+ Deportes Miércoles, 11 de septiembre de 2019 | Edición impresa

Alma y vida

Con un juego colectivo magistral, Argentina dio el batacazo ante Serbia, uno de los principales candidatos al título, se metió en las semis.

Por Redacción LA

El seleccionado argentino masculino de básquetbol, clasificado a los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, derrotó a Serbia, candidato al título, por 97 a 87 en un partido de cuartos de final del Mundial de China, y accedió a las semifinales.

Luis Scola, dos veces medallista olímpico (oro en Atenas 2004 y bronce en Beijing 2008) y subcampeón mundial en Indianápolis 2002, concluyó como el goleador del equipo con veinte puntos, seguido del base cordobés Facundo Campazzo (18 puntos, 12 asistencias y 6 rebotes). En la vereda de enfrente, Serbia contó con el escolta NBA Bogdan Bogdanovic (21 unidades), dentro de un panorama en el que el conjunto argentino mostró amplia superioridad.

 

Argentina tuvo una primera mitad casi perfecta, con mucha intensidad ofensiva, en la que marcó el 54 por ciento de los tiros de cancha, con 56 por ciento de triples. Es por eso que culminó adelante por 54 a 49. En el tercer parcial, Serbia sacó a relucir todo su potencial y el peso en la zona pintada, donde Marcos Delía batalló frente a Nemanja Bjelica (2.09 metros) y Nikola Jokic (2.13). Sin embargo, el rendimiento decayó y los dirigidos por Sergio Hernández cerraron arriba por la mínima (68-67).

Ya en el último capítulo, Argentina mostró el trabajo colectivo que le aseguró el pase a cuartos de final y a los Juegos Olímpicos de Tokio 2020.

 

Campazzo y Scola lideraron a un quinteto que se llevó puesto al candidato a campeón desde el juego y el espíritu ganador para concluir una victoria histórica por 97 a 87. 

Argentina jugará el viernes una de las semifinales contra el vencedor de Estados Unidos, actual bicampeón y candidato a una nueva conquista, y Francia, una de las potencias europeas, que se enfrentan hoy.

 

“El basquet es un deporte muy justo. Nos llevamos lo que vinimos a buscar. Lo merecíamos. Esto no es ni un milagro ni una sorpresa, hace 3 años jugamos buen básquet”, analizó Scola tras el partido en una nota con TyC Sports. Y además, el entrenador Sergio Hernández recordó una charla con el histórico interno durante el pasado año: “Después de un partido con Puerto Rico me dijo que veía muy bien al equipo, con potencial para ser semifinalista. No lo creí en ese momento y acá estamos”.

Así continúan los cuartos de final: hoy, desde las 8, Estados Unidos contra Francia (en Dongguan) y a las 10, Australia frente a República Checa (en Shanghai).

 

Magnano: “Estos jugadores emocionan”

El ex seleccionador argentino Rubén Magnano, campeón olímpico en Atenas 2004, aseguró: “Me dieron una gran alegría. Estos jugadores emocionan. Tenemos que sentirnos orgullosos. La realidad fue conseguida por este plantel, más allá de la historia pasada. Se terminó de plasmar que es más que la Generación Dorada, que es un legado. Algunos jugadores de ese plantel se encargaron después a mostrarle a los chicos de ahora cómo era el camino, cómo debían seguir. Ese legado está vigente. La selección doblegó al equipo que salió para China casi con el título abajo del brazo. Ahora en el camino tendremos a Estados Unidos o a Francia, a la que yo le tengo más miedo. Campazzo está cobrando las facturas de su esfuerzo. Me llena de satisfacción ver el disfrute con el que juega”.

Cuarta semi de la historia

Tras el éxito ante Serbia, el conjunto de Hernández logró en China la misma instancia que en Argentina 1950 (campeón), Indianápolis 2002 (subcampeón) y Tokio 2006 (cuarto).

 

En el ‘50 ganó sus 5 juegos, incluido el triunfo ante Estados Unidos (64-50) en el Luna Park. Luego Argentina no participó en Brasil ‘54 por una decisión política y esperó hasta el inicio de la “Generación Dorada” para pasar el umbral de los cuatro mejores, el 78-67 a Brasil en Indianápolis. En la semifinal, Argentina eliminó a Alemania (86-80) y en la final cayó con Yugoslavia -en suplementario- por 84-77. Cuatro años después la Albiceleste regresó a los mejores lugares en un Mundial, aunque en el medio fue oro olímpica en Atenas 2004. Pero esa vez los dirigidos por Hernández se quedaron en el camino al caer con España (7675). Argentina se enfrentó a EE.UU y perdió 96-81. Todo hasta que llegó el Alma para romper una racha de 13 años sin semis mundialistas