Economía Sábado, 23 de mayo de 2020 | Edición impresa

Analizan fijar un plazo para que barrios privados se organicen como consorcios

En la provincia Catastro ya está trabajando para tener un calendario en breve. En Buenos Aires ya les dieron 180 días y fijaron multas.

Por Sandra Conte - sconte@losandes.com.ar

La Inspección General de Justicia les dio un plazo de 180 días a los barrios privados de Buenos Aires para que se adecuen a lo que establece el Código Civil, es decir, que deben organizarse como una propiedad horizontal especial. En caso de no hacerlo, los administradores podrían recibir una multa de $ 100 mil. En la provincia hay una resolución que apunta a esto desde fines de 2015, pero no fija un plazo. Ahora, analizan establecerlo.

La abogada Paola Casale, integrante de la Comisión de Derecho Civil del Colegio de Abogados de Mendoza, explicó que, con la modificación del Código Civil y Comercial de la Nación, los barrios privados e incluso los complejos de departamentos -siempre que compartan una única salida a la vía pública- deben organizarse bajo la figura de propiedad horizontal.

 

Esto, detalló, es muy positivo ya que ofrece seguridad jurídica a los compradores de esas unidades sobre el uso de los espacios comunes (SUM, pileta, calles, ingreso) y qué se puede hacer y qué no. Cuando no existe un reglamento que regule los derechos y obligaciones, suelen generarse conflictos.

De hecho, este fue el motivo por el que la Inspección General de Justicia decidió establecer un plazo, ya que muchos de estos enfrentamientos entre vecinos terminan en tribunales.

 

Casale detalló que es común que el desarrollo de los loteos cerrados se haga a través de un fideicomiso, en el que las partes aportan para construir las viviendas, y luego suele administrar el complejo la empresa constructora. Pero esto favorece irregularidades, como que los administradores no siempre rinden cuentas de lo que hacen con el dinero de las expensas y, por otro lado, no hay quien pueda emplazar o iniciar un juicio a los vecinos que no pagan.

Estos inconvenientes son más fáciles de resolver cuando se constituye un consorcio, tal como ocurre en los edificios en altura, que es una persona jurídica registrada. Pero además, subrayó la abogada, en caso de que alguien que realiza una tarea en el barrio, como un guardia de seguridad, tenga un accidente, quien debe responder es el consorcio y el accidentado no puede hacerle juicio a cada uno de los propietarios en forma particular.

 

Pese a eso, la abogada consideró que el plazo de 180 días es un poco ajustado en el contexto de pandemia, ya que el registro como una propiedad horizontal requiere de una serie de trámites, como la conformación a través de escritura pública con el reglamento de copropiedad y administración, la inscripción en la Dirección de Personas Jurídicas, etc.

Alejandro Orlando, titular de la delegación interior de la Asociación Inmobiliaria Edificios, Renta y Horizontal (Aierh), comentó que el Código Civil delega en las provincias la competencia de regular la constitución de los barrios cerrados como propiedad horizontal especial. Y recordó que existe una resolución de ATM, de octubre de 2015, que establece la adecuación de los conglomerados ya existentes a esta normativa, y otra de 2016m que fija que los que se construyan a partir de entonces deben adoptar esa figura.

 

Sin embargo, la de 2015 no estableció un plazo para esta adecuación, por lo que son pocos los que han completado el trámite. Pese a eso, Orlando indicó que ordena la convivencia, el pago de expensas y genera tranquilidad en quien invierte de que va a haber un administrador bajo un sistema que permite conocer los derechos y obligaciones en las partes comunes. Por otra parte, también reconoció que es un costo adicional que hay que contemplar.

Luis Tonelli, presidente de la Primera Circunscripción del Colegio de Escribanos, planteó que falta que se reglamente esta adecuación en la provincia. Es que si bien unos pocos barrios privados se han adecuado a la figura de PH especial, e incluso ya hay un sellado para esto, los trámites previos a la escritura pública toman un buen tiempo y son complejos. De ahí que consideró importante que se defina un procedimiento más sencillo y fluido.

 

Desde el ministerio de Hacienda de la provincia confirmaron que no hay un plazo establecido para la adecuación, pero que, a partir de la resolución de la IGJ para Buenos Aires, en Catastro están analizando la posibilidad de fijar un tiempo límite para ajustarse a la normativa.