Política Viernes, 20 de septiembre de 2019 | Edición impresa

Arde la “campaña sucia” con videos y audios de Whatsapp

Las denuncias que se viralizan en las redes sociales contra algún candidato vienen proliferando, sobre todo en los departamentos más chicos.

Por Cecilia Zabala - Especial para Los Andes

El folclore de todas las campañas electorales indica que no pueden faltar las acusaciones cruzadas. Y Mendoza en sus reiteradas previas ha cumplido la costumbre, con denuncias de mayor o menor gravedad. Sumado la viralización que logran redes sociales como Whatsapp o Facebook, algunas de esas denuncias pueden afectar seriamente la imagen de los candidatos y hasta bajarlos, como sucedió en más de una oportunidad.

 

En estas elecciones, este tipo de "campañas sucias" se ha dado sobre todo en los departamentales más chicos donde la pelea es "cabeza a cabeza". Robos y roturas de carteles, insultos cruzados y ventilación de algunos "trapitos" han proliferado desde todos los bandos, sin distinciones partidarias.

Como "manotazo de ahogado" utilizado por alguno para restarle votos a su rival, algunos de los hechos que forman parte de este folclore son más relevantes que otros y suelen sacar a la luz situaciones complejas.

 

Ejemplo de esto es lo sucedido en Maipú días atrás, cuando unas veinte familias intentaron usurpar un terreno. Si bien a principios de semana se viralizó un audio que aseguraba que la toma en Barrancas había sido organizada por el dirigente social Juan Grabois (vinculado al kirchnerismo a nivel nacional) y dirigido por punteros políticos del intendente Alejandro Bermejo, la Municipalidad salió a desmentirlo inmediatamente. Y si bien reconocieron que existió el intento de usurpación, aseguraron que se solucionó en menos de 72 horas.

Indicaron que el terreno pertenece a un privado, que se radicó la denuncia en la Fiscalía 10° y quedó desarticulada la usurpación que, según comunicaron desde el municipio, intentó llevar a cabo un grupo de familias que pertenecían al asentamiento Néstor Kirchner, ubicado en la Triple Frontera, que fue desalojado días antes de antes de las PASO provinciales.

 

A esto se suma lo sucedido en Malargüe, que obligó a intervenir a Celso Jaque, quien perdió la interna peronista frente a José Barro en las PASO de junio. El ex gobernador difundió una irónica carta abierta al candidato a intendente de Cambia Mendoza, Juan Manuel Ojeda, en la que se manifiesta "preocupado" por la manera en la que Ojeda y su equipo "han encarado la campaña electoral". Además, le pide que "controle su angustia, que seguramente la desesperación y los nervios lo están llevando a cometer errores".

Malargüe. La mujer mayor defendida por Celso Jaque. | Gentileza

"En los últimos días personas de su equipo, especialmente quien dice ser su jefe de campaña José Gabriel Ferrero, ha recurrido permanentemente a la difamación, la mentira, la ofensa a través de las redes sociales", relata Jaque.

 

Se refiere a un video que subió a Facebook el mismo candidato radical, donde se puede ver a una mujer que le reclama en su despacho y según Ojeda, lo agrede verbalmente. La mujer en cuestión, mayor de edad, es la madre de un candidato a concejal del sector de Barro y entre sus reclamos sostiene que personas de San Rafael fueron a su domicilio para invitarla a votar a un candidato de ese departamento y también indicó que esas personas llevaban niños a cuesta. Dicho video ya no está publicado en el perfil de Facebook de Ojeda. En el video no se daba a conocer la identidad de la involucrada y además se le pixeló el rostro.

 

"Han filmado y expuesto a una persona mayor y de manera artera pretende mostrarla como que es ella quien agrede y le falta el respeto", denuncia Jaque.

Otro hecho relevante ocurrió en General Alvear, donde un militante peronista cercano al candidato del frente Elegí Cristian González grabó un video en el que hizo graves denuncias contra él, aunque después se retractó y denunció que fue una maniobra orquestada por gente de Cambia Mendoza, donde el intendente Walther Marcolini busca la reelección.

Alvear. El denunciante que después se desdijo a sí mismo | Gentileza

El denunciante, identificado como Alejandro Jara, aseguró que es "peronista de alma" pero que está "muy enfurecido". Y relató que a su hija le quemaron la casa gente del entorno de "la mano derecha" de González. Además, denunció el robo de combustible y pintura al municipio, de presentación de facturas truchas por parte de González (cuando fue secretario de Obras Públicas, durante la intendencia de Juan Carlos De Paolo), de rayar carteles del radicalismo, entre otros tantos delitos.

 

Incluso, aseguró que ayudó al candidato peronista a sortear una denuncia "de una chica" para que pudiera entrar a Obras Públicas. "No puede ser intendente. Hay droga y si gana González va a haber mucho más", asegura en el polémico video. "Estos no son peronistas, son ladrones", agrega.

Sin embargo, luego se difundió otro video en el que Jara se desmiente a sí mismo. "He hecho una cosa que no tenía que hacer. Esta situacion económica me llevó al muere", se justifica. "Me mandó a llamar el intendente porque me iban a dar una mano, me apuraron porque me dijeron que en las encuestas estaba ganando Cristian", dice.

"Esta gente está limpia. Esto fue armado por los radicales para ensuciar a Cristian. Ando re mal y se aprovecharon. Me mandé una macana muy grande de ensuciar a tantas familias que nada que ver", cierra el segundo video.

 

Santa Rosa también tiene su polémica. En las últimas horas un empleado municipal contratado salió a denunciar que funcionarios de la intendente Norma Trigo le hacen persecución y apriete. "Me intimidaron y me hicieron hacer cosas que yo no quería porque había rumores de que yo apoyo a Flor Destéfanis" (la candidata peronista a la intendencia), dice el joven identificado como Brian Lira.

Santa Rosa. El municipal que denunció un “apriete”. | Gentileza

También segura que lo amenazaron "con dejarme sin trabajo, con dejarme sin techo para mi familia. Con un montón de cosas".

 

Antecedentes recientes

Las acusaciones públicas son parte de las campañas desde siempre. Pero por citar algunos de los casos más cercanos, recordamos lo que sucedió en las elecciones a gobernador 2015, en las que el empresario minero Carlos Ferrer quiso ser candidato pero desistió luego de que su hija expresara públicamente que se trataba de un hombre violento.

 

Otro antecedente, aún más cercano, fue el escándalo sucedido con el militante radical de Godoy Cruz en la campaña de cara a las PASO provinciales. El joven destruyó el auto de la candidata a concejal peronista Gabriela Malinar. El hombre, empleado municipal  del área de Higiene, la amenazó con dispararle y le lanzó piedras al vehículo.

 

La agresión se conoció a través de un video que difundió el PJ y desde el propio radicalismo salieron a repudiarlo. Rodrigo Aznares finalmente fue detenido. Y ayer la comuna comunicó que fue despedido como empleado municipal.