Policiales Martes, 19 de marzo de 2019

Pereg sufre aplanamiento emocional: los detalles reveladores de la pericia forense

Es el diagnóstico de los psiquiatras de Cuerpo Médico Forense. Dicen que podría sufrir episodios psicóticos en la cárcel.

Por Oscar Guillén

Para los psiquiatras el israelí Gil Pereg  -detenido por los homicidios de su madre y su tía- presenta un posible “estado defectual de probable origen psicótico” y, en cuanto a rasgos de personalidad, “se diagnostica características de tipo esquizotípicas".

Estas son las conclusiones a las que llegaron 5 psiquiatras del Cuerpo Médico Forense y a las que accedió Los Andes, luego de que la pericia se sumara al expediente que lleva adelante la fiscal de Homicidios Claudia Ríos.

 


El “estado defectual” es una suerte de “cara oculta” de la esquizofrenia, también llamado “síntomas negativos”, más difíciles de reconocer y distintos a los positivos  (alucinaciones, delirios).

En Pereg este estado defectual, según los especialistas que lo trataron, se traduce en  un “aplanamiento e indiferencia emocional y volitiva, con pésimo estado del cuidado general, evidenciado en la declinación a lo largo del tiempo, de su funcionamiento social, laboral y personal”.

 


Por otra parte, los trastornos psicóticos son graves y causan ideas y percepciones anormales que hacen perder el contacto con la realidad.

En cuanto a las características esquizotípicas, se refiere a trastornos donde las personas tienen dificultades para relacionarse y presentan alteraciones en sus patrones de pensamientos. 

Los médicos no encontraron durante las evaluaciones “signos o síntomas productivos”.

El estudio clínico psiquiátrico muestra indicadores normales en percepción, memoria y atención.

Su pensamiento es “normal, sin contenidos delirantes, con una evidente rigidez del pensamiento”.

En cuanto a su afectividad: “no expresó sentimientos elementales normales (placer/displacer, tensión/relajación, excitación/inhibición), evidenciando ausencia de compromiso emocional con aplanamiento e indiferencia”.

Peligros y quejas

Frente a este diagnóstico los peritos forenses advierten que “existe un alto riego que durante el tiempo de detención pueda experimentar un episodio de características psicóticas, lo que hace aconsejable la evaluación periódica por especialistas en Salud Mental”.

 


Los peritos apuntaron en el estudio que no pudieron consultar la información que figura en el expediente aunque lo solicitaron a sus jefes. Tampoco se les permitió ir al lugar del hecho, entrevistar a vecinos, ni obtener antecedentes biográficos, o psicopatológicos de Israel (las autoridades de ese país lo diagnostican como “paranoico”).

Pereg según los psiquiatras: sucio, amenazante, agresivo


Los estudios clínicos realizados por los psiquiatras apuntan  el siguiente estado del aspecto general: sucio, descuidado, maloliente, mostró malestar e incomodidad ante las preguntas, colaborando parcialmente con entrevistadores.

“Generalmente no mira a la persona con la que habla, cuando le interesa la pregunta , hace contacto visual, sosteniendo la mirada con su interlocutor, en forma amenazante, descalificante y desafiante solo cuando se muestra molesto, levanta el tono de voz, con entonación y gestos acordes”, apunta el informe.

Agregando que “Si bien accedió a las entrevistas, estuvo poco colaborador, solo respondió a lo que le interesaba, mostrando en el resto de las entrevistas una actitud hostil, evasiva, negando y ocultando, por momentos con una actitud o posicionista, contradictoria,  confrontativa y desafiante, alzando la voz de modo agresivo, con comentarios irónicos o sarcásticos, mostrando un tono agresivo en su voz, sin actitud de autocrítica en todo momento su conciencia estuvo lucida”.


Pereg por Pereg: ni padre ni amigos ni pareja


Pereg le contó a los forenses que se crió en alguna parte de Israel junto a su madre y sus 6 hermanos con los que no tena relación comunicacional ni afectiva. No quiso explayarse sobre su familia, aunque dijo que tuvo una relación más fluida con su madre, incluso cuando ya estaba en Argentina. Nunca nombró a su padre.

No tuvo problemas en la primaria ni en la secundaria, que terminó a los 16 años.
A los 24 ya era ingeniero, carrera en la que luego se doctoró. “Para mí era muy fácil estudiar, no me costaba”, dijo. Tras recibirse trabajó y jugo al basquet. 

Nunca le gustó hacer amigos: “los amigos que tuve me cagaron me estafaron, no me interesa tener. En realidad han sido solo conocidos”. Negó haber tenido relaciones de pareja.