Salud Sábado, 18 de mayo de 2019

Advierten que los avances contra el Sida no deben llevar a dejar de cuidarse

Lo hizo el médico infectólogo, referente a nivel mundial y director científico de la Fundación Huésped, Pedro Cahn.

Para el profesional, el estudio publicado en la revista The Lancet que confirma que no hay riesgo de transmisión del VIH en parejas homosexuales serodiferentes si se toman antirretrovirales, es un gran hallazgo que confirma un estudio anterior. "Es muy importante y permite vivir más tranquilas a las parejas serodiscordantes que tienen temor a que se rompa el preservativo", señaló Cahn.

Sin embargo, el especialista remarcó que hay que tener seis meses de tratamiento con carga viral indetectable y que el tratamiento debe ser continuo, y advirtió que no hay que olvidar que el preservativo previene no sólo la infección por el HIV, sino también la sífilis, la gonorrea, la clamidia, el HPV, la hepatitis B y C, el linfogranuloma y el herpes, además de embarazos no deseados

Cahn explicó que este estudio, que se llama Partner 2, viene a confirmar el que se hizo con parejas heterosexuales (presentado en 2014) y ratifica que cuando en una pareja serodiscordante -si quien tiene VIH esta tomando la mediación y tiene seis meses de carga viral idetectable- no transmite el virus. Eso significa que en esa pareja, si no interviene un tercero, pueden no usar preservativo.

Al mismo tiempo, el especialista remarcó que el tratamiento, supresivo y no curativo, si bien es sencillo, no se limita a tomar una pastillita sino que lleva seis meses, y no es una vacuna. "Es un resultado importante y alentador, pero no podemos tirar por la ventana los preservativos ni hablar del fin de la transmisión, aunque es una herramienta adicional muy importante", remarcó.

En cuanto al impacto en la vida de las personas con VIH, el médico detalló que durante el estudio se han evitado potenciales transmisiones de acuerdo a lo que era esperable, y eso para las parejas es muy tranquilizador y desestigmatizante. Lo que subraya es la necesidad del testeo para llegar a un diagnóstico temprano y un tratamiento lo antes posible.

Se estima que en el país hay 70.000 personas diagnosticadas y la gran mayoría está bajo terapia antirretroviral, que está disponible a través de la obras sociales, las prepagas y los programas de la Dirección de Sida y Enfermedades de Transmisión Sexual.

Sin embargo, el doctor Cahn advirtió que hay un 25 por ciento que desconoce su situación y sigue involuntariamente transmitiendo el virus, por eso es importante testearnos alguna vez. El 99,5 por ciento somos HIV negativo, pero si pertenecemos a ese 0,5 por ciento es mejor enterarse lo antes posible. “Si bien el tratamiento se limita a una o dos pastillas por día y son muy bien toleradas, a diferencia de lo que ocurría allá por el ‘96, hay que recordarle a la gente que el más cómodo de los tratamientos no reemplaza el beneficio de ser HIV negativo”, agregó.

Y recordó que Argentina todavía está lejos de la meta fijada por Onusida de llegar al 2020 con 90 por ciento de las personas con VIH que conozca su diagnóstico; 90 por ciento de las personas que requieren tratamiento lo estén recibiendo y que el 90 por ciento de las personas en tratamiento tengan una carga viral indetectable.

Fuente: Consenso Salud