+ Deportes Lunes, 27 de mayo de 2019 | Edición impresa

Anunciado: San Martín cayó en San Juan

Peñarol de la vecina provincia clasificó a la final por un ascenso al Argentino A, pero los jugadores y el DT del Chacarero hablan de robo.

Por Redacción LA

El entrenador de San Martín, Lucio Ramos, se mostró muy caliente cuando encaró los micrófonos. Todas sus declaraciones apuntaron contra el árbitro, el Consejo Federal y Gustavo Bassi, presidente del Departamento Arbitral del Consejo Federal. “Es una impotencia porque desde el primer minuto que se veían cosas raras, era muy difícil contener el partido a los jugadores en el entretiempo porque nos estaban choreando (sic)”, comenzó disparando el entrenador del León.

La impotencia hizo que Ramos tenga una expresión poco feliz: “no entiendo como permiten que un impresentable como este árbitro dirija un partido. Esto va a parar cuando maten un árbitro... ojo, no quiero decir que hay que hacerlo”.

 

También le apuntó a la policía de la vecina provincia, quien supuestamente agredió a los jugadores en el tumulto final: “los ‘milicos’ nos pegaron cuando separaban, hay que entender que los jugadores estaban nerviosos”.

Ramos aseguró que es la primera vez que le toca vivir una cosa así: “los árbitros se pueden equivocar y darte un penal o no, pero que te roben en la cara es inconcebible. Es la primera vez que me roban de esta manera, pero esto me lo habían avisado hasta los policías nos decían que en esta cancha se los roba a todos los equipos”.

 

El arbitraje de Bazán hizo que el entrenador chacarero llamase a la reflexión a la dirigencia del Consejo Federal a la hora de elegir los árbitros para los partidos trascendentales: “no entiendo como el Consejo Federal o (Gastavo) Bassi permiten que un impresentable que pesa 200 kilos dirija una final y que te arruinen todo. A nuestra cancha mandaron un árbitro profesional y acá mandan a este tipo que ya estaba retirado. Hoy no hay más partidos que el de Boca y otro de B Nacional... ¿no había otros árbitros más competentes para este tipo de partidos que tienen que ir a buscar a este impresentable?”, concluyó el entrenador chacarero.

Mauricio Bartolomé

“Es imposible seguir así. Desde el domingo después del partido en Mendoza empezamos a trabajar en Mendoza para que esto no suceda. Y en el Consejo Federal nadie tomó los recaudos. Es imposible poder explicar como perjudicaron a San Martín. No te quedan fuerzas de nada. Es muy triste el presente del fútbol de ascenso. Recién mañana (por hoy) vamos a sentarnos con la cabeza fría a tratar de cómo vamos a seguir”.

 

Un operativo de seguridad que puede considerarse positivo

Tanto el plantel del ACSM, cuerpo técnico, hinchas, prensa y allegados, no tuvieron ningún tipo de inconvenientes en el estadio del Sportivo Peñarol. Es más, es digna y para aplaudir la actitud del dueño de casa. El plantel del León llegó al estadio 45 minutos antes del partido. No tuvo contacto alguno con la parcialidad local. Entre la seguridad propia, la seguridad privada de Peñarol y la Policía de San Juan hicieron un trabajo formidable. Lo mismo sucedió cuando se retiran del estadio. Para aplaudir. Es más, ni una piedra voló del sector local al sector visitante (tribuna sur) que estuvo copada por más de 300 hinchas del Albirrojo. Obviamente, con el correr de los minutos y los pésimos fallos arbitrales de Bazán, la gente de San Martín perdió la paciencia y comenzó a insultar. Pero, lejos estuvo de generar algún incidente. Por este motivo, tanto el comportamiento de la parcialidad local, como la de la Seguridad y la de la gente de ACSM fue estelar.