Mundo Club House Viernes, 22 de mayo de 2020

Albóndigas de ternera con chimi-curry al estilo del Doña Petrona

Esta receta nos permiten un sinfín de preparaciones como en esta original salsa chimi-curry que nos hace viajar entre Tailandia y Argentina.

Por Redacción CH

Lo importante de estas albóndigas es que consiguen la máxima jugosidad de la pelota, que se deshace en la boca sin dejar de saber a carne buena y que se baña con una salsa sorprendente que mezcla el chimichurri argentino con el curry tailandés para invitarnos a un viaje espléndido.

Lo bueno de esta receta es que, al final, son dos recetas en una porque tanto las albóndigas valen por sí solas como la salsa para cualquier otra preparación.

El acompañamiento perfecto, según los cocineros, es arroz basmati aunque también podríamos pensar en cualquier verdura o incluso unas papas fritas, ¿quién se resiste? 

¡Preparate para saborear un rico plato! No vamos a dar tantas vueltas, pues esta receta merece toda tu anteción. Asi qué ¡manos a la obra!

Ingredientes

Para las albóndigas

  • Ternera picada, 500 g
  • Miga de pan troceada, 100 g
  • Ajo seco, 2 g
  • Perejil fresco, 15 g
  • Sal fina, 5 g
  • Pimienta negra molida, 2 g
  • Aceite de oliva virgen extra, c/s

Para la salsa

  • Cebolla tierna, 150 g
  • Zanahoria, 130 g
  • Jengibre fresco, 50 g
  • Pimiento amarillo, 260 g
  • Ajo, 5 g
  • Piña, 250 g
  • Manzana Granny Smith, 260 g
  • Leche de coco, 400 g
  • Caldo de carne, 500 g
  • Hierbabuena fresca, 5 g
  • Salsa chimichurri, 180 g (*)
  • Galanga, 100 g
  • Sal y pimienta negra, c/s
  • Aceite de oliva virgen extra, 100 g
  • Cilantro fresco, una ramita

Paso 1

Lo primero será preparar las albóndigas de ternera y para ello no habrá tarea más fácil que mezclar todos los ingredientes remojando previamente el pan en la leche durante 15 minutos. Una vez hecha la mezcla, para que sea más fácil de manejar es recomendable dejarla en la heladera filmada durante 30 minutos y luego proceder a formar las bolas de las albóndigas de ternera, aproximadamente de unos 30-40 g de peso. Freír en abundante aceite de oliva y reservar sobre un papel de cocina que absorba los restos de grasa. 

Paso 2

Con las albóndigas formadas y reservadas, procederemos a preparar la salsa de chimi-curry y para ello tendremos que, en olla sofreír los ajos laminados hasta que estén dorados ligeramente, con un poco de aceite y con mucho cuidado de que no se quemen porque si no amargarían. Una vez dorados, ahí mismo será el momento de incorporar uno a uno los vegetales cortados lo más pequeños posible. Comenzar con zanahoria, cebolla y pimiento y sofreír hasta que estén muy tiernos removiendo frecuentemente.

Paso 3

Cuando los vegetales estén pochados (aproximadamente tras 5-10 minutos) incorporar la piña también cortada en trocitos, la manzana pelada y troceada, los trozos de galanga y el jengibre también troceado.

Paso 4

Añadir el caldo de carne e integrar bien llevando a un hervor suave durante 5 minutos.

Paso 5

Luego será el momento de incorporar la leche de coco y dejar cocinar a fuego medio durante  40 min aproximadamente para que todo reduzca bien. Será clave remover constantemente para que no se pegue.

Paso 6

Justo antes de apagar, agregar la salsa chimichurri y también la hierbabuena picada la  para que aromatice, ésta no debe cocinarse mucho, únicamente la necesitamos para dar frescor. Dejar reposar 30 minutos y triturar muy bien, colar para que quede completamente lisa. 

Paso 7

Introducir las albóndigas en la salsa, con un poquito de agua para aligerarla si fuese necesario, calentarlas en la salsa durante 5 minutos a fuego bajo para que la carne esté bien hidratada. Terminar el plato con un poco de cilantro y si se quiera arroz a un lado y también cebolla tierna picada. 

Trucos y Sugerencias

Las albóndigas también pueden hacerse de pollo o de cerdo, incluso de vegetales. Si querés un poco más de jugosidad en las mismas siempre es perfecto añadir a la carne picada un poco de picada de panceta o cocino ibérico que le dará sabor y jugosidad.

La galanga, el ingrediente más complicado de encontrar de todos, se suele comprar en los supermercados asiáticos y también la venden online seca, podés hacer la receta perfectamente sin este añadido. 

Conocé más sobre Revista ClubHouse.