Policiales Sábado, 22 de febrero de 2020 | Edición impresa

Así actuó la patota sindical cordobesa que agredió a gremialistas locales en pleno Centro

Miembros del gremio de vigiladores de Córdoba vieron en un café de Ciudad a gremialistas locales y los golpearon.

Por Oscar Guillén - oguillen@losandes.com.ar

El centro de Mendoza tuvo ayer un verdadero pico de violencia sindical, de la vieja escuela, cuando una patota cordobesa irrumpió en un café de la concurrida calle Colón y agredió a un pequeño grupo de gremialistas locales del sindicato de Vigiladores de Mendoza, con el que mantiene “una interna”. 

La trifulca, que dejó 50 cordobeses detenidos y unos 7 mendocinos lesionados, comenzó ayer a las 9.40 casi de una forma casual: la cúpula mendocina de la Unión Personal de Seguridad Privada de la República Argentina (Upsra) -no más de 10 personas, entre ellos, un niño de 10 años- se encontraba tomando café en la vereda de un café en Colón y España.

Ignacio Blanco / Los Andes
Ignacio Blanco / Los Andes

De casualidad, dos colectivos  y dos camionetas VW Amarok que venían de Córdoba pasaron por ahí. Cuando vieron las remeras azules de la Upsra, detuvieron la marcha.

 

Según testigos, se bajaron unos 100 representantes del Sindicato de Vigilancia y Seguridad Comercial, Industrial e Investigaciones Privadas de Córdoba (Suvico) y comenzaron a agredir a los sindicalistas mendocinos. 

El momento del enfrentamiento | Gentileza Diario Mendoza

“Fue increíble. Aparecieron los tipos con cuchillos y destornilladores, uno con un arma de fuego, y empezaron a pegarles a todos. La gente que estaba tomando café salió corriendo, el negocio cerró las puertas. Fue un momento de gran violencia. Les pegaban con los puños, repartían sillazos por todos lados y les robaban los teléfonos”, explicó una trabajadora de seguridad que, desde adentro del café, veía cómo pegaban a sus compañeros.

Ignacio Blanco / Los Andes
Ignacio Blanco / Los Andes

Uno de los que se llevó la peor parte fue Ariel Edgechman, delegado regional de Upsra. “Lo pusieron contra la vidriera y le pegaron con todo. Tiene un corte en la cabeza de 7 puntos y le rompieron varios dientes”, explicó la mujer. 

 

La golpiza fue vista no sólo por los estupefactos clientes y peatones sino también por los automovilistas y pasajeros de  colectivos que transitaban Colón. 

Detenidos y heridos en el Centro de Mendoza - Oscar Guillén / Los Andes

Entre tanto, los cordobeses terminaron la “tarea” y volvieron a sus colectivos. Pero como los vándalos ya habían sido denunciados, un móvil policial que llegó en primer lugar logró bloquear a un ómnibus. Los violentos pasajeros fueron descendiendo del vehículo y los policías los hicieron sentar en el asfalto, en la parada de colectivos de Colón y Patricias Mendocinas. 

También los uniformados “encontraron” una de las Amarok adentro de una playa de estacionamiento de Colón. En ese momento -ya eran las 11.30- trascendió que también había sido encontrado el otro colectivo, en las inmediaciones de Espejo al 500, donde se hospedaba la cúpula cordobesa de Suvico.

 

Hacia el mediodía, desde el Ministerio Público Fiscal se informó que 50 cordobeses estaban “demorados”. Fuentes policiales indicaron que se habían secuestrado algunas armas blancas.

Oscar Guillén / Los Andes

Internas sindicales

"Nuestro gremio está intervenido hace cuatro años y hay pseudo gremios y sindicatos de otros lados que quieren aprovechar esta situación. Este gremio (Suvico) que es de Córdoba hizo una convocatoria ayer acá pero no fue nadie. Parece que no les gustó y, para no quedar mal, convocó a gente de Córdoba, de su gremio, para una reunión. Yo estaba es España y Colón tomando un café con mi hijo de 10 años y los mandaron a golpearme", explicó a Los Andes Ariel Edgechman, de Upsra.

Según los locales, el gremio cordobés “quiere instalarse en Mendoza” y no tiene la cantidad de afiliados que les exige el Registro Provincial de Empresas de Vigilancia Privada (Repriv) para poder tener representación legal en la provincia.

La Cámara Empresaria de Seguridad e Investigaciones de Mendoza (CESIM) repudió ayer el brutal ataque que sufrió el delegado gremial Ariel Edgechman.