Política Miércoles, 17 de abril de 2019 | Edición impresa

Bermejo quiere definir hoy el acuerdo con Sagasti o anunciar su “plan B”

El intendente de Maipú apura la unidad con la camporista. Si no, anunciaría a otra mujer como compañera de fórmula.

Por Gabriela N. Sánchez - gasanchez@losandes.com.ar

A cuatro días del plazo para presentar listas de precandidatos provinciales, el peronismo local aún no define si habrá unidad o PASO. Hoy sería el día clave para ponerle fin a las negociaciones ya que Alejandro Bermejo tendría un contacto con Anabel Fernandez Sagasti y decidirían el destino del frente electoral.  

Hasta ahora, la mayoría de las negociaciones han estado a cargo del senador Adolfo Bermejo, hermano de Alejandro, y del diputado Lucas Ilardo, ex marido de Sagasti, pero como no han llegado a un acuerdo los protagonistas tomarían hoy las riendas de las conversaciones.

 

Si hay unidad la fórmula sería Bermejo-Sagasti y si hay interna, esta tarde el intendente de Maipú se reunirá con los jefes comunales que desdoblaron y los dirigentes del PJ para decidir su compañera de fórmula. Porque aunque no hay exigencia de paridad en los cargos ejecutivos, puertas adentro el mismo Bermejo ha pedido que sea una mujer.  

Por el lado del maipucino son optimistas con respecto a la unidad, mientras que desde el entorno de la dirigente camporista insisten en que tienen el apoyo incondicional de Cristina Kirchner y que las PASO son el mejor método para definir las listas.  

 

Mientras tanto, desde los dos sectores están delineando su armado electoral para que llegado el caso de tener que sentarse a acordar la unidad el mismo sábado, solo tengan que combinar las propuestas y llegar a tiempo con la presentación de listas en la Junta Electoral Partidaria.  

La experiencia indica que la unidad es posible en el PJ. Actualmente, el escenario parece una copia de lo que pasó en los departamentos que desdoblaron. Mientras la Corte fallaba a favor de los intendentes, los dirigetnes de Unidad Ciudadana daban a conocer los nombres de los precandidatos mientras caminaban el territorio.  

 

Finalmente, hubo acuerdo. La misma Sagasti lideró las negociaciones con los intendentes y la noche del 9 de marzo cerraron las listas. Los jefes comunales fueron por la reelección pero los kirchneristas se anotaron en lugares entrables como concejales.