Sociedad Martes, 15 de octubre de 2019

Cacho Castaña polémico en Mendoza: "La mujer ideal es la vedette que amasa tallarines"

"Yo para qué quiero un auto último modelo... ¡Quiero levantarme una pendeja en la esquina! El gran problema, siempre son ellas", dijo.

Por Redacción LA

Personaje o no, Cacho Castaña fabricó para sí la imagen del macho argentino. Sus declaraciones hoy suenan fuerte, en el contexto del "Ni una menos" y la reivindicación de los derechos de la mujer, que gracias al trabajo y la manifestación de colectivos en todo el mundo se convirtieron en una realidad.

En Mendoza, en charla con Los Andes, Cacho Castaña supo decir algunas de sus frases más polémicas. Aquí un extracto de la nota exclusiva que brindó en 2005.
"Todo lo que hace el hombre es para levantarse minas. Yo para qué quiero
un auto último modelo... ¿Para mostrártelo a vos? ¡No! ¡Quiero levantarme una pendeja
en la esquina! El gran problema, siempre, son ellas.

 


-¿Empezaste a cantar por alguna mujer?
-No precisamente. Siempre me gustó la música, era pianista y guitarrista, y desde un
primer momento supe qué no había otra forma de vida para mí.


-Volvamos al Cacho-mito. ¿Te han endilgado muchas historias falsas?
-No, mi vida siempre estuvo rodeada de ribetes escandalosos, así que todo el mundo
siempre supo lo que me pasó. Nunca negué nada, ni dije que iba a misa todos los días, que tomaba leche o que hacía deportes...


-¿Y todas las historias de mujeres son ciertas?
-Las que todo el mundo sabe, son ciertas. Pero la mayoría de mis historias no las sabe nadie -sonríe, guiñando un ojo-. ¡Porque si no, estamos hasta
las pelotas!


-A varias te las seguís cruzando en la noche... ¿Con todas tus ex te llevás bien?
-Me llevo bárbaro con todas. Menos con dos.


-¿Dos que te dan vuelta la cara?
-¡No! ¡Yo les doy vuelta la cara!


-¿Qué buscabas de una chica a los 20 y qué buscás ahora?
-Siempre uno busca lo mismo: la vedette que amase tallarines. Pero es muy difícil: ¡la que amasa tallarines no es vedette..! -suelta una carcajada-. Y cuando encontrás el equilibrio, también te cansás. No sé si fue Dalí el que dijo que hasta la belleza también cansa. Podés tener la mujer más hermosa del mundo al lado tuyo y seguramente, al tiempo, la pasión se va ir cayendo y la piel se va a ir muriendo.

(La entrevista es del año 2005 y fue realizada en un hotel céntrico de Mendoza)