Sociedad Miércoles, 11 de diciembre de 2019 | Edición impresa

Ni inglés, ni portugués: aprendieron Lengua de Señas en una escuela de Mendoza

Es la primera promoción de la escuela Vera Arenas que recibió esta formación. La iniciativa alcanza a 500 alumnos.

Por Ignacio de la Rosa - idelarosa@losandes.com.ar

Son 51 los alumnos y alumnas que egresarán durante la mañana de hoy de la escuela Carmen Vera Arenas (de la UNCuyo) que marcarán un antes y un después en las promociones de ese establecimiento: se trata de los primeros estudiantes que saldrán con formación en Lengua de Señas Argentina (LSA) como segunda opción para comunicarse, contenido que han aprendido desde sala de 4 y hasta el último año.

Es una experiencia inédita no sólo en este establecimiento sino en todas las escuelas de la provincia. “En 2011 empezamos como una experiencia piloto con los chicos que estaban por ese entonces en sala de 4”, destacó la decana de la Facultad de Educación, Ana Sisti. Agregó que a través de la Tecnicatura en intérprete de LSA  que ofrece la Facultad de Educación de la UNCuyo y de diversos proyectos de integración, “comenzamos con el proyecto de trabajar con Lengua de Señas en el nivel inicial. Así llegamos a la primera promoción de egresados que la estudió durante los nueve años”, señaló la decana, quien es una de las impulsoras de este proyecto y participó de su implementación desde el inicio. 

 

“Empezamos junto con la profesora Beatriz Pelegrina, que es miembro de la comunidad sorda de Mendoza, con los chicos de sala de 4. Fue una propuesta de una hora semanal de Lengua de Señas Argentina. Para los chicos se convirtió en la naturalidad de acercarse a una lengua distinta”, destacó Sisti, quien también es profesora de sordos y terapeuta del lenguaje.

Además de los 51 que egresan hoy y han aprendido LSA desde el primer día, el colegio tiene a casi 500 niños y adolescentes que están aprendiéndola como parte del programa curricular en la actualidad; siempre con la modalidad de una hora por semana.

“Esto es el punto de partida básico que sirve no sólo para comunicarse con otras personas, sino también para incorporar los aspectos culturales. Hemos podido ver muchas vivencias y sensaciones en los chicos. Al principio se convirtió en la hora que ellos más esperaban, a que llegaran ‘la seño Betty y la seño Ana’. Cuando no podíamos ir por algún motivo, se quedaban con la cara larga”, sintetizó la decana. Sisti destacó que es una de las tantas formas en que se aborda la inclusión en el establecimiento. “Es un proceso que ha tenido continuidad. Ésta es una escuela inclusiva, y poder tomar esta legua como segunda opción de comunicarse es precisamente ampliar esa mirada de inclusión”, destacó la directora de la escuela, Sandra Corral

 

La docente indicó la mirada de heterogeneidad de la Vera Arenas. “Es enriquecedor hacer visible este vínculo que existe, y también las diferencias. Ya desde la sala de 4 los chicos tienen su propia seña que los identifica, por ejemplo”, sintetizó Corral.

Siempre con encuentros semanales, los chicos que hoy culminan el nivel primario abordaron las diferentes asignaturas y contenidos de estudio a lo largo de su educación con formación en LSA. Lo hicieron desde el nivel inicial. 

A lo largo de la trayectoria académica de los niños, las profesoras Sisti y Pelegrina les enseñaron qué características tiene una persona sorda, cómo hay que comunicarse con ellos e hicieron hincapié en la LSA propiamente dicha; con sus correspondientes señas.

 

Entre otras cosas, cuando cursaban cuarto grado y debieron cumplir la promesa a la bandera, los chicos entonaron el Himno Nacional en LSA.