Economía Viernes, 10 de enero de 2020

Bonos y acciones: qué oportunidades aparecen mientras se avanza en la reestructuración de

El buen tono de las medidas anunciadas permitió ver mejoras en los activos locales.

Por El Cronista especial para Los Andes

Los activos locales sorprendieron al alza en el último mes gracias a la reacción positiva que tuvo el mercado a las medidas anunciadas por el flamante gobierno de Alberto Fernández . Los bonos y acciones se vieron beneficiadas por el paquetazo de medidas y mayores impuestos aprobados por el Congreso y ante la expectativa de que el nuevo gobierno cuente con mayores recursos para hacer frente a la deuda. Si bien mejoró el clima de negocios, analistas se muestran cautelosos mientras no se tienen avances respecto de la negociación de la deuda.

En esa línea, desde Capital Markets Argentina entienden que las condiciones de la renegociación de la deuda cumplirán un papel clave en la recuperación de los activos de riesgo y continuarían destacándose los activos defensivos y con ingresos en moneda dura, en un contexto de contracción económica.

 

“Despejada cierta incertidumbre respecto a la dirección tomada por las primeras medidas económicas del nuevo Gobierno, el principal factor de riesgo radicaría en la incertidumbre alrededor de la reestructuración, escenario que continuará en el corto plazo, especialmente considerando que la resolución de la negociación deberá contar con el aval del FMI, comentaron.

Oportunidades en bonos ley NY

La renta fija local experimentó una recuperación de más de 20% durante el mes de diciembre y muestra rendimientos dispares en lo que va de enero, tanto para las curvas de ley local como extranjera. Actualmente los analistas se muestran mas sesgados a recomendar bonos ley extranjera dada la cobertura legal ante el proceso de reestructuración y la menor probabilidad de que, en algunos casos, sean reestructurados.

Según los especialistas de CMA, los bonos ley Nueva York cortos podrían tener un gran potencial de darse una reestructuración rápida y ordenada con tasas de salida del orden de 10%, asumiendo que se logre una salida con extensión de plazos sin quitas de capital y con un recorte parcial de los cupones. Por otro lado, desde la compañía destacan que los bonos del canje ley NY como el PARY y DICY serían los que tienen una menor probabilidad de ser reestructurados debido a sus cláusulas de acción colectiva que establecen un régimen de mayorías más exigente que los bonos emitidos a partir de 2016.

 

Con una visión similar, los analistas de Balanz sugieren renta fija de legislación internacional para quienes quieran tomar posiciones en bonos soberanos.

“Continuamos con nuestra preferencia sobre bonos ley NY, en especial bonos del tramo largo (Global48, Global28N y Century), hasta que conozcamos avances sobre la oferta de restructuración de la deuda soberana”, comentaron.

Por su parte, los analistas de Grupo SBS destacaron el hecho de que el nuevo gobierno sorprendió con una apuesta más moderada que la esperada por los inversores, impulsando una importante recuperación de los activos argentinos. Aunque a la vez advirtieron que los precios de los bonos en dólares ya parecen haber incorporado plenamente el cambio hacia un rumbo más constructivo y en esa línea, ven atractivo en el mercado de acciones.

“Entre los bonos en dólares, los Globales lucen caros en relación a nuestro escenario base (alargamiento de plazos de 10 años, reducción de cupones de 50% y quita de capital de 10%), especialmente en un tramo largo que sería castigado por la esperada reducción de los cupones. Asimismo, la curva de Bonares comprimió sensiblemente, dejando al AO20 y AY24 como únicas opciones atractivas en ese espacio. Finalmente, seguimos viendo valor en los bonos del Canje 2005 bajo Ley Nueva York (PARY y DICY) por su menor probabilidad de ser reestructurados”, explicaron los analistas de Grupo SBS.

 

Más allá de una apuesta a los bonos mencionados y a una apuesta puntual a bonos que ajustan por Cer (A2M2 y TC21), desde Grupo SBS remarcan que por ahora se mantienen fuera del resto de las curvas.

“Nos mantenemos al margen de otras apuestas de corto plazo hasta evaluar la reacción del mercado cambiario ante una caída las tasas de interés que parece asociada a la fuerte inyección de liquidez causada por el financiamiento al Tesoro y no a menores expectativas de inflación, demandando cautela”, explicaron.

A la hora de buscar oportunidades en otros mercados, y como estrategia de diversificación de carteras, los analistas de CMA ven valor en bonos corporativos locales.

“En cuanto a bonos corporativos, recomendamos exposición a empresas exportadoras, con ingresos en el exterior o altos porcentajes de ingresos en dólares, como son Arcor, Adecoagro, Aeropuertos Argentina 2000 o TGS, para mitigar el riesgo de descalce de monedas”, afirmaron.

Oportunidades en acciones

Dada la falta de avances sobre la restructuración de la deuda y la incertidumbre que dicho proceso genera, distintos analistas sugieren la conveniencia de estar posicionado en acciones. En términos generales, la renta variable se beneficiaria de un buen resultado de la reestructuración de la deuda, aunque con un potencial de suba mucho mayor, dada las características de dicho instrumento. Por otro lado, al estar invertido en acciones, es una forma de seguir expuesto a activos locales, aunque sin temer que transitar el proceso de reestructuración de la deuda con bonos argentinos. Además, tras la caída de 70% que sufrieron las acciones en los dos últimos años, los analistas resaltan que se percibe cierto grado de sobre castigo sobre las mismas.

Los analistas de Grupo SBS ven valor en el posicionamiento en el mercado de renta variable.

“Entre las acciones, seguimos viendo elementos favorables que invitan a aumentar el posicionamiento a en acciones. En particular, un menor costo de financiamiento corporativo y mejores perspectivas para la actividad debieran impulsar las valuaciones. Respecto de la cartera, el posicionamiento es claramente corto contra el índice en bancos y utilities vinculadas a la energía, mientras apuesta en favor de materiales”, comentaron.

 

Respecto de las estrategias en acciones, los analistas de CMA se muestran cautelosos respecto del sector bancario y priorizando estrategias defensivas en renta variable.

“Teniendo en cuenta la política de reducción de tasas de interés, el incremento en la morosidad y la fuerte caída en los depósitos, sugerimos continuar con una exposición reducida en empresas ligadas al sector bancario, concentrando la tenencia en los papeles de mayor calidad (GGAL, BMA, BBAR)”, dijeron desde CMA.

A su vez, en un informe elaborado por los especialistas de la compañía remarcaron que, como estrategia continúan favoreciendo papeles defensivos y cuyos ingresos estén en moneda dura,

“La estrategia defensiva se basa en seleccionar acciones como TGS (TGSU2) y San Miguel (SAMI), así como CEDEARS con una exposición reducida al mercado argentino, como MercadoLibre (MELI) y Globant (GLNT).La industria cementera podría verse favorecida también por un flujo de inversiones privadas en proyectos de construcción en busca de protección del capital. En el ámbito local se destacaría Holcim Argentina (HARG) por su valuación actual y por sus métricas operativas”, cerraron desde CMA.

Julián Yosovitch