Espectáculos Viernes, 16 de agosto de 2019 | Edición impresa

“Apache”: la vida de Carlitos

Hoy el streaming pone a disposición de los usuarios esta ficción que narra la infancia de Carlos Tévez.

Por Lorena Misetich - Especial para Estilo

Carlos Tévez es un personaje único del fútbol argentino. Su dura infancia, su estilo como deportista y su carisma lo llevaron a ser uno de los jugadores más populares de nuestro país. 

Y como otros ídolos Tévez también tiene su biopic. Se trata de “Apache”, la serie de ocho capítulos producida por Torneos que estrena hoy en Netflix y cuenta con la dirección de Adrián Caetano.

 

La ficción recrea desde su problemática infancia y se mete en el corazón de Fuerte Apache, un barrio rodeado de pandillas y violencia derivada del tráfico de droga. Un entorno convulso y marginal que rodeó a Tévez hasta su debut en Boca Juniors. 

Sofía Gala Castiglione, Balthazar Murillo, Vanesa González, Alberto Ajaka, Diego Pérez y Patricio Contreras son parte del elenco de la ficción, además de la participación especial de propio Tévez.

 

Del barro a la gloria

Esa crudeza de una niñez con carencias, un accidente que le marcó el cuerpo desde la cuna, una madre que lo abandonó, la crianza de sus tíos, la adolescencia, los peligros del entorno y el valor de la amistad y el deporte ante la adversidad se muestran en “Apache” de un modo natural. 

El joven Balthazar Murillo es quien interpreta a Tévez en su niñez hasta su debut en Primera. Con un logrado parecido físico, el actor de 15 años muestra la personalidad inocente y sentimental del jugador. 

 

“Me llamó la atención la preocupación por su familia, sus amigos, el respeto, ser una buena persona. Conocía su carrera futbolística, pero había detalles de su vida que no sabía. Salió de un lugar humilde y todo lo que logró es mérito de su familia también”, cuenta Murillo quien tuvo su debut en la actuación a los 8 años, en la película “Lulú” de Luis Ortega.

Gentileza

Pero en este, su primer papel protagónico, tuvo una exigente preparación para interpretar el personaje de Carlitos. Además de reuniones previas con el jugador y la mirada atenta de Caetano, Murillo recrea las características físicas, con una dentadura postiza, la prótesis en su piel, una particular manera de hablar y gesticular. Además de la personalidad simpática y soñadora de un joven Tévez.

 

“Adrián me pedía un personaje bueno, que se notara que se preocupa por la gente, que quería lograr ser un jugador de fútbol, además de la caracterización. Adrián me ayudó un montón a componer el personaje”.

Uno de los puntos a favor de la serie es que fue filmada en el barrio Ejército de Los Andes: Fuerte Apache, como se lo conoce. La locación real logra un aura única en la vitalidad de la escena frente al relato de ficción.  

 

“Estando en el Fuerte Apache y pudiendo contar esta historia en ese escenario, es de gran ayuda para interpretar a los personajes. Hay algo del Fuerte que es irrefrenable, la vida sobre la vida y hace que uno esté alerta y despierto. Hay música a toda hora, a cualquier volumen y las situaciones que se viven te hacen estar atenta. Entonces hay algo cuando tenés que recrear el guion, en un escenario donde ya está construido y eso fue de gran ayuda para mí. Además tuvimos la oportunidad de encontrarnos con Adriana, hacerle algunas preguntas y eso me ayudó mucho para construir el imaginario. Y el trabajo con los compañeros se dio de una manera natural y el director está muy presente. Siempre destaca mucho la vida en la escena, que esté viva y eso colaboró con el trabajo puntual de cada uno”, resalta Vanesa González, la actriz que interpreta a Adriana, la tía y madre adoptiva de Carlitos.

La humanidad de los personajes es otro de los puntos fuertes del guion, que se notan en los diálogos, los códigos propios de la sociedad y la crudeza que atravesó el jugador desde su infancia.

 

“La piedad que se tienen los personajes... Está tan presente la calidad de persona y lo primitivo, los valores, lo humano de aceptarse, de quererse como son. Es una herramienta fundamental para salir de una situación y no repetir patrones”, sintetiza Vanesa, que representa la fortaleza de una mujer sencilla, humilde, con los pies en la tierra, que crió a Carlos como su hijo y se enfrenta a los conflictos permanentes con su propia familia. 

“Apache” es el costado humano del ídolo, que plantea una fotografía de sus orígenes y el valor ante el dolor permanente. Una biopic redonda.