Espectáculos Sábado, 1 de septiembre de 2018 | Edición impresa

Alfredo Casero: “Estoy preparado siempre para todo”

El actor y humorista vuelve, en medio de polémicas, a nuestra provincia. Presentará esta noche su espectáculo “¿De qué no se puede hablar?”.

Por Daniel Arias Fuenzalida - darias@losandes.com.ar

En medio de las polémicas, que lo han convertido en un héroe y en un antihéroe al mismo tiempo, Alfredo Casero vuelve a Mendoza. Lo hace con su show “¿De qué no se puede hablar?”, donde según la reseña, no tiene ningún reparo a la hora de “despotricar”. 

Lo hace incluso adaptando y cantando arias de Rossini, de Mozart o de Jean Baptiste Lully. Lo hace contra todo y contra todos: “En un mundo en donde las feministas enarbolan las banderas de Valerie Solanas, una chica enferma, que le terminó pegando un tiro a Andy Warhol por no darle bola, por colifa, diciendo que hay que organizarse para matar a los hombres, voy a despotricar”, adelanta la descripción del show.

Además: “En donde vemos que la mentira es la verdad consensuada por los medios que tienen dueños, y no cambian el formato, que aburren, y todo lo berretizan hasta el colmo, voy a despotricar”, se lee. 

Si bien las palabras de Casero suelen devenir en polémicas, esta vez el repudio fue más grave: tres de sus shows tuvieron que ser cancelados (Salta, San Miguel de Tucumán y Bahía Blanca).

 

Esa fue la reacción a algunas frases suyas en la entrevista que dio a Alejandro Fantino en “Animales sueltos” (el viernes 17 de agosto). Allí, además de la metáfora del flan, dijo otras cosas. Entre ellas, puso en duda el trabajo de Abuelas y Madres de Plaza de Mayo al decir: “Siguieron mintiendo.

¿Viste el último nieto que encontró la (Estela) Carlotto, un pibe de 40 años?”, dijo. “Yo quiero saber toda la verdad. ¿Estás seguro que el último señor es un nieto recuperado? Quiero estar seguro de todos los nietos. No hablan como si estuvieran a cargo de un organismo de derechos humanos”.

Luego de que se disiparan los rumores de que el show de hoy en el Teatro Plaza también se iba a cancelar (se sabe que su hija Minerva, integrante del espectáculo, no vendrá a la provincia “por seguridad”), el humorista respondió de forma escrita estas preguntas para Los Andes:

- Paradójicamente, tu espectáculo se llama “¿De qué no se puede hablar?” y se han bajado algunas fechas justamente por cosas que has dicho. ¿Qué reflexión te despierta esto?

- Que en Tucumán me haya bajado el espectáculo una Universidad que se dedica especialmente a los derechos humanos, cuando la obra se llama “¿De qué no se puede hablar?”, y porque quien la realiza dijo lo indebido -lo que no se puede hablar- es dramáticamente gracioso, nunca me lo esperé. Pero estoy preparado siempre para todo.

 

- En tus redes manifestás un rechazo explícito a los gobiernos anteriores, ¿creés que tu público sólo es gente de un color político?

- No solamente hacia el gobierno anterior, sino hacia todos los gobiernos populistas, con un rechazo tendencioso a la mentira, de relatos heroicos que tienden a separar, dividir o coaccionar la libertad de cualquier manera.

Rechazo la mentira, es lo que propago como si fuera un parlante. Y lamento que la gente se haya fanatizado, porque antes no era necesario ser de un lado o de otro. Dividiendo, los malos reinan…

- Un grupo de artistas e intelectuales mendocinos presentó una nota al teatro pidiendo que no te presentes hoy, ¿qué les respondés?

-Que les mando un beso muy grande, y ojalá se les embulla la visión democrática de la vida. Cada uno puede pensar y decir lo que quiere, cada uno es dueño de su destino.

- “Cada vez me pegan más y yo cada vez me muevo más”, has dicho. ¿Recordás cuál es el golpe más bajo que has sufrido?

-No me gusta darle demasiada entidad. Sí he sufrido golpes y embates, pero no dejo nada sin rever, analizar y aclarar. En pocas palabras, la devuelvo tarde o temprano.

 - Hace pocas horas dijiste que Quino habría puesto un tipo con un cartel que diga “Queremos flan”, si todavía ilustrase. Él está viviendo en Mendoza y probablemente te lea. ¿Qué le dirías?

- Que lo amo, lo conozco, y ha sido siempre un exquisito pintor de nuestra idiosincrasia.

Polémica en Mendoza

En medio del escándalo, el grupo Cuando El Arte Ataca presentó días atrás un escrito en la Municipalidad de Godoy Cruz a fin de manifestar su disconformidad con la llegada de Casero.

“Nosotros apelamos al municipio de Godoy Cruz con la nota. Lejos estamos de querer censurar a un artista ni su trabajo, de hecho creemos que si viene a un espacio privado tiene todo el derecho a hacerlo. Tiene todo el derecho de opinar lo que quiera como cualquier ciudadano”, dijo a Los Andes Sacha Barrera Oro, uno de los integrantes del colectivo, actor, dramaturgo, director e hijo de padre desaparecido. 

“Lo que no tiene derecho, creo, es a tener un espacio municipal que lo pagamos todos, que es público y que le brinde un espacio a una personas que están en contra del orden democrático, siendo que ése es un espacio producto de ese orden democrático”, argumentó. “No atacamos al chancho sino al que le da de comer”, agregó el artista.

“Godoy Cruz ha sido siempre un ejemplo de cultura y democracia. Permitir o avalar la actuación, en un teatro bajo su tutela, de quien pone en duda los principios democráticos, promueve la violencia, el odio y la negación de los hechos aberrantes cometidos en la última dictadura militar, reviste un peligro concreto para la convivencia pacífica y se aleja de los valores democráticos que todos debemos compartir”, dice en un tramo del documento. 
Los artistas condenaron los dichos de Casero y afirmaron que “poner en duda la memoria y el dolor de gran parte del pueblo argentino, mancillando el orden democrático y las instituciones, es un acto de enorme inconsciencia y de gran irresponsabilidad (…)” que no debería avalar el municipio. 

 

La Ficha

Alfredo Casero presenta: “¿De qué no se puede hablar?”
Día y hora: Hoy, a las 22.
Lugar: Teatro Plaza (Colón 27, Godoy Cruz).
Entradas: $500, $550 y $600. En boletería del teatro y www.tuentrada.com.