Política Domingo, 28 de octubre de 2018 | Edición impresa

San Carlos y Junín han tenido sólo tres intendentes en 35 años

El mapa político provincial no muestra alternancia en los departamentos como consecuencia de la falta de límites a la reelección.

Por Daniel Peralta - dperalta@losandes.com.ar

¿Hay que limitar los mandatos de los intendentes? Los defensores de las reelecciones indefinidas podrían argumentar que si siguen siendo elegidos por sus vecinos su legitimidad es inobjetable; los que impulsan el límite a la permanencia podrían decir que esos mandatos eternos son un obstáculo a la renovación de las fuerzas políticas y de las formas de gestionar la cosa pública. 

El debate no es nuevo. Sólo ver que los gobernadores no tienen la misma prerrogativa ya plantea al menos una desigualdad inexplicable. Es que hay comunas que desde el retorno de la democracia (1983) han tenido solo 3 o 4 intendentes, mientras que en el mismo período han pasado 9 gobernadores. 

 

La amenaza de Alfredo Cornejo de establecer un límite a las reelecciones apunta al centro del esquema de poder territorial de los dos partidos mayoritarios y, particularmente, al PJ, donde los intendentes son los que manejan el poder interno en el peronismo desde la década de los 90.

El club de los cuatro 

Dante Pellegrini

Entre el 83 y el 87 Junín tuvo dos intendentes, Juan Marcovich y José Mashad, ambos de la UCR. Marcovich asumió como senador provincial en el 85, por eso le dejó interinamente el cargo a Mashad. Pero desde el 87 hasta 2003, es decir por cuatro mandatos, el jefe comunal fue el peronista Dante Pellegrini. En 2003 llegó el radical Mario Abed y hasta ahora sigue en el cargo; actualmente transita el cuarto mandato consecutivo.

Mario Abed
 

Otro intendente que está en su cuarto mandato es el peronista de San Martín Jorge Giménez, en el cargo desde 2003. Pero no es el único cacique que sobrevivió varios mandatos en ese departamento: el también peronista Pablo Patti completó tres mandatos desde el 87 al 99.

Jorge Giménez
 

En Lavalle también se da el caso de un intendente que transita el cuarto periodo, el peronista Roberto Righi, con una salvedad: fue electo en 2003 pero había asumido dos años antes interinamente porque era el presidente del Concejo Deliberante cuando el intendente Carlos Masoero falleció en un accidente automovilístico.

Roberto Righi

Por eso Righi es el jefe comunal de mandato más largo desde el retorno de la democracia: está en el cargo desde noviembre de 2001 y el mes que viene cumple 17 años en el sillón comunal; en esa época el gobernador era Roberto Iglesias, Fernando de la Rúa transitaba sus últimos días como presidente y todavía 1 dólar cotizaba a 1 peso.
Antes de Righi en Lavalle sólo se había reelegido Sebastián Brizuela, que tuvo dos mandatos entre el 91 y el 99.

Hay un departamento que tuvo apenas tres intendentes desde el retorno de la democracia: San Carlos. Del 83 al 99 estuvo por cuatro mandatos el radical Miguel Firpo; fue sucedido por el peronista Mario Guiñazú, que ocupó el sillón comunal durante dos mandatos desde el 99 al 2007; y a partir de ese año hasta hoy el cacique es Jorge Difonso, quien transita su tercer mandato.

J. Carlos De Paolo

Para seguir con el club de los cuatro mandatos, hay casos en los que suman ese total aunque en periodos no consecutivos. Es el caso del peronista Juan Carlos De Paolo en General Alvear. Su primer gestión se desarrolló entre el 91 y el 95; luego fue sucedido por dos radicales, Jorge Ruiz y Eduardo Amézqueta; en 2003 volvió De Paolo hasta 2015. 

Jorge Vergara M.

Otro intendente que va hacia la misma situación es el radical de Malargüe Jorge Vergara Martínez. Sumó tres mandatos consecutivos entre el 83 y el 95, entonces estuvo por ocho años al frente de la comuna quien años después sería gobernador de Mendoza: el peronista Celso Jaque; pasó cuatro años Raúl Rodríguez (PJ) y ocho el actual senador Juan Carlos Agulles (PJ); en 2015 volvió Vergara Martínez y en diciembre de 2018 terminará su cuarto mandato.

Trilogías comunales

Hay varios jefes comunales que tienen tres mandatos. Rompe con la costumbre de los departamentos urbanos el radical Víctor Fayad. Ocupó el sillón durante un mandato entre el 87 y el 91; y en 2007 volvió a la comuna capitalina; fue reelecto en 2011, pero falleció en agosto de 2014, antes de terminar su tercer mandato.

 

En Luján, Luis Carral es parte del lote de caciques con tres mandatos; fue intendente del 87 al 99. Lo sucedió el entonces demócrata Omar de Marchi, quien fue reelecto en 2003, pero no terminó su segundo mandato porque se fue como diputado nacional. En 2015 volvió a la comuna, por lo que su trilogía tiene un mandato más corto.

Un ex intendente lasherino también tuvo tres mandatos: el peronista Rubén Miranda estuvo al frente entre 2003 y 2015. Antes que él hubo un intendente con dos mandatos y medio o, como De Marchi, con dos mandatos largos y uno corto: Guillermo Amstutz.

Fue electo en el 91, reelecto en el 95 y el 99 y a mitad de ese periodo, en 2001, fue electo diputado nacional. 

El mismo caso representa otro intendente peronista, Jorge Pardal en Guaymallén, quien cumplió dos mandatos completos entre el 91 y el 99; ese año ganó su tercer mandato, pero en 2001 fue elegido senador nacional.

 

Otro con tres mandatos es el tupungatino Joaquín Rodríguez (PJ), quien ejerció entre 2003 y 2015. En ese departamento hay otro jefe comunal con tres mandatos, pero no consecutivos: el radical José Martínez, quien tuvo su primer gobierno entre el 87 y el 91 y los otros dos entre el 95 y el 2003.

Entre los dirigentes con trilogías hay otros con tres mandatos no consecutivos. Uno es el radical Ricardo Mansur, quien llegó a Rivadavia en el 99 y se reeligió en 2003; terminó el segundo mandato en 2007, pero no buscó el tercero; en 2011 volvió a la jefatura comunal hasta 2015.

El mismo caso representan los ya mencionados Patti en San Martín y Difonso en San Carlos. También es de este club el peronista Vicente Russo, quien completó tres mandatos en San Rafael entre el 87 y el 99. 

Las dinastías municipales

En San Rafael, Maipú y La Paz se han dado los casos de hermanos que ejercieron el poder municipal durante varios años. En el Sur, Omar y Emir Félix vienen conduciendo el departamento. El primero desde 2003 a 2009, cuando fue electo diputado nacional; le dejó la posta a Emir, intendente interino hasta 2011, cuando fue confirmado en las urnas y reelecto en 2015. En diciembre del año que viene, entre los dos cumplirán cuatro mandatos.

La más larga dinastía se consolidó en La Paz. En el 95 fue electo el radical Sergio Pinto, fue reelecto en el 99 y ganó el tercer mandato en 2003. En 2005 dejó el cargo para ser ministro de Julio Cobos. Entonces, tras un breve interinato de Julio Gatica, Gustavo Pinto quedó a cargo de la comuna desde 2006 hasta abril de este año.

 

En Maipú, la dinastía es de los hermanos Adolfo y Alejandro Bermejo. En el 97 el primero era presidente del Concejo Deliberante y se hizo cargo interinamente cuando Francisco García obtuvo una banca de diputado nacional. Después fue ratificado por el voto en el 99, 2003 y 2007. En 2009 se fue para ser senador nacional. 

Olga Bianchinelli fue interina unos meses hasta que en abril de 2010 Alejandro asumió  y hasta hoy es el intendente maipucino.

Menos intendentes

San Carlos: Miguel Firpo, Mario Guiñazú y Jorge Difonso.

Junín: Juan Marcovich, Dante Pellegrini y Mario Abed.

San Martín: Herminio Sánchez, Pablo Patti, Julio Arancibia y  Jorge Giménez.

Malargüe: Jorge Vergara Martínez, Celso Jaque, Raúl Rodríguez y Juan Carlos Agulles.

Maipú: Hugo Bordín, Francisco García, Adolfo Bermejo y Alejandro Bermejo.