Política Sábado, 14 de septiembre de 2019 | Edición impresa

Antes de iniciar la veda electoral, Cornejo licitó “la obra del siglo”

Después de 13 años, finalmente ayer se lanzó la licitación para la presa Portezuelo del Viento, que será la de mayor altura del país.

Por Gonzalo Villatoro - gvillatoro@losandes.com.ar

Con el anuncio público del llamado a licitación internacional para la construcción de la presa Portezuelo del Viento, el gobernador Alfredo cornejo le puso el moño dorado a la campaña electoral del oficialismo.

 

El acto ayer en la sala roja del Centro de Convenciones y Exposiciones Thesaurus, en Malargüe, se realizó a horas de ingresar en el periodo de veda de inauguraciones y anuncios por las elecciones generales del domingo 29.

El evento a sala llena tuvo un formato protocolar con la firma simbólica del decreto con el llamado a licitación, y también contó con un alto color de mitín político.

A la cita no faltó nadie. Con Alfredo Cornejo viajaron Rodolfo Suárez, que busca ser el sucesor del gobernador, su compañero de fórmula Mario Abed y Jimena Latorre, que va en la boleta de diputados nacionales. También fueron de la partida el senador nacional Julio Cobos, la vicegobernadora Laura Montero más los integrantes del gabinete. El intendente Jorge Vergara Martínez estuvo en primera fila al igual que Juan Manuel Ojeda, el concejal radical que pretende gobernar Malargüe.  

 

Cornejo resaltó una vez más su gestión y se presentó como un gran “hacedor” junto a su equipo, del que obviamente forma parte Suarez. No faltaron las críticas hacia la oposición, los mensajes subliminales a La Pampa porque intentó ponerle un freno al esperado anuncio en tierras sureñas, y de paso pidió a la comunidad malargüina que apoye al candidato a intendente del radicalismo.

Como un cierre de campaña anticipado, Cornejo arrancó su discurso dejando en claro que Portezuelo es el máximo logro de la gestión. “Estamos llamando a licitación la obra del siglo, con todo lo que implica”, dijo y desató la euforia del auditorio.

 

La megaobra lleva en carpeta décadas desde que se hico el primer estudio, pero en particular está en espera desde que Julio Cobos como gobernador firmó un convenio con el entonces presidente Néstor Kirchner, hace 13 años. En 2006 Mendoza dio por terminada la demanda contra el Estado Nacional por los daños que le ocasionó la promoción industrial a cambio de la emblemática obra.

La presa que se licitó será la más alta de país y la segunda de Sudamérica. La estructura de hormigón compactado se elevará 178 metros, lo que equivale a 5,2 veces el edificio Gómez del centro mendocino, y contará con una capacidad para almacenar 2 mil hectómetros cúbicos de agua.

 

El aviso con la convocatoria fue publicado en los medios provinciales, el fin de semana aparecerá en los de tiraje nacional y el lunes será publicado en diarios internacionales como el Financial Times.

Los oferentes tendrán seis meses para presentar las ofertas. El 4 de marzo de 2020 está prevista la apertura de sobres con los antecedentes de los consorcios que se presenten. 

En el Ministerio de Economía, Infraestructura y Energía estiman que después se abrirá un impase de unos 4 meses, etapa secundaria del proceso destinada a analizar las distintas propuestas técnicas. Ya en la segunda mitad del año próximo estará todo listo para la apertura de sobres y la adjudicación. “En agosto del año que viene se va a estar abriendo la oferta económica con la que se podrá hacer la adjudicación”, especificó el ministro Martín Kerchner.

 

“Hay que proyectar para octubre o noviembre del 2020 el plazo para clavar la primera pala”, indicaron desde la cartera de Infraestructura.

La obra trascenderá a toda la gestión que suceda a la de Alfredo Cornejo y recién podría inaugurarse con el gobernador que inicie el mandato en diciembre de 2023. El plazo de ejecución de Portezuelo del Viento es de 5 años, tendrá un costo de 1.023 millones de dólares y se prevé que generará 5.000 puestos de trabajo entre el empleo directo y el indirecto. Sin embargo, ayer Cornejo se animó a pronosticar que serán 11.000 esos empleos.

 

Palo y a la bolsa

Durante el discurso, el gobernador lanzó varias frases que tuvieron múltiples destinatarios. El primero en recibir el palo fue el justicialismo. “El proyecto Portezuelo del Viento se forjó hace 70 años. Pero fue nuestro equipo el que lo puso en marcha hace 13 años, cuando el gobernador del momento, (Julio) Cobos, puso el tema en la agenda nacional. Después nos engañaron y no hubo gobernadores (por Celso Jaque y Francisco Pérez) que se pusieran al frente para recuperar lo nuestro”.

 

“Estamos cumpliendo con la palabra empeñada, por eso estamos orgullosos. Hemos tomados costos, que no toman otros políticos”, se despachó más adelante.

Suárez también se sumó a las críticas.  “Recordemos que voceros de la oposición cuestionaban esta obra y ese es el riesgo que corremos, por eso nosotros hablamos de continuidad. Con el ministro (Krechner) estamos trabajando en conjunto”, comentó.

Cornejo también se acordó de La Pampa y el freno que intentó ponerle al anuncio (ver aparte). El jueves, la vecina provincia, junto a Buenos Aires, Neuquén y Río Negro, las demás integrantes del Comité Interjurisdiccional del Río Colorado (Coirco), aprobaron que se realice un nuevo estudio de impacto ambiental de la obra pero siguiendo la legislación nacional, y que se llame a una audiencia pública. 

 

El gobernador le contestó ayer que “el proyecto costó 80 millones de pesos para formularlo, lo estamos licitando con seguridad jurídica porque logramos la aprobación de otras provincias en el Corico, tenemos aprobados los trabajos ambientales y hasta un amparo en la Corte nacional. 

Compre mendocino

El compre mendocino es una parte fundamental de la licitación. Los consorcios que pretendan adjudicarse la obra deberán incluir proveedores locales al igual que mano de obra. Durante el año de plazo hasta que la obra comience, el gobierno se comprometió a capacitar a los futuros obreros, entre otros pasos.

 El miércoles que viene el ministro de Infraestructura, Martín Kerchner, junto a Emilio Guiñazú, subsecretario de Energía, y una delegación del Ministerio de Trabajo de la Nación mantendrán una reunión con las fuerzas vivas en Malargüe donde explicarán todo el proceso y como serán las capacitaciones para el personal.

 

Entre los temas que expondrán, los funcionarios darán precisiones de la cantidad de obreros por cada especialidad que se necesitarán durante la ejecución del proyecto.