Mundo Club House Lunes, 2 de diciembre de 2019

Arquitectura mendocina que mira su interior

Observamos de cerca cómo los arquitectos aplican su filosofía profesional a sus viviendas domésticas de manera creativa.

Por Redacción CH

El espacio que el arquitecto diseña para sí mismo es un fiel reflejo de su estilo personal y profesional. Siendo su propio cliente, se transforma en un tierra fecunda en la que erguir sorprendentes edificaciones con características propias, experimentales y, también, únicas. Un recorrido por su morada evidencia una amplia creatividad y la audacia para conectar correctamente con el contexto próximo.

Como un autorretrato, el profesional es libre de diseñar con mayores alturas, experimentar con nuevas ideas y buscar internamente el lugar donde aplicar su mirada profesional a su vida doméstica. Casa L + L es el proyecto de la arquitecta Cecilia Lana que responde a esa búsqueda interna que conjuga inspiración, naturaleza y luminosidad.

Ubicada en un barrio privado de Maipú, esta edificación se levantó en un terreno de 300 con las limitaciones propias de un complejo exclusivo, donde las visuales siempre están expuestas a los terrenos vecinos, lo que resultó determinante al momento de resolver el proyecto.

De este modo la idea de amalgamar interior-exterior, conservando la privacidad fueron  las constantes al momento de proyectar, con el valioso recurso que representa la luz, a través de lucernarios y aberturas que otorgan claridad gran parte del día, evitando la luz artificial.

El programa se organiza en dos plantas. A la Planta Baja se accede a través de un recorrido exterior que conduce al hall, allí dos muros de hormigón delimitan y recortan una porción de cielo en el plano horizontal, aportando también luz natural al Estar-comedor durante las horas del día.

Ubicada en un barrio privado de Maipú, esta edificación se levantó en un terreno de 300 con las limitaciones propias de un complejo exclusivo, donde las visuales siempre están expuestas a los terrenos vecinos.

Desde el norte el Patio interior recibe luz y tamiza las visuales moderadamente hacia el patio principal a través de un muro suspendido a lo largo del comedor, generando un espacio de juego diario para los más pequeños de la casa. La cocina queda vinculada al comedor  y un pequeño toilette al hall.

El otro lateral del Patio interior ordena la escalera hacia la Planta Alta, donde se encuentran las habitaciones, baño, lavandería y patio tender. Una pequeña terraza vincula la casa con el Estudio, al que también se puede acceder de forma independiente.

El acceso al mismo esta materializado por un volumen de listones de madera de zoita, que se despega del suelo. Es en esa transición donde los pies sobre el suelo comienzan a soltarse y a proyectar nuevos mundos de las personas que eligen habitarlos. Al ingresar al Estudio la luz domina el espacio, por elección, en sintonía con las obras de arte y las tareas que a diario allí se realizan.

El mobiliario fijo fue pensado como parte de la arquitectura, de este modo placares de guardado, mueble de lavandería o algunos accesos puntuales aparecen formando parte de planos o volúmenes de la volumetría.

La idea de amalgamar interior-exterior, conservando la privacidad fueron  las constantes al momento de proyectar, con el valioso recurso que representa la luz.

La idea rectora: la luz

Construir alrededor de la luz significaba contenerla y graduarla, permitir un espacio transparente y protege lo que no debía ser atravesado por ella.

Cuando amanece se sube el telón, la luz realiza su recorrido comandada por el Sol. La casa siente el “despertar”, guiada por los lucernarios que fueron pensados en cada espacio: Estar-comedor, baños, circulaciones, lo cual permite aprovechar todas las horas de emisión diaria.

La volumetría en su totalidad blanca, ha sido calada con ventanas que responden siempre a una búsqueda, tamizando la luz con celosías de madera de zoita en los dormitorios.

El “Sentido” de cada espacio ha sido “construido” desde el dominio de la luz en cada uno de ellos.

Ficha técnica

Proyecto: Arq. Cecilia Lana

Asesor Estructura: Ing. Nelson López

Colaborador: Arq. Lucas Daniele

Superficie cubierta: 238m2

Ubicación: Barrio Privado, Maipú.

Año de construcción: 2014 - 2017

La construcción se llevó a cabo en 2 etapas

1ºEtapa: 120m2       

2ºEtapa: 118m2

Ingresá a la edición digital 170 para leerla igual que la revista impresa, haciendo click aquí.

Conocé más sobre Revista ClubHouse.