Sociedad Martes, 27 de agosto de 2019

Arrancaron 200 árboles que habían plantado alumnos para reforestar áreas incendiadas

Los estudiantes las produjeron en el vivero del Plan de Manejo del Fuego en Monte Comán. Habían empezado a forestar hacía dos semanas.

Por Gonzalo Villatoro - Corresponsalía Sur

La indignación no tiene límites entre los vecinos de Monte Comán, los encargados de Recursos Naturales y el Plan Provincial de Manejo del Fuego.

Sin más intención que la de realizar un severo daño al ambiente, arrancaron 200 plantas con las que chicos de escuelas del distrito sanrafaelino pretendían reforestar la zona.

 

Las plantas, algunas ornamentales, y otras típicas de la zona como algarrobos, habían sido producidos por los alumnos en el vivero de la base de lucha contra incendios forestales en Monte Comán y unos 10 días atrás habían comenzado con el proceso de forestación.

“Esto no fue una picardía de niños, por los rastros que dejaron fueron adultos que se movían en un vehículo y se tomaron el trabajo de arrancar una por una las 200 plantas”, comentó Guillermo Ferraris coordinador del PPMF.

 

 “Si fue por venganza, por cuestiones políticas, por enojo con algo o alguien, es imposible saberlo. Acá lo único cierto es que no tiene una razón lógica. Los chicos habían estado un año trabajando y cuidando esas plantas y ahora que estaban listas habían empezado a plantarlas”, agregó con resignación y enojo.

El programa que involucraba a los estudiantes y Recursos Naturales a través del Plan Provincial de Manejo del Fuego era parte de un plan de mayor magnitud que inició el año pasado con la idea de devolverle el verde a 20.000 hectáreas de bosque nativo que en enero de 2018 fueron reducidos a cenizas por los incendios que afectaron al sur mendocino.

 

“Como parte de ese programa de reforestación buscamos abrir el trabajo hacia la comunidad con las escuelas para involucrar a los niños, trabajar en la cultura del árbol tan necesario en Mendoza y hacerlos parte del cuidado del ambiente. Eso chicos han estado un año cuidando esas plantas, las plantaron y no duraron ni 15 días”, indicó Ferraris.

 Si bien el programa apunta a reforestar los campos que se emplean para la producción ganadera, los forestales que habían colocado los alumnos estaban en terrenos que son públicos cercanos al río Diamante.

“Los chicos de Monte Comán  caminaron 3 o 4 kilómetros desde el pueblo hasta donde colocaron los árboles y encontrarse con tremendo desastre es inconcebible”, añadió.

Además del daño ambiental, hay una pérdida económica cuantiosa. Cada planta tiene un costo entre $150 y $200, estaba colocada con un puntero y rodeada por una malla metálica para protegerlas de los animales.

También está el año de trabajo y cuidado de los forestales en el invernadero.

Es muy importante todo el gasto que se hizo y ahora esto. Solo puedo pensar que fue un desquiciado el que lo hizo. Eso si, no vamos a parar y redoblaremos esfuerzos para continuar con la reforestación”, afirmó Ferraris.