que tenía alojada en el pulmón se había expandido a la sangre,. 

 

El creador de canciones como “Para vivir un gran amor”, “Café La Humedad” y “Garganta con arena” atraviesa serios problemas de salud desde hace unos 15 años.

Desde fines de 2018 su estado comenzó a volverse aún más frágil, con recurrentes internaciones asociadas a sus afecciones respiratorias.

 

Ya el 5 de agosto último volvió a ser hospitalizado, esta vez por una neumonía, y fue dado de alta cuatro días después, aunque el 23 del mismo mes retornó al sanatorio por un virus respiratorio sincitial. 

 

Estuvo internado poco menos de un mes, hasta el 19 de septiembre, y continuó su recuperación en el Remeo Center de Pilar hasta que su estado volvió a agravarse.