Política Martes, 10 de septiembre de 2019

Alberto Fernández descartó una reforma constitucional en caso de ser presidente

El candidato del Frente de Todos dijo que los primeros años de su eventual gobierno serán difíciles por una "economía muy diezmada".

Por Télam

El candidato a presidente del Frente de Todos (FdT), Alberto Fernández, dijo que los primeros años de su eventual mandato serán complejos porque recibirá una "economía muy diezmada y destruida" con un "escenario internacional poco fácil", pero aseguró que la sociedad debe "tener la tranquilidad de que quien gobierna no va a ir sobre la gente".

Además, Fernández negó la posibilidad de promover una reforma constitucional y reiteró que en caso de ganar las elecciones impulsará un acuerdo multisectorial de "180 días" para "recomponer salarios sin que esto signifique aumento de la inflación".

 

Sobre ese propósito, dijo que espera hablar este martes con el presidente de la Unión Industrial Argentina (UIA), Miguel Acevedo, en tanto que el miércoles viajará a Tucumán para reunirse con sectores industriales.

En declaraciones al canal TN, el postulante del kirchnerismo amplió que buscará "acuerdos con los industriales, el campo y los que trabajan".

Consultado sobre si se imagina Presidente, respondió: "Imaginarme, me imagino, porque es para lo que uno siempre ha trabajado en su vida de político".

Aunque admitió que se había dispuesto "no ser candidato" este año "porque, si no, era muy difícil llamar a la unidad".

 

"Hasta que llegó el momento, y ahí tuve que tomar la decisión. A veces el hombre propone y Dios dispone", dijo, y añadió: "De repente quedé en esta situación y me parecía que era una forma de ayudar a encontrar una salida que había pensado Cristina (Fernández de Kirchner, la candidata a vice del FdT), y en eso estoy".

En otro tramo, Fernández ratificó que "no hay ninguna posibilidad" de que lo "convenzan de que hay que reformar la Constitución" y recordó que "el gobierno de Néstor (Kirchner) fue muy virtuoso y lo hicimos con esta Constitución", por lo que "no es la Constitución el problema".

Para el postulante presidencial, "cuando Cristina habla de un 'nuevo orden' es la idea de generar otros compromisos. Es inadmisible que en la Argentina haya hambre, y que todos lo miremos, lo analicemos como un dato estadístico y no nos ocupemos como sociedad a combatir el hambre. Ese el contrato que tenemos que firmar entre todos", insistió.

 

Sobre la unidad del peronismo, Fernández reiteró la necesidad de "darse cuenta que tenemos una oportunidad única que no podemos desperdiciar en términos de expectativas sociales. Sé que lo único que no puedo hacer es equivocarme, porque eso para la gente sería trágico", advirtió.

Asimismo, planteó que en caso de resultar electo presidente recibirá una "economía muy diezmada y destruida y un escenario internacional poco fácil", aunque, subrayó, "esta vez la gente tiene que tener la tranquilidad de que quien gobierna no va a ir sobre la gente".