Fincas Jueves, 9 de enero de 2020

Bioenergía: “El potencial de Argentina para producir energías renovables es gigantesco”

Germán Di Bella, director de Bio4, que produce etanol y biogás, dice que la agroindustria podría generar miles de empleos

Por Clarín Rural especial para Los Andes

Germán Di Bella es Ingeniero Agrónomo, recibido en La Plata, trabajó de empleado de un tambo (La Cesira) durante 5 años, después fue vendedor de semillas para una multinacional (Pioneer). Luego se juntó con tres socios para poner en marcha la venta de insumos agropecuarios (FocSeed) y a partir de ese mojón empezaron a anexar otros negocios, socios y sociedades. Fue integrante de la Comisión Directiva de Aapresid y sigue colaborando. Actualmente, continúa con la venta de insumos, es productor agropecuario, es director de Bio4 Argentina y está involucrado (fue presidente, actual vocal suplente) en la Fundación Agropecuaria para el Desarrollo de Argentina (FADA). Recibió uno de los Testimonios Clarín Rural en 2019.

1- ¿Cómo fue que decidieron asociarse 26 productores para empezar a agregarle valor al maíz?

- La chispa fue la inquietud de uno de los cuatro socios que ya por entonces estábamos con la venta de insumos, Manuel Ron (los otros son Santiago Castro Peña, Werner Hulsken y el propio Di Bella), sobre las plantas de etanol. Nosotros vendíamos mucho maíz, todos nuestros clientes eran los grandes productores de maíz de la zona y se nos ocurrió brindarles algo a ellos, llevarles un negocio.

2- ¿Qué aprendieron en este camino de más de diez años?

? La clave es poder asociarse, que es lo más difícil, pero creemos que es la única manera que tenemos de lograr escala para transformar en origen lo que producimos en el campo. Para eso, hay que encontrar gente con una misma proyección y valores. También aprender a ser socios, aprender a delegar. Y también ir aprendiendo cosas nuevas para crecer. 

3- ¿A cuánto maíz le agregan valor?

- Transformamos 230.000 toneladas de maíz al año para producir 90 millones de litros de etanol; 77.500 toneladas de burlanda húmeda, que alcanzaría para alimentar 40.000 animales vacunos; 12.000 toneladas de burlanda seca, que se exporta a Chile como fuente proteica para la cría de salmones;, 293.000 metros cúbicos de destilado de maíz para la generación de energía eléctrica; y biofertilizante de las plantas de biogás que se usa en 2000 hectáreas alrededor de la planta.

4- ¿Cuántos negocios tienen hoy en funcionamiento?

- Bioetanol Río Cuarto, que fue la primer planta que empezó a producir bioetanol para el corte a nivel país; después instalamos Bioeléctrica 1 y 2, que fue la primer planta que, con la generación de biogás a partir de maíz se incorporó al interconectado nacional en el primer Programa RenovAr. Después armamos Bio5, que es un feedlot. Biomass que es una empresa que vende tecnología de biogás a partir de los destilados de maíz y colabora en los seguimientos de construcción de los proyectos , hoy en dia tiene mas de 12 MG de generación electric aa partir de biogás.

5- ¿Y qué tienen en carpeta?

- Nos entusiasma el proyecto de Biotérmica Las Lomitas, que es la generación de energía eléctrica a partir de biomasa en Formosa, y Bioelectrify que es una nueva versión para unir a generadores de energías renovables con grandes consumidores que deben cumplir con el cupo de renovable porque en su misión tratan de disminuir su huella de carbono, todo en una base de blockchain que certifica la generación de la energía renovable.

6- El modelo de Bio4 estimula al desarrollo local. ¿Cómo lo implementan?

- Cada proyecto que se nos ocurre debe tener un impacto social. Sí o sí. Por ejemplo, en vez de hacer lo que estamos haciendo, podríamos comprar campos en San Juan o la Patagonia y apostar a la energía eólica y fotovoltáica. Nuestra propuesta, en cambio, pondera lo social. Una planta de generación de energía eléctrica en Lomitas, Formosa, tiene muchos más desafíos sociales que del negocio en sí, porque lo que vamos a hacer es generar vapor y con el vapor vamos a producir energía eléctrica. ¿Cuál es el desafío? Desarrollar proveedores locales, mano de obra, darle algún crecimiento de largo plazo al lugar. Nos involucramos con la sociedad.

7- ¿Qué potencial tiene Argentina en la producción de renovables?

- El potencial de Argentina para producir energías renovables es gigantesco. Sólo pensando en lo que se genera a partir de maíz, podríamos producir de lo que se produce hoy. Cuando sólo se piensa en que las tarifas son caras no se ve lo que puede provocar en el interior del país, en generar energía localmente, en hacer que nuestros hijos se queden trabajando en los lugares donde vivimos. Cuando ponés eso sobre la mesa, no ves sólo una tarifa. Creo que la única forma de descentralizar y desarrollar un real federalismo es que hagas proyectos interesantes para que los jóvenes no quieran irse. Y Bio4 es un claro ejemplo. Hoy tenemos 160 empleados pero, además, más de 400 proveedores y muchos de ellos se desarrollaron a partir de esta industria específica.

8- ¿Qué es lo que no se está viendo para avanzar decididamente en esto a nivel país?

- Argentina transporta la mayor cantidad de energía eléctrica a Buenos Aires y de ahí se vuelve a transportar al interior. Las pérdidas de megas por calor, porque el cableado no es el correcto o falta de mantenimiento, son cuantiosas. Hace unos años, con FADA hicimos el estudio en el que se cuantificó que, mandando el maíz a Rosario generábamos 3.000 pesos de impuestos por hectárea. Cuando lo pasábamos a través de una planta de biogás producíamos 15.000. El beneficio es para todos.

9- ¿Cómo está el negocio? ¿Es rentable el negocio de las renovables?

- Sí lo fue en los primeros contratos, las tarifas propuestas para los últimos renovar fueron casi el costo de producción con lo cual el crecimiento de las energías renovables se va a ralentizar. En el caso de los biocombustibles el número mejoró, pero sin aumento por lo menos del corte en la participación de las naftas la industria en general no va a mostrar crecimiento en los próximos años. Las empresas han trabajado mucho en los costos y hoy somos competitivos en la exportación. Hoy es mas barato comprar local que importar con lo cual la industria pese a estar regida por una ley de promoción se desarrolló y mejoró sus costos competitivos.

10- ¿Qué políticas favorecerían que esto crezca?

- La primera medida son créditos a largo plazo con tasas bajas que hoy no existen. Y por otro lado, que haya una tarifa, que nosotros en algún momento propusimos. Si vos masificas esto, hacés 1.000 megas en todo el país, va a haber más proveedores, más industria nacional, entonces abaratás todo. De los 20 años que vos tenes de un contrato, los primeros diez años podés poner una tarifa elevada para provocar el desarrollo de todos los proveedores y después empezar a bajarlo. Ningún gobierno tiene una mirada federal real.

11- ¿Qué desafíos tienen por delante?

- Estamos pensando en la optimización de la planta de etanol para mejorar su competitividad aumentando el volumen de alcohol producido por kilos de maíz utilizado. Además, seguir en la generación de la energía eléctrica renovable. Empezar a meternos en todo lo que es blockchain con plataformas en las que usuarios responsables quieran contribuir a las energías renovables. También tenemos en mente armar una producción en hidroponía usando fertilizante líquido de las plantas de biogás. Todo esto tiene que ver con industrializar la agricultura, desde el punto de vista de optimizar procesos, de reinversión permanente, de llevar el proceso industrial al campo y de esta manera ser más sustentable económicamente (bajando costos y mejorando la utilización de insumos), socialmente con el aporte de demanda de trabajo y insumos de manera local, ambientalmente cumpliendo todas las leyes impuestas y mejorando los procesos en una reutilización de insumos permanente.

Por Juan I. Martínez Dodda