Sociedad Jueves, 13 de junio de 2019 | Edición impresa

Bajó 5% la cantidad de accidentes laborales por recesión y más controles

Son datos 2018 de la Superintendencia de Riesgos de Trabajo y sostiene que bajó  a la mitad la litigiosidad. Mendoza está quinta.

Por Verónica De Vita - vdevita@losandes.com.ar

La cantidad de accidentes laborales se redujo 5% en la provincia en 2018, sin embargo Mendoza es la quinta jurisdicción con mayor cantidad de siniestros en el país. Estos son los datos que expresa la Superintendencia de Riesgos de Trabajo en su Informe Provisorio de Accidentabilidad Laboral que compara ese año con el anterior. 

En 2017 fueron 29.675 casos mientras en el período posterior bajaron 28.151.

 

En Mendoza ocurren 5,2% de los siniestros, lo que la posiciona como la quinta provincia con más casos detrás de Buenos Aires (39,2%), CABA (15,2%), Córdoba (8,6%) y Santa Fe (8,1%). 

A nivel nacional el promedio de la baja es -5,9% y es mayor entre las trabajadoras (-6,9%) que entre los varones (-5,5%). 

 

Con matices, quienes trabajan en la temática sostienen que el descenso es esperable porque hay presiones para que haya mayores resguardos, más información y publicidad. Sin embargo minimizan el indicador y destacan que la baja en la actividad económica también lo arrastra. 

“Tengo mis reparos sobre un marcado descenso de la siniestralidad, no veo a las ART haciendo campañas y mecanismos para prevenir accidentes y enfermedades del trabajo”, dijo Eduardo Zunino, miembro de la comisión de Derecho Laboral del Colegio de Abogados. Comentó que tampoco ve controles exhaustivos ni tantas campañas de educación por parte de las entidades y los empleadores. 

 

Causas

Para el doctor y docente Carlos Trad Fager, presidente de la Sociedad Argentina de Evaluadores de Salud, se trata simplemente de seguir una tendencia que ocurre a nivel mundial gracias al impulso mayormente de la Organización Internacional del Trabajo (OIT). Sin embargo dijo que es insuficiente ya que es esperable que se reduzcan más rápidamente. 

Pero fundamentalmente, y en esto coincidió con otros consultados, la baja en la actividad económica es lo que tiene más impacto. “En la época de recesión caen los siniestros porque hay menos trabajadores, cuando empiece la reactivación van a volver a incrementarse, tiene que ver con la masa de población ocupada”, explicó. 

 

Por otra parte subrayó que el valor también es relativo ya que la SRT mide lo que ocurre sólo en trabajadores registrados mientras que entre quienes trabajan en el sector informal la siniestralidad y mortalidad es mayor por haber menos controles. Se trata de un segmento estadísticamente invisible. “En el mercado formal hay entre 8 y 9 millones de argentinos, queda otro tanto que están en negro y son escondidos por las empresas”, mencionó. 

Dio como ejemplo que la construcción es el segmento con más cantidad de accidentes, con alta informalidad pero en este contexto económico la actividad ha recaído notoriamente. 

 

Por otra parte, Trad Fager cuestionó la forma de medición: esta se hace por cantidad de casos, en números brutos, mientras que desde su punto de vista debe hacerse por tasa, es decir considerando la relación por cantidad de habitantes. 

Panorama

Para Zunino, el cumplimiento de las medidas de seguridad es mayor en las grandes empresas mientras que en situaciones como las de un pequeño taller suelen fallar. Los datos de la SRT ilustran esto: la mayor disminución de siniestros ocurrió en empresas grandes, de más de 500 empleados (-8,1%).

 

Son los más jóvenes los que más usualmente son víctimas de estas situaciones: mayormente la franja etaria que va de los 30 a los 39 años, en segunda instancia la de quienes tienen entre 20 y 29. 

Según el organismo bajó la proporción de aquellos que tuvieron secuelas discapacitantes, ya que en todo el país pasó de 11,5% en 2017 a 10% en 2018

 

La mayor disminución del indicador se observa en los casos mortales y accidentes en itinere (durante el traslado). En términos generales también se aprecia una disminución en casos con días de baja y secuelas incapacitantes sin baja. 

En tanto, Trad Fager dijo que dentro de la mortalidad laboral hay una que sigue estable: la siniestralidad en el tránsito mientras que contó que las aseguradoras sostienen que no pueden cuidar al trabajador que no está en el trabajo

 

Menos juicios pero…

A fines de abril se conoció que la litigiosidad laboral se había reducido a la mitad en Mendoza. Según un informe de la SRT cayó 54,3% en 2018 respecto del año anterior mientras que la media nacional también mostró un descenso y se ubicó en 39,6%.
“Las provincias que ya adhirieron a la Ley 27.348 mostraron una tendencia sostenida en la reducción de la cantidad de juicios iniciados”, destaca el documento.

Sin embargo, los abogados laborales no están de acuerdo en lo positivo de esta perspectiva. Aseguran que la situación ha sido en detrimento de los derechos de los trabajadores ya que la creación de una instancia obligatoria previa al inicio de la demanda ha funcionado como un colador. 

 

Se trata de una comisión médica que evalúa al trabajador de acuerdo a los parámetros de la SRT. Así se determina el grado de afectación del trabajador involucrado. Se apunta a lograr un punto de acuerdo entre este y el empleador y es la superintendencia la que fija los montos a pagar.

Zunino explicó que la SRT suele fijar valores de indemnización y discapacidad menores a los que fijan las aseguradoras. Por otra parte, las dilaciones para llegar a un fallo cuando se hace un juicio juegan con la necesidad de aquellos trabajadores con pocos recursos económicos. Según el caso el proceso puede durar entre 2 y 5 años por lo que entre 60 y 70% de los trabajadores suele aceptar el monto que se le ofrece en un acuerdo previo. Este puede llegar a ser la mitad del que obtendría si avanzara con el juicio. 

 

Por otra parte comentaron que por la delicada situación económica muchas empresas intentan evitar la denuncia y hacer un ofrecimiento al empleado mientras que el este último lo acepta por temor a perder el trabajo si denuncia.