EDICION U Lunes, 5 de agosto de 2019

Al servicio de la toda la comunidad universitaria

El claustro no docente, clave en el funcionamiento de cualquier casa de estudios. Cuál es el propósito de su trabajo.

Son quienes asisten a docentes y estudiantes. Llegan a la mañana, abren las facultades y por la noche cierran sus puertas. Hacen el mantenimiento de los edificios, atienden las bibliotecas, extienden las licencias por enfermedad a docentes, entre muchas otras tareas que cumplen. El personal de apoyo académico fue, es y será un fundamental sostén en la estructura general de la UNCUYO.

Marcelo Millán es el representante en el gobierno universitario de este claustro. Junto a docentes, estudiantes y egresados, forma parte del Consejo Superior que se reúne para tratar las cuestiones legislativas, jurisdiccionales y administrativas de la Universidad. En esta importante fecha para la casa de estudios, Millán destacó que la institución “se moderniza día a día”.

La primera función del personal de apoyo es hacerle más fácil la labor al docente y que después eso se refleje en el estudiantado. “Ese es nuestro objetivo final: que el tránsito del alumno por la universidad sea lo mejor posible”, sostuvo Millán.

El actual consejero superior se desempeña hace 32 años en Recursos Humanos de la UNCUYO. Actualmente es director de Seguros. “Para mí es muy especial porque también trabajaron mis padres acá —destacó—. Mi historia con la universidad es de toda la vida. Como personal de apoyo, nos llena de orgullo que la UNCUYO cumpla 80 años”.

La universidad de hoy y de mañana

Para el representante de los no docentes en el Consejo Superior, la principal ventaja de esta casa de estudios para las y los jóvenes que buscan formarse es la constante “creación de carreras nuevas, con salida laboral (…) Los estudiantes tienen muchas oportunidades, incluso antes de recibirse, de contar con una experiencia laboral. Yo veo que eso en las universidades privadas no lo tienen”.

A la hora de reflexionar sobre el porvenir de la UNCUYO, el deseo de Millán fue “que la universidad siga con las mismas características: pública, gratuita y de calidad. Con mayor participación del personal de apoyo académico en el cogobierno de la Universidad. Con un poco más de representantes, porque solamente tenemos uno”, señaló. El integrante del Consejo Superior pronosticó “un abanico de carreras nuevas. Creo que la universidad se va a modernizar en ese sentido, sin dejar de lado las tradicionales”. Además, se mostró esperanzado en que la participación de las mujeres dentro de los puestos de representación en la universidad se incremente, y dijo que desde el órgano legislativo del que forma parte se encuentran trabajando en eso.