Mundo Viernes, 6 de septiembre de 2019 | Edición impresa

Brasil y Chile quieren afianzar sus vínculos en la región

Pese a las declaraciones de Bolsonaro, los funcionarios coincidieron en la necesidad de acercar el Mercosur y la Alianza del Pacífico.

Por Agencia Télam

Brasil y Chile eligieron ayer saltear la polémica que generó el ataque del presidente brasileño Jair Bolsonaro a la exmandataria chilena Michelle Bachelet y ratificaron, en cambio, la “excelente” relación que existe entre los dos países, en un encuentro que reunió a ambos cancilleres.

El brasileño Ernesto Araújo fue anfitrión del chileno Teodoro Ribera, en una reunión que estaba pactada antes de que Bolsonaro respondiera en forma áspera a la preocupación de Bachelet, en su condición de comisionada para los Derechos Humanos de la ONU, por la situación de Brasil en la materia.

 

Bolsonaro rechazó que pudieran existir motivos de preocupación sobre los derechos humanos en Brasil, enalteció la acción de las policías del país, consideradas entre las más violentas del mundo, y hasta llevó sus críticas a Bachelet al plano personal.

El presidente de Chile, Sebastián Piñera, debió aclarar que no compartía la visión de Bolsonaro, “especialmente en un tema tan doloroso como la muerte” del padre de Bachelet, ocurrida cuando estaba preso en un penal de la dictadura de Pinochet.

 

“Las relaciones diplomáticas y las relaciones entre los países transcienden a las personas, los Gobiernos y las épocas”, dijo ayer en una visita al Senado el canciller Ribera.

Con esa idea se reunió después con Araújo, con quien analizó cuestiones bilaterales y la pretensión compartida de acelerar el proceso de aproximación entre el Mercosur y la Alianza del Pacífico.

 

El Mercosur y la Alianza del Pacífico iniciaron ese proceso de convergencia hace más de dos años, pero sin demasiados pasos concretos en ese sentido.

Araújo pidió “aprovechar” que en este semestre Brasil y Chile ejercen las presidencias semestrales de los dos bloques y “hacer movimientos concretos para esa aproximación” Los dos diplomáticos analizaron también la agenda bilateral y, en ese marco, Ribera juzgó que los dos Ejecutivos deben instar a sus Parlamentos a ratificar en el plazo más breve posible el acuerdo de libre comercio firmado a fines del año pasado. “Debemos conseguir que entre en vigor” el acuerdo, porque dará a Brasil y Chile las herramientas necesarias para fortalecer aún más una relación comercial que, en 2018, llegó a unos 10 mil millones de dólares y tiene un enorme potencial de crecimiento, subrayó Ribera.