Mundo Viernes, 12 de julio de 2019 | Edición impresa

Avances en las reuniones entre chavistas y opositores

De todas formas no se llegó a un acuerdo definitivo en las negociaciones en Barbados.

Por Télam

La tercera ronda del diálogo entre el chavismo y la oposición, auspiciado por el gobierno de Noruega, terminó sin acuerdos firmes pero con algunos avances que permiten avizorar una próxima reanudación, con el objeto de zanjar la crisis institucional que sufre Venezuela, informaron ayer fuentes políticas.

Las conversaciones, celebradas entre el lunes y ayer en Bridgetown, la capital de Barbados, resultaron “un exitoso intercambio” para “dirimir las controversias por vías constitucionales y pacíficas”, afirmó el jefe de la delegación chavista y ministro de Comunicación e Información, Jorge Rodríguez.

 

Más cauto, uno de los representantes del antichavismo en Bridgetown calificó la ronda como “regular”, informó el diario digital Al Navío.

Fuentes de la negociación explicaron que las partes expresaron consenso general sobre la mayoría de los seis puntos incluidos en la agenda, pero aclararon que no alcanzaron acuerdos firmes, por lo que las conversaciones continuarán.

Las reglas del diálogo establecen que no se anunciará nada que no esté completamente acordado y firmado.

 

Entre los aspectos sobre los que hay coincidencia sobresale la necesidad de llamar a elecciones, no solo presidenciales –el antichavismo y más de 50 países desconocen el mandato actual del presidente Nicolás Maduro porque sostienen que surgió de comicios irregulares –sino también para renovar la composición de la Asamblea Nacional (AN), el parlamento unicameral, según las fuentes.

La oposición acepta adelantar los comicios para la Asamblea Nacional –deberían realizarse en diciembre de 2020– que controla holgadamente, para hacerlos coincidir con los presidenciales pero exige a cambio la normalización del parlamento, hostigado por fallos del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) y por la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) creada por el chavismo para neutralizarlo.

 

Esa normalización comprende, por un lado el regreso de los diputados chavistas a la Asamblea, que según el diario oficialista Últimas Noticias ya fue ordenado por Maduro aunque aún no se formalizó.

Además, implica el levantamiento de las sanciones impuestas a diputados opositores, que incluye la prisión de un par de ellos y del retiro de la inmunidad parlamentaria a más de una decena, entre ellos Juan Guaidó.