Arquitectura Domingo, 2 de febrero de 2020

Anticipate a las clases y armá un rincón de estudio en casa

A pocos días de que comience de nuevo la escuela, en cualquier espacio es posible armar un lugar para favorecer la concentración.

Si tus hijos necesitan un lugar donde estudiar o crear y no tenés un espacio destinado a ello, no te desesperes. Aquí tienes buenas ideas para crear una zona de estudio o de trabajo y todas las claves para mantener a raya el desorden.

La ubicación

En un rincón del living. Ya sea en una pared que quede libre o adosado a la parte trasera del sofá, podés poner un escritorio o una mesa de trabajo. Para no invadir el espacio, colocá alguna estantería cerca o unos estantes para dejar allí todo lo que necesités.

En el comedor. A veces solo nos acordamos de la mesa del comedor para las grandes celebraciones. Una forma de sacarle partido es sumarle otro uso como zona de estudio o trabajo. El truco para diferenciar cada uso es tener a mano algún mueble o estructura que te permita quitar y poner las cosas que vayas a utilizar en cada momento.

En el dormitorio. Ya sea a los pies de la cama, junto a la ventana o adosada a una pared libre, podés crear un rincón de estudio con solo una mesa, un tablero con unos caballetes o un buró. Si querés evitar la sensación de abarrotamiento, cambiá la silla por un banco, que resulta más ligero.

En la galería. Es una de las zonas ideales para montar un espacio donde trabajar, estudiar o crear. Así aprovechas al máximo la luz natural y le das un sentido a estos espacios, que suelen ser demasiado pequeños para darles otros usos.

En un rincón o una zona de paso. Si no tenés nada de espacio disponible, recordá que solo necesitás un pasillo un poco ancho o un rincón entre tabiques para poner un pequeño escritorio, un coqueto buró o unos estantes y una mesa de obra.

Guerra al desorden

-Estanterías cerradas. Las puertas ocultarán cualquier posible desorden. Podés elegirlas cerradas en su totalidad o parcialmente. 

-Cajas y cestas. Son perfectas para guardar todos esos objetos que tenés desparramados por el escritorio o por los estantes. Elegí cajas del mismo color o de estilo parecido, porque la uniformidad da sensación de orden.

-Aprovechá las paredes colocando estanterías hasta el techo o poniendo estantes.

-Menos es más. Dejá sobre el escritorio solo lo imprescindible y lo que usés a menudo. Para determinar cuáles son esos objetos, ponelos todos en una caja y andá sacando lo que necesités. Al cabo de una semana, lo que siga en la caja guardalo en otro lugar.

-Clips y otros objetos pequeños. Guardalos agrupados: todos los clips, los post it, elastiquines, juntos… Si los guardás dentro de los cajones, recurrí a los separadores. Si los dejás sobre la mesa, meté cada cosa en un recipiente y agrupalos todos en una caja.

-En la pared. Si la mesa está frente a una pared, podés colgar en ella organizadores. Tendrás a mano el material sin ocupar sitio en la mesa ni los cajones.

-Si no tenés mucho espacio, en lugar de una lámpara de mesa recurrí a una colgante.

Fuente: clara.es

¡No te pierdas los beneficios que Los Andes Pass tiene para vos en librería y amoblamientos!