Política Domingo, 16 de junio de 2019 | Edición impresa

Alfredo Cornejo: “Con Pichetto hoy Macri es más competitivo, tiene más chances”

El triunfo de Suárez en las PASO y el nombramiento del senador peronista en la fórmula oficialista le dieron mayor tranquilidad política.

Por Leonardo Oliva y Marcelo Zentil - loliva@losandes.com.ar

El lunes 10 a la noche, Alfredo Cornejo recibió un llamado de Marcos Peña. Del otro lado del teléfono, el jefe de Gabinete de Mauricio Macri le anunciaba al gobernador de Mendoza y presidente de la UCR que el senador peronista Miguel Ángel Pichetto era el elegido para acompañar en la fórmula al Presidente para buscar su reelección. La noticia la hizo pública el propio Macri el martes 11 a las 4 de la tarde en su perfil de Twitter. 

“Me sorprendió el nombre pero el concepto no, es el correcto”, le dijo Cornejo a Los Andes el viernes, en su despacho del 4° piso de Casa de Gobierno. “Lo veo con satisfacción. Yo creo que he contribuido con este debate en los últimos cuatro meses: con las medidas económicas y con estas medidas políticas”. 

 

-Muchos vieron como una derrota suya el nombramiento de Pichetto.

-No es una derrota. Es lo que propusimos y exigimos en la convención (de la UCR): una nueva forma de coalición, con nuevos dirigentes de distintos orígenes. Quizás el nombre sea una sorpresa, el concepto no, es el adecuado. 

-¿Se termina acá esa apertura o pueden incorporarse más peronistas?

-Esto hay que verlo como un concepto, no cuántos votos atrae. La Argentina para tener una economía sana requiere reformas y altos consensos. Un gobierno con alto consenso tiene que ser de coalición. Nosotros lo de Pichetto lo vemos como una buena señal. Es obvio que esperábamos una convocatoria más amplia como también que las otras opciones no han parado de cometer errores.

 

-¿Lo dice por los otros miembros de Alternativa Federal, como Massa?

-Claro.

-Con esta fórmula, ¿hoy Macri es más competitivo?

-Como concepto es más competitivo, probablemente empiece a verse en las encuestas en breve. 

 

-¿Hubiese preferido otro compañero de fórmula?

-Es que no sé si había otras opciones disponibles.

-¿Un radical?

-Pero las opciones que se hablaron del radicalismo, como el caso de Ernesto Sanz que no quería, o también se mencionó el mío pero yo siempre me excluí, Lousteau no cerró…   Por eso nadie lo puede ver como una pérdida para el radicalismo.

 

-¿Usted va a ser candidato a diputado nacional?

-Vamos a verlo, en la semana vamos a hablar con los intendentes. Yo sé que a ustedes les cuesta entender esto, pero hablan mucho más los hechos que las palabras. Yo soy un tipo de equipo.

-Le cambio la pregunta: ¿le gustaría ser diputado nacional?

-No. 

-...

-Los cargos legislativos tienen otra dinámica, después de 8 años como intendente y 4 de gobernador no me veo en ese plano.

 

-Se lo menciona como posible presidente de la Cámara si Macri ganara.

-Esa resolución se va a tomar a fin de año si se ha ganado. Se verá en ese momento.

-¿Cuánto más cerca ve un triunfo de Macri hoy que hace una semana?

-Tiene más chances. Buena parte de la opinión pública intuye que Macri ha tenido escasa gobernabilidad, que se ha propuesto varias cosas pero no ha podido llevarlas a la práctica. Ha tenido algunos avances pero muchas veces ha chocado por falta de apoyo político. Entonces la incorporación de Pichetto va más por la gobernabilidad. Mucha gente lo ve ahora potenciado con la ampliación de la coalición. Con un equipo más político.

 

-¿Cree como el gobierno nacional que lo que está en juego en la próxima elección es república o autoritarismo?

-Sin duda Cristina (Fernández) es regresar al pasado y al populismo. 

Marcelo Rolland / Los Andes

-Pero es Alberto Fernández el candidato.

-Los votos los aporta Cristina. Se verá con el desarrollo de la campaña el peso de él. Pero sin duda es un retroceso por el apoyo que tiene hoy en el mundo el gobierno argentino, el más grande que ha tenido un gobierno no peronista desde la dictadura. Con lo cual volver a un gobierno no abierto al mundo, con la mirada de que el motor de la economía es el consumo interno, es como mínimo un retroceso. La gente con menores recursos y la clase media que está muy disconforme tendrá que saber que la opción de Cristina no la va a beneficiar. Nadie debe creer si está pensando en votar a Cristina, enojado contra Macri, que va a volver a un Estado de planes de empleo y de regalar dinero, porque no lo va a poder hacer. Se hace populismo cuando se tiene recursos y el gobierno que viene no va a tener forma de generar esos recursos sin un programa serio.

 

Las PASO provinciales

-¿Fue más holgada de lo que esperaba la victoria electoral de Suárez?

-Nos fue bastante bien en la PASO, los 7 u 8 puntos son más que lo que saqué yo de diferencia. Y si se hace un recorrido histórico, exceptuando el Rolo Gabrielli, todos los gobernadores se han elegido por 5 o 6 puntos.  

-¿Cree que el “factor Cristina” va a jugar a favor o en contra de Fernández Sagasti?

-Yo estoy convencido de que tenemos que mostrar más lo que hemos hecho y la necesidad de continuidad que mirar el desempeño de nuestros rivales. Lo que sí creo que está claro es que ella está muy identificada con Cristina, con sus pro y con sus contra. Pero no aventuro resultados; mi recomendación a todo el equipo y a Rodolfo (Suárez) es mostrar más el futuro, las ventajas de la continuidad.

 

-En algunos departamentos donde gobierna la UCR hubo resultados ajustados. ¿Cómo van a hacer para retenerlos en las generales?

-Bueno…  yo lo veo distinto a ustedes. En La Paz fue ajustado pero allí vota poca gente. Han habido elecciones donde se ha ganado por 200 votos. Se animaron a cambiar de candidato, no era la figura fuerte. El pibe (Diego Guzmán) hizo una muy buena eleccion que va consolidar en la general.  

-¿Y en Rivadavia?

-En ese caso hay 2 o 3 puntos de diferencia en la suma de los frentes pero él (Mario Ronco) toma casi el 80% de los votos del frente (Cambia Mendoza) y los otros tres justicialistas están partidos entre 15 y 10 puntos cada uno. Entonces le saca una gran diferencia a la candidata ganadora (Gabriela Lizana). En Alvear es el mismo caso. El único que debe preocuparnos es Malargüe, pero debo recordar que en el 2015 perdimos peor que ahora en la PASO y después lo dimos vuelta. 

 

-Había muchas dudas en su Gobierno de cómo impactaría la situación económica en la PASO local. ¿Lo de Pichetto ahora le da más garantías para las generales?

-Hace siete semanas que hay estabilidad cambiaria, no deja de ser un dato tranquilizador. Eso no quiere decir que no esté enferma la economía, que no tengamos fiebre no significa que no haya infección. Pero enfrentar las elecciones con tranquilidad cambiaria es mejor que no.

-¿Dónde se imagina el 10 diciembre, después de entregar el mando? Yéndose a su casa o a Buenos Aires?

-(ríe...)  En realidad entiendo que voy a tener una vida más tranquila que la que tengo ahora, porque es super estresante este lugar. Pero mi performance en la Nación, que es la pregunta que me están haciendo, depende de muchas cosas, así que no lo sé. Siempre me he enfocado, y voy a seguir enfocándome, en que cuando me vaya Mendoza esté mejor administrada de cómo la recibí. Y eso lo estamos logrando. 

 

La plata de Portezuelo

El jueves, Alfredo Cornejo firmó en Buenos Aires el convenio por el que la Nación le garantiza a Mendoza el dinero para avanzar, después de décadas de promesas, con la presa hidroeléctrica Portezuelo del Viento en Malargüe. En la entrevista confesó que estuvo ansioso hasta último momento porque se concretara la firma de ese acuerdo. Por eso lo presentó como un logro de su gestión.

“Es un convenio tan fuerte que tiene respaldo judicial, derivado del juicio por la promoción industrial: si no está el dinero, se activa el juicio. Así que tiene una garantía. Y a su vez nos reconocen un dinero que es suficiente para Portezuelo y todas las obras circundantes”.

 

-El mendocino promedio ha escuchado muchas promesas sobre Portezuelo. ¿Por qué ahora va a creer que será realidad?

-Son operaciones que se ha comido la opinión pública y el periodismo. La diferencia sustantiva es que ahora hay un proyecto ejecutivo, no es una promesa en el aire. También está el financiamiento, esos 1.023 millones (de dólares) que transfiere el gobierno nacional a través de unos bonos que tenemos nosotros, porque lo vamos licitar nosotros no la Nación. Realmente hemos cerrado un circuito. Creemos que en agosto o principios de setiembre vamos a estar licitando.

Los últimos 6 meses

-Le quedan 6 meses de mandato. ¿Ya hizo todo lo que que quería hacer desde el Gobierno?  

-No, estamos haciendo muchas cosas. Por ejemplo lo de Penitentes, una muestra del desquicio que ha sido la administración del Estado. Está vencida la concesión desde el 2014, hay problemas societarios adentro y ha tenido que intervenir la justicia. Estamos resolviendo temas de años que nadie se metía, había mucha desidia en encarar los temas. Yo no paro hasta el 10 de diciembre.

 

-¿Va a insistir con la reforma constitucional antes de irse?

-¿Por qué no? Lo hemos conversado con Rodolfo (Suárez), pero no queremos mezclarlo con lo electoral. También estamos pendientes de la definición de la Corte. Yo creía que haberle facilitado las cosas, dejando que se presentaran los intendentes justicialistas, iba a acelerar una definición que es mucho más de fondo que la presentación de ellos, no una mera chicana. Es saber si las reelecciones indefinidas son constitucionales o no.

-Dice que lo habló con Suárez, ¿da por hecho que va a ser su sucesor?

-Bueno, tiene altas chances de serlo, es lo que deseo. Y les voy a pedir a los mendocinos, como les pedí en la PASO, el apoyo para él. Pero “a seguro se lo llevaron preso...”