Política Viernes, 24 de mayo de 2019 | Edición impresa

Bonadio dejó a Cristina Fernández al borde de un nuevo juicio oral

El juez aceleró la causa contra la ex presidenta por los dos documentos históricos hallados en su casa de El Calafate.

Por Corresponsalía

Tras veinte días de ausencia en su despacho por una licencia médica, el juez federal Claudio Bonadio volvió ayer a su juzgado y su primera decisión relevante fue llevar a Cristina Fernández de Kirchner a las puertas de un nuevo juicio oral y público. 

Se trata de la causa en la que la senadora está procesada por tener en su residencia de El Calafate, en la provincia de Santa Cruz, dos documentos históricos encontrados en un allanamiento. 

 

Bonadio firmó ayer el cierre de la instrucción de esa causa y pidió opinión a la fiscalía y a la defensa, trámite previo al envío a la siguiente etapa, que será el debate oral. El expediente podría ser elevado la semana próxima. 

De confirmarse, se trataría del sexto juicio oral que enfrentaría la ex presidenta, que el martes se sentó por primera vez en el banquillo de los acusados por la causa Vialidad, donde se investiga el presunto direccionamiento de obra pública en favor del empresario Lázaro Báez.

 

El magistrado debe resolver además, entre otras cuestiones, si comienza los trámites para el envío a juicio oral del expediente central de la causa Cuadernos de las Coimas, en la que la senadora está procesada como supuesta jefa de una asociación ilícita con prisión preventiva, pero en libertad por sus fueros parlamentarios.

Justamente fue en el marco de la causa “Cuadernos” que se realizó el allanamiento en donde se encontraron los dos documentos históricos. Se trata de una carta de José de San Martín a su amigo y par Bernardo O’Higgins, escrita en París durante su exilio, fechada el 26 de diciembre de 1835; y un prontuario de Hipólito Yrigoyen, con sus actividades desde el año 1906 al 1910.

 

La defensa de Kirchner explicó ante la Justicia que ambos documentos le habían sido obsequiados y que no pensaba que fueran robados: en su libro “Sinceramente” dijo, por ejemplo, que la carta de San Martín se la regaló el presidente de la Federación de Rusia, Vladimir Putin.