Fincas Sábado, 19 de octubre de 2019 | Edición impresa

Álamos: el INTA investiga nuevas variedades

El objetivo del trabajo es que los productores puedan acceder a nuevas especies que no han sido difundidas masivamente.

Por Redacción LA

Los ensayos se realizan en el Valle de Uco, principal zona de cultivo en macizos de Mendoza, y están siendo evaluados distintos clones. El objetivo general es promover el interés local hacia la utilización de nuevos clones de álamos aún no difundidos masivamente en la región. 

En 2017 se conformó un estaquero con un total de 16 clones en la Estación Experimental del INTA La Consulta, la mayoría del tipo deltoide. Este año se llevaron estacas de 12 variedades a una finca de la zona, a fin de instalar un ensayo de crecimiento comparativo. “Queremos que sea un estudio colaborativo, la idea es dar el apoyo técnico y que los productores participen en los trabajos de evaluación” explicó el genetista Christian Tarnowski, quien está a cargo de la investigación. “Intentamos incrementar la oferta de nuevos clones en nuestra provincia además de los ya existentes (Conti12, Harvard, Catfish, Stoneville) y realizar estudios que justifiquen las decisiones técnicas al momento de recomendar qué material plantar en diferentes sitios”. Los resultados parciales de este ensayo preliminar se conocerán cuando las plantas hayan crecido un par de años.

 

El objetivo a largo plazo de estos ensayos es determinar la incidencia de aspectos bióticos y abióticos, su adaptación al sitio y productividad, pues muchos de los clones de álamos actualmente en uso en el Valle de Uco son medianamente susceptibles a la cancrosis, la principal enfermedad que afecta su cultivo, explica Tarnowski y aclara que “no estamos creando nada nuevo, en realidad estamos evaluando el comportamiento de algunos de los clones que se encuentran en la colección de la Cátedra de Dasonomía de la Facultad de Ciencias Agrarias de la UNCuyo”.

 

Además, en el presente año, el estaquero se amplió con material mejorado provisto por el Programa Nacional de Mejoramiento Genético de Álamos y Sauces del INTA Delta del Paraná. Específicamente, son siete clones de álamo deltoide y siete clones de sauces aptos para la producción industrial. Se trata de materiales que se encuentran inscriptos en el Registro Nacional de Cultivares (RNC). “Introducir materiales inscriptos es un paso muy importante, porque cuando el viverista quiere propagar esos materiales, el INASE puede darles certificado del origen y tiene otro valor para la ley forestal” explica Tarnowski.

 

La meta final es seleccionar varios clones que hayan tenido un buen comportamiento, probados en distintos lugares e inclusive evaluados en cuanto a su capacidad de enraizamiento, aseveró Christian Tarnowski, que paralelamente, con el objetivo de aportar conocimiento sobre otras especies aptas para la industria, analiza el comportamiento del afamado árbol chino kiri y cultivos de algarrobo en distintas densidades.