Sociedad Martes, 16 de abril de 2019

Acusan a dos hermanas de casarse con ancianos para cobrar la herencia millonaria

Un terreno tiene en guerra judicial a dos jóvenes con una hija extramatrimonial de uno de los fallecidos. Una historia de telenovela.

Por Redacción LA

Un escándalo familiar se destapó en Córdoba, ya que las herencias de tres hombres fallecidos fueron a manos de sus esposas Liliana y Nilda Basualdo, hermanas 60 años menores. La hija de uno de los difuntos las denunció porque "se aprovecharon" de la abultada situación económica. Las acusadas, por su parte, tienen otra versión de la historia.

Para entender la historia de telenovela, tres hermanos fallecidos, PedroIsidro Ciriaco Titti, dejaron una herencia de terrenos valuados en miles de dólares. Sus herederas son dos esposas y una hija extramatrimonial y se encuentran enfrentadas por ese legado.

 

Hace 14 años, Normi Titti supo por su padre adoptivo que era hija de Pedro e inició el proceso de filiación. Su progenitor poseía, junto a sus hermanos, una extensión de terreno de 362 hectáreas, aptas para la siembra y el cultivo, con un valor aproximado de entre 8 mil y 10 mil dólares la hectárea, según consta en el expediente del Juzgado Civil y Comercial Nº 8.

Al morir los tres Titti, Normi se convertiría en la heredera de su padre, que no tenía otra descendencia. Pero aparecieron en escena Liliana (35) y Nilda Basualdo (30), hijas de peones que trabajan en un tambo ubicado en el mismo predio. En 2008, a sus 22 años, Liliana se casó con Isidro, que en aquel momento tenía 80. Tuvieron una hija, que hoy tiene 9. Cuando Isidro falleció, a Liliana le quedó la porción del campo de su marido. 

 

En 2010 murió Ciriaco, quien previamente había firmado una escritura de donación en la que le legó a Liliana su parte del terreno. La mujer, entonces, se convirtió en la administradora de dos tercios del total de las tierras. Ya en 2016, y luego de ser declarado inhábil por "afectación psicocognitiva" , Pedro, de 84 años, se casó con Nilda. Finalmente, el anciano falleció en junio de 2018.

La herencia de Liliana y Nilda, quien desde pequeñas conocían a Isidro, Ciriaco y Pedro, enfureció a Normi. Esta última pidió la nulidad del matrimonio, con la firme convicción de que su padre nunca prestó consentimiento. La Justicia le dio la razón y anuló el casamiento, pero todavía una Cámara de Familia debe resolver la situación tras la apelación de la defensa de Nilda, indicó Infobae.

 

Además, al considerar que se aprovechaban de la condición de vulnerabilidad de los ancianos, Normi inició acciones legales contra las hermanas Basualdo y el ex abogado de ellas por el delito de circunvención de incapaces.

En la otra vereda, Liliana y Nilda cuestionaron la filiación de Normi Titti. Su sospecha es que el proceso para extraer la muestra de ADN de Pedro Titti estuvo plagado de irregularidades y afirman que pueden aportar testimonios que demostrarían que el verdadero padre de Normi sería el tercero de los hermanos Titti, es decir, Ciriaco.