Por los Departamentos Lunes, 23 de septiembre de 2019

Bomberos Voluntarios de Guaymallén celebran 50 años al servicio de la comunidad

Los brigadistas cumplen cinco décadas de trabajo incansable para proteger a los mendocinos de siniestros y tragedias

Por Ricardo Sánchez Rico - rsanchez@losandes.com.ar

Si te tocó transitar hoy por Acceso Este y pasaste cerca del conocido 'Puente de Hierro' seguramente viste la gigantesca bandera argentina que flameó a varios metros de altura después que la izaron sobre la escalera de bomberos de un camión autobomba.

Pero la presencia de la imponente insignia no se debió a ninguna fecha patria sino al cumpleaños de la Asociación de Bomberos Voluntarios de Guaymallén. Y si bien cada año el festejo se repite con las mismas características, ahora el festejo es completo ya que la institución celebra 50 años al servicio permanente de la comunidad.

 
Parte de los integrantes del cuerpo de Bomberos Voluntarios de Guaymallén. Foto: José Gutiérrez.

Y si bien los actos protocolares por el cumpleaños serán el próximo sábado con la presencia de autoridades municipales y provinciales, hoy las mujeres y hombres que integran el cuartel N° 5 viven con mucha emoción cada instante del aniversario y no dudan en demostrar el orgullo que sienten por la institución a la que pertenecen.

 

Uno de ellos es Franco Pivato (43), suboficial ayudante 1? que presta servicio activo en nuestra comunidad tras su paso por los cuarteles de Lincoln y Avellaneda, en Buenos Aires. Franco contó a Los Andes algunas características de su profesión y de las vivencias que tiene como parte de la familia del cuerpo de Guaymallén: "Nuestro cuartel hoy cuenta con 59 integrantes activos, cuyo miembro más joven es un adolescente de 16 años -como cadete- y el mayor tiene 55 años".

Foto: José Gutiérrez.

"Nosotros estamos operativos las 24 horas y tenemos guardias que van variando en su composición según la disponibilidad del personal y la realidad de cada uno. Hay gente que cumple funciones de día y otros de noche según su situación, pero todos tenemos que hacer como mínimo 40 horas mensuales, aunque algunos hace 200 o 300", puntualizó.

"Somos 100% voluntarios"

Los bomberos voluntarios adoptan dicha profesión literalmente por vocación de servicio debido a que por su trabajo solo reciben la cobertura de una ART, provista por el Estado provincial: "Somos 100% voluntarios, por eso necesitamos tener otros trabajos para sostenernos económicamente. Yo, por ejemplo, soy chofer de colectivos de larga distancia y con ese trabajo sostengo a mi familia". Pero el cuartel cuenta también con el aporte provincial para el combustible de las unidades y una ayuda municipal, además del subsidio que reciben del Estado nacional.

 

Y más allá de los aportes gubernamentales, la comunidad también aporta su granito de arena para el sostenimiento del servicio: "Últimamente los bomberos hemos tenido un cambio de actitud hacia la sociedad y tratamos de ser más abiertos. Eso ha provocado una actitud mucho más positiva de los vecinos hacia nosotros y ahora la gente se acerca al cuartel y nos traer agua después intervenciones, frutas o incluso en el Mercado Cooperativo de Guaymallén nos regalan verduras que, a su vez, nosotros le convidamos a un comedor", destacó el servidor.

El cuartel con más intervenciones

Si bien las emergencias en las que han intervenido desde el cuartel de Guaymallén son varias, su ubicación en un entorno netamente urbano configura un historial de en donde muestra a los integrantes de dicho cuartel en los casos más resonantes de la provincia.

Sus miembros participaron en siniestros como accidentes, incendios o choques. "Es el cuartel con más salidas en la provincia, calculamos que para 2019 vamos a llegar a las 1900 intervenciones. Ese número varía mucho cuando tenemos días con Zonda, que es el evento que mueve la aguja de nuestras acciones", explicó Franco.

Foto: José Gutiérrez.

El cuarte N°5 hoy tienen un camión de ataque rápido para accidentes, dos vehículos forestales, apoyo hídrico y la escalera más grande de la provincia con 32 metros. Dicha escalera se empleó días atrás para intervenir en el siniestro que destruyó al frigorífico más grande de la provincia tras el Zonda de mediados de julio. Y es sobre esa estructura que ondea el pabellón nacional: "Desde que pusimos la bandera en el Acceso Este la gente se para a sacarse fotos y nos felicita. Es de 11 por 7 metros y nos la presta el Colegio San Francisco Javier para actos puntuales", informó.

 

La convivencia es como la de una familia

A la hora de hablar de relaciones humanas, Franco confiesa el día a día en el cuartel: " La convivencia es como una casa de familia, pero cuando hay que intervenir en un siniestro todos están".

Y parte del día a día también es convivir con la idea de que el trabajo implica estar frente al riesgo: "Salís y no sabés si vas a volver", confesó Franco que además destacó el apoyo permanente de su esposa y 4 hijos.