Sociedad Viernes, 12 de abril de 2019

Asfixiofilia: la peligrosa práctica sexual que puede provocar la muerte

Los riesgos de practicarla son extremadamente altos y existen varios casos resonantes en los que los participantes han terminado muertos.

Por Redacción LA

La asfixiofilia o asfixia erótica es una peligrosa práctica sexual que cosiste en impedir la respiración propia o de la pareja durante el acto sexual para obtener mayor satisfacción. Los riesgos de practicarla son extremadamente altos y existen varios casos en los que los participantes han terminado muertos.

“Cortan la respiración y la falta de oxígeno en el cerebro produce un orgasmo más intenso. Según se describe en los libros se produce el mismo efecto que el éxtasis o una droga conocida como el Popper”, explicó el Psicólogo y Sexólogo Germán Gregorio Morassutti a Los Andes.

 

Según explicó el especialista, muchas veces se produce un desmayo o, en el peor de los casos, la muerte. “Muchos personas jóvenes lo hace durante las masturbaciones y otros en pareja”, agregó.

Si bien, esta semana se conoció un caso - que está en proceso de investigación - en el que una joven británica habría fallecido en un juego sexual de este tipo, hay varios hechos mundialmente conocidos de personas que han muerto practicando asfixia erótica en soledad.

 

El actor David Carradine, el líder de la banda INXS, Michael Hutchence, y el ex subsecretario de Comercio Exterior y referente La Cámpora, Ivan Heyn, son algunos de ellos.

Un dato no menor es que muchos de estos desenlaces trágicos han sido confundidos con suicidios o incluso asesinatos. Esto debido a que, para llevarlo a cabo, las personas suelen utilizar cinturones, sogas u otros elementos.

En tanto, en los casos en los que se realiza en pareja, Morassutti explicó que existe un acuerdo previo entre las dos partes. “Supuestamente se hace por el placer de la otra persona. Es una práctica consentida y no tienen que ver con una agresión”, expuso.

 

“Es un momento complejo, porque le tiene que avisar al otro que se está quedando aire y en medio del orgasmo es muy difícil tomar conciencia de que te está faltando el oxígeno”, explicó Morassutti.

“Es muy importante que las personas tengan conciencia de los riesgos que se corren y la mejor forma de evitar una tragedia es que no lo hagan”, concluyó.