Sociedad Miércoles, 16 de octubre de 2019

Buscan definir políticas para que el agua y su uso sean una cuestión de agenda

Con este fin se presentó la fundación "Diálogos del Agua", integrada por diversos especialistas. El debut fue en la FCPYS de la UNCuyo.

Por Redacción LA

Con el objetivo de poner al Agua en la agenda de la política mendocina, y no solo en este ámbito, se presentó en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales (UNCuyo) la fundación "Diálogos del Agua" compuesta por diversos especialistas en la temática.

En su primer encuentro, expusieron José Luis Álvarez, ex superintendente de Irrigación; Javier Ozollo, docente de la FCPYS; Elena Abraham, investigadora del Conicet; y Laura Alturria, ingeniera agrónoma y miembro del INTA, entre otros.

 

El encuentro, denominado "Agua, Tierra, Producción y Ambiente" estuvo abierto al diálogo y la discusión de los presentes, incluidos quienes impulsaron la ley de la ciudadanía del agua, lo que generó un intercambio de ideas desde diversos puntos de vista. 

Gentileza

Álvarez indicó que es preciso tomar medidas urgentes ya que en 10 años el escenario laboral de Mendoza podría modificarse drásticamente. "En 2050 vamos a ser 3 millones de habitantes, es decir, vamos a tener que expulsar mendocinos que no van a conseguir trabajo en la provincia. Seremos emigrantes", anunció Álvarez. 

 

Recordemos que 7% del agua se utiliza para uso domestico mientras que 92% es para para la agricultura. En tanto 1% se destina a la industria. 

Problematica diversa

Luego, el ex funcionario provincial realizó un recorrido por los diversos problemas que afectan a la provincia resaltando que sólo el 4% del territorio provincial ha sido aprovechado.

"No deben hacerse solamente obras, también hay que tener en cuenta las soluciones que da la naturaleza. También debemos trabajar sobre las aguas residuales y generar empleos que tengan que ver con el uso eficiente del agua", recomendó. 

Gentileza

Continuando, aseguró que la ley del agua de la provincia es antigua, ya que data del siglo XIX y que es momento de modificarla. "El mundo o nos está esperando. Tendremos que hacer otra cosa que no sea vino", advirtió. 

Por su parte, Elena Abraham señaló que es preocupante que el agua quede limitada a los límites productivos del oásis norte, dejando sin saldo al resto del territorio. "Hay que pensar en un uso racional. Saber que el regadío no es el único modelo de desarrollo y que no hay que reaccionar ante el tema del agua solo por la minería", terminó.