Mundo Lunes, 30 de septiembre de 2019 | Edición impresa

Boris Johnson insiste en una salida con o sin acuerdo

El primer ministro pretende que el Brexit se concrete el 31 de octubre. No definió el modo en que lo lograría sin el apoyo del Parlamento.

Por Agencia Télam y especial

El primer ministro británico Boris Johnson reiteró su decisión de caminar hacia el cumplimiento de los plazos previstos para el Brexit, con o sin acuerdo de la Unión Europea, en la misma jornada en la que Berlín dejó la puerta abierta a una eventual negociación de las condiciones acordadas.

En el congreso anual del Partido Conservador, que comenzó ayer en Manchester y se extenderá hasta el miércoles, Johnson busca el mayor respaldo posible entre los suyos para mantener su apuesta de materializar el “Brexit” el próximo 31 de octubre.

Antes del encuentro, Johnson brindó una entrevista a la cadena británica de televisión BBC en la que ratificó todos y cada uno de sus planteo.

“La discusión sobre el Brexit se alarga desde hace demasiado”, sostuvo al considerar que “la mejor manera” para poner fin a los “exacerbados ánimos” en torno al asunto pasa por concretar la salida de la UE el 31 de octubre.

 

De esa manera, el líder conservador transparentó que esa será la hoja de ruta que proyectará en la cumbre torie y sostuvo la legitimidad de definir como “ley de la rendición”, contraria al Brexit sin acuerdo que él defiende, aprobada en el Parlamento para intentar imponerle el pedido de una prórroga a Bruselas.

Johnson asegura que no retrasará el “Brexit” en ningún caso. Aún así, rehúsa detallar cuál será su estrategia si las negociaciones para lograr nuevas concesiones de los socios comunitarios se mantienen encalladas.

En los pasillos del Parlamento británico se ha hablado en los últimos días de la posibilidad de que el Gobierno trate de convencer a algún líder europeo de que vete cualquier extensión del “Brexit”.

De ese modo, Johnson podría solicitar una prórroga más allá de octubre con la seguridad de que la petición será rechazada. Cuando en la entrevista de la BBC  le preguntaron sobre si ha abordado ese escenario con algún mandatario europeo, como con el primer ministro húngaro, Viktor Orbán, Johnson afirmó que no aireará ninguna conversación con otros mandatarios, porque son “delicadas”.

Aún así, advirtió: “Creo que es completamente cierto que hay otros países comunitarios que no quieren seguir arrastrando esta situación”.

Contrastes

La posición de Johnson contrastó con la actitud de uno de los principales socios de la UE, donde no hay una mayoría que se incline por volver a negociar con Londres.

Por eso, sorprendieron las palabras del ministro de Relaciones Exteriores de Alemania, Heiko Maas, que señaló que su país está abierto a darle una nueva prórroga al Reino Unido para conseguir un acuerdo común de salida.

“Si Reino Unido solicita un nueva prórroga, la analizaremos de forma constructiva”, manifestó el jefe de la diplomacia alemana que explicitó que están “persiguiendo un objetivo claro y es el de alcanzar aún un acuerdo con Reino Unido”.

No obstante, Maas resaltó que una eventual prórroga del plazo acordado para el retiro del Reino Unido, necesariamente debe estar “asociada a una perspectiva” hacia adelante, informó la agencia alemana de noticias DPA.

 

“La incertidumbre es una creciente carga para nuestra economía y para la capacidad de actuación de la UE” , dijo.

Los próximos días serán clave para la resolución del Brexit, no sólo por la posición que salga del cónclave conservador, sino por la actitud que tomarán los laboristas durante esos días.

Usualmente, el Partido Laborista asumió un receso implícito durante el período en que sus rivales se encuentran debatiendo internamente, algo que podría no suceder en esta oportunidad.

 

Los opositores evalúan aprovechar la ausencia de los parlamentarios oficialistas para impulsar una moción de censura contra el primer ministro, contando incluso con votos de conservadores que rechaza la estrategia de no negocación de Johnson.