Guarda14 Domingo, 15 de marzo de 2020

Bodegas implementan medidas de seguridad para la recepción de turistas

Todas refuerzan conductas de higiene, limpieza y recepción de visitas sin contacto personal.

Por Florencia Da Souza

Seguir un protocolo de limpieza en copas, mesadas y baños, entre otros lugares; fomentar una conducta de higiene de manos; y dejar de estrechar las manos o besar a los visitantes son tres de las medidas que las bodegas mendocinas abiertas al turismo están implementando a raíz de la llegada del coronavirus a Argentina.

Si bien todas las casas vitivinícolas consultadas por Guarda 14, por ahora, no tienen planificado cerrar sus puertas a los turistas -extranjeros o nacionales-, sí están tomando las precauciones del caso y permanecen conectadas en grupos entre sí y con los operadores de turismo para estar informados de lo que puede ocurrir y actuar en la misma sintonía.

En este sentido, Bodegas de Argentina también dio a conocer un protocolo para la prevención del Codiv-19 en los establecimientos en general y otro para las áreas de turismo en particular. "Se crea este protocolo con el objetivo de enumerar las acciones de prevención y comportamiento de los empleados directos o de terceros que cumplan algún rol en las actividades de degustación. Este protocolo es mandatorio y cualquier modificación debe ser inmediatamente consultada con el área de Seguridad e Higiene quien, en forma conjunta con el médico de la empresa, serán los que analicen y modifiquen de ser necesario el protocolo", indican desde la entidad y presenta acciones para el recibimiento de las visitas, el inicio del tour en la bodega y la llegada al área de degustación.

“Hemos incrementado las estaciones de alcohol en gel para que estén bien a la vista de los visitantes y también disponibles para todo el personal de la bodega”, comenta Carolina Fuller, responsable de Ventas de Corazón del Sol (Tunuyán) y agrega que al tratarse de una bodega chica, no reciben grandes grupos de turistas "y, en estos días, tampoco hemos recibido gente de los países con alto riesgo”.

El uso de alcohol en gel para manos es una constante que se repite en todos los espacios; en bodegas con importante afluencia de turistas, o en otras más pequeñas. Bodega Trivento, Renacer, Bressia, A16, Andeluna, Kaiken y Bianchi, entre tantas, se han abastecido con este desinfectante para ofrecerlo a todos los que pasen por los distintos sectores.

Claro que también, los extremos cuidados de limpieza en lugares y objetos, como copas, que entran en contacto con quien asiste a la bodega, se han intensificado por estos días. Incluso, muchas contratan empresas de limpieza y desinfección extra, especializadas para eliminar este tipo de virus. 

A pesar de todas estas precauciones, varias bodegas registran un importante índice de cancelaciones de visitas (turísticas o por negocios) que, ni siquiera, arribarán a Argentina. No ocurre lo mismo con bodegas mendocinas que reciben turismo nacional principalmente, o tienen fuerte presencia de público brasileño o americano.

“El turismo particular sigue en pie, pero se ve una disminución del turismo grupal o corporativo o de congresos”, aseguran las personas consultadas.

Recepción sin contacto personal

No estrechar la mano de las personas o besarlas es parte de las medidas que estamos reforzando y justamente tiene que ver con darle tranquilidad y confianza a nuestro visitante. Que vean que estamos tomando medidas serias. Así también, tratamos de mantener distancia”, cuenta Mariela Ávila Zgaib, responsable de Hospitalidad de A16 (Luján de Cuyo).

No tomar contacto personal, entre los equipos de cada bodega y el visitante también es una modalidad adoptada por todas las casas abiertas al turismo.

“Desde las bodegas estamos tomando ciertos recaudos importantes, pero no extremos. Somos concientes de que trabajamos con gente, de eso se trata el turismo. Pero tenemos flexibilidad. Tratamos de poner en valor el cuidado de nuestros recursos humanos. Cualquier persona entiende si dejamos de saludar estrechando la mano con una previa explicación”, aporta Mariana Cerutti, del mismo sector en Bodega Andeluna (Tupungato).

Mantener distancia de por lo menos un metro y reunir a los grupos de visitas en espacios más amplios y ventilados, en lugar de cavas o salas cerradas, es otra práctica que se está empezando a ver en bodegas de Mendoza.

Desde el área de Hospitalidad de Bodega Kaiken (Luján de Cuyo) explicaron que el espacio en el que reciben a quienes los visitan es al aire libre y las mesas están muy separadas entre sí; algunas en el quincho, otras bajo los árboles; unas en la terraza y también bajo el parral. Entonces así, se evita una gran acumulación de personas en el mismo lugar y se puede ofrecer un servicio de calidad para disfrutar el vino.

Protocolo de seguridad en elaboración

En esta etapa de la propagación del coronavirus en Argentina, denominada de Contención, son varias las bodegas que están en la elaboración de un protocolo de seguridad con el objetivo de salvaguardar la integración física del visitante y de su personal.

En la mayoría de los casos, están interviniendo técnicos en Seguridad e Higiene, ingenieros, médicos laborales y los responsables de Comunicación de las empresas.

Puntualmente, Bodega Trivento mientras elabora, por estos días, su protocolo, está ofreciendo charlas de capacitación sobre el virus y las formas de prevenirlo a todo el plantel de la bodega. “Por ahora, además de las medidas básicas, le entregamos al turista una nota con recomendaciones del Ministerio de Salud de la Nación en tres idiomas: inglés, portugués y español”, comenta Victoria Acosta, jefa de Comunicación y Asuntos Corporativos de Trivento Bodegas y Viñedos, en Maipú.

Por su parte, Richard Bonvin, de Finca La Anita (Luján de Cuyo) explicó que están analizando qué protocolo seguir o imitar de otros lugares, como los que se están aplicando en Suiza por ejemplo; y que, por el momento, están suspendiendo los viajes de los profesionales de la bodega al exterior.

En cuanto al turismo que reciben, desde Finca La Anita consultan previamente a los operadores de agencias la procedencia del visitante. “Tenemos que cuidar el personal de toda la bodega. Muchos, son personas grandes”, aclara Bonvin.

Solidaridad con países más afectados

Bodega Renacer, en Luján de Cuyo, también está ideando un protocolo propio. Mientras tanto, al tratarse de una bodega principalmente exportadora, asegura estar muy informada de todo lo que está ocurriendo en el mundo.

“Cuando arrancó este flagelo enviamos una donación muy grande de barbijos a China y Taiwán, por la relación que tenemos con clientes e importadores de esos lugares, comentó Mariana Palmarocchi, del área de Turismo.