+ Deportes Sábado, 20 de octubre de 2018 | Edición impresa

Bautista Amieva: “Por momentos no caigo en la cuenta de todo lo que logramos”

Apenas arribado a Mendoza, el oriundo de Tunuyán recibió a Más Deportes para hablar de todas las vivencias durante los Juegos Olímpicos.

Por Sergio Faria - sfaria@losandes.com.ar

En el atardecer de ayer retornaron a la provincia los atletas mendocinos que participaron de los Juegos Olímpicos de la Juventud en Buenos Aires: Facundo Firmapaz (tiro), Tomás Herrera (remo) y el tunuyanino Bautista Amieva (beach volley), todos medallistas. 

Bauti Amieva tuvo problemas con su vuelo y desde Aeroparque se embarcó a San Juan, desde donde se trasladó en remis hasta Tunuyán.

La comuna  había preparado un recibimiento especial para el jugador: “Voy a llegar como a las 11 y media de la noche, por eso creo que el recibimiento será en otro momento”, bromeó en su charla con Más Deportes el jugador. 

Amieva ganó el bronce en beach junto a Mauro Zelayeta (Mar del Plata) y de esta manera el vóleibol tunuyanino volvió hacer historia.

 

En 2014, Leo Aveiro y Santiago Aulisi (Mar del Plata) lograron  la medalla de bronce en los Juegos de China. Hoy, a los 18 años, Bauti, considerado el jugador de mayor proyección en el beach a nivel nacional, volvió a poner al Valle de Uco en un podio olímpico.  

Potencia en el saque. El tunuyanino en un saque, durante los Juegos. La dupla con Zelayeta funcionó a la perfección. | Archivo

“La verdad es que todo fue tan genial, fantástico en los Juegos, que por momentos no caigo en la cuenta de todo lo que logramos. Si bien el objetivo estaba en llegar al podio, también nos ilusionamos en llegar a la final. No se dio, pero no íbamos a dejar escapar el bronce”, expresó el tunuyanino, que volvió a la provincia después de 7 meses, ya que estuvo concentrado en Mar del Plata. 

“Bauti” se instaló en la casa de su compañero de juego, Mauro Zelayeta, donde realizaron toda la preparación de cara a los Juegos. Se entrenaron en Estados Unidos y también participaron del Mundial de China, donde perdieron en semis y el partido por el tercer puesto. 

 

“La verdad, es que me tocó el mejor compañero que puedo pedir. Mauro es como un hermano y andamos para todos lados juntos. En las semifinales estábamos muy confiados, porque en cuartos anduvimos muy bien y pensábamos en la final. En semis veníamos muy bien, ganamos el primer set y se nos nubló todo y se nos escapó.

En China perdimos el tercer lugar y teníamos aquel partido como referencia y no queríamos repetir el mismo error y pudimos ganar. Otra vez un tunuyanino y un marplatense llegaron al podio como en China (2014)”, relata desde algún lugar de la ruta con mucho orgullo. 

Nació con una pelota de vóley debajo del brazo. Su papá, Carlos Amieva, fue jugador y entrenador de Tunuyán y actualmente su hermana Florencia también juega beach y ha logrado títulos a nivel nacional.

El apoyo de su familia y amigos ha sido fundamental para Bauti en el partido por la medalla. “Estaba feliz. Hacía un montón que no veía a mi familia y me encantó ver a mis hermanos, mis abuelos, mi papá... ¡Estaba todo Tunuyán! Creo que había más tunuyaninos que marplatenses”, cuenta entre risas el flamante medallista del Valle de Uco.

 

“Pero todavía no caigo en lo que hemos hecho. Es una satisfacción todo, pero es fruto del esfuerzo y el sacrificio, que se ven reflejados en una medalla”, agregó el además receptor punta de los Manzanitas.

Hace 4 años que Amieva comenzó a integrar duplas destacadas a nivel nacional, teniendo en cuenta que ya era un atacante importante en los equipos de Tunuyán y los seleccionados mendocinos en indoor. 

“Empezamos a jugar con Mauro hace tres años y yo hace cuatro que estoy jugando. Nos empezamos a entender muy bien y nos habíamos puesto como objetivo el podio.

Las fans. Bauti es muy solicitado luego de cada partido por los amantes del beach. | Archivo

Sabíamos que podíamos  llegar a la final. En la semis nos mirábamos con Mauro y no podíamos cerrar ni ganar. Nos miramos y me dijo ‘Se me nubló todo’, y a mí me pasó lo mismo”, dice Bauti. 

El año pasado concluyó el secundario y este año fue sabático para el mendocino: “Terminé  y sólo pensé en entrenar(me) y el beach. Sabía que esto de representar a la Argentina... y mi viejo me hizo ver que todo era muy importante, incluso dejar de jugar en indoor, donde son más comunes las lesiones.

 

Mi viejo tiene mucho que ver en esto, porque fue el que me hizo jugar y querer este deporte y me levantó cuando no estuve bien. Con los viajes a veces uno no extraña mucho, pero cuando estás en un solo lugar sí. Extraño Tunuyán, mi familia y mis amigos”, explica Bautista.

Hace algo más de un año Bautista perdió a su mamá, Paola Tarditi,  muy metida en el mundo voleibolero. Ella no quedó fuera de la charla: “Fue difícil irme a Mar del Plata... Todos saben que esta medalla, está dedicada a ella”, destacó.

Bauti quiere jugar la liga argentina a-2

Se formó como jugador de indoor y de hecho es uno de los atacantes más valiosos del equipo de Tunuyán, pero esta temporada no jugó debido a que desde la Selección Argentina de beach no le permitían estar en los equipos locales, para conservarlo sin lesiones.

 

Extraño mucho el indoor. Es hermoso haber ganado una medalla, pero si no hay una propuesta importante quiero jugar para Tunuyán. Porque esta temporada va a volver a jugar la Liga Argentina A-2 y quiero estar en el plantel”, sostuvo.