Sociedad Jueves, 13 de diciembre de 2018

Acusaciones de abuso en colegios de la UNCuyo: piden formalizar las denuncias para actuar

Adolescentes escracharon a supuestos compañeros acosadores en las redes. Este año sólo se formalizaron 5 denuncias en esos establecimientos

Por Redacción LA

La gravísima denuncia pública, y judicial, contra el actor argentino Juan Darthés generó un efecto positivo e inédito en Argentina. Mendoza no fue la excepción. Decenas de mujeres se animaron a contar episodios de abuso que sufrieron y que habían reprimido, en algunos casos por muchos años, por motivos ajenos a ellas.

Esto provocó un “terremoto”, sobre todo, en ámbitos considerados seguros para niñas y adolescentes: los establecimientos educativos. Lo que despertó una “preocupación muy fuerte” en docentes y autoridades escolares.

 

En este proceso, las redes sociales volvieron a ser protagonistas. Con listas de supuestos acosadores o relatando casos personales, decenas de jóvenes mendocinas colmaron estos espacios con el objetivo claro de “escrachar al macho”.

Sin embargo, esta metodología (la de denunciar solo en redes y, en algunos casos, de manera anónima) abrió un debate secundario. Esto se agrava aún más cuando la presunta víctima y el supuesto victimario son menores de edad y comparten escuela.

“Hay un grupo anónimo y cobarde de feminazis de CUC (Colegio Universitario Central) que publica una lista de supuestos abusadores del colegio. Son las que pregonan consignas como “muerte al macho”. La finalidad de estas alumnas enfermas es hacer daño”, sentenció, al igual que las denunciantes, en sus redes sociales el subsecretario de Deportes de la provincia, Federico Chiapetta, luego de que el nombre de su hijo apareciera en uno de estos listados.

 

Lógicamente, el posteo generó polémica y el funcionario luego salió a pedir disculpas. “Pido disculpas. Pero no me arrepiento de manifestar mi repudio a esas difamaciones mal intencionadas e irresponsables”, publicó.

Cinco denuncias formales durante 2018

María Ana Barrozo, directora de Educación Secundaria de la UNCuyo, dialogó con este diario sobre el tema y aseguró que las autoridades “tienen una preocupación muy fuerte”. “Estamos conmovidos”, resumió.

Al mismo tiempo pidió, y remarcó, formalizar las denuncias en los diversos canales institucionales (consultorías estudiantiles, servicios de asesoría, entre otras) para que desde los colegios puedan activar los protocolos correspondientes.

"Si las denuncias solo quedan las redes, es muy difícil accionar”.

“Estamos convencidos de que no podemos dejar pasar esta situación, queremos hacernos cargo. Pero si las denuncias solo quedan en el ámbito de las redes sociales, es muy difícil accionar”, confió la directivo. Y agregó: “Nos enfrentamos a un ‘gris’ difícil de resolver, porque las escuelas no tiene mecanismos de acción para activar los protocolos para estos casos. No es un dato menor que los involucrados son menores de edad”.

Durante el ciclo lectivo 2018, que aún no termina, las autoridades, sumando todos colegios dependientes de la UNCuyo, han recepcionado “no más de 4 o 5 denuncias de abuso o acoso”, detalló Barrozo. “Esto no deja de ser muy preocupante y vuelvo a insistir en la necesidad de hacer las denuncias formales”, añadió.

 

¿Qué pasó luego de la difusión de las listas?

La directora de Educación Secundaria de la UNCuyo aseguró que, hasta el momento, no han recibido ninguna denuncia formal luego de que adolescentes publicaran nombres de presuntos compañeros acosadores. “Ni del lado de los denunciados, ni de las denunciantes”, remarcó.

Si bien el foco de estas acusaciones se centraron en los colegios secundarios dependientes de la UNCuyo, las denuncias vía redes se extendieron y afectaron a muchos establecimientos educativos, públicos y privados, de la provincia.

Por último, sobre las publicaciones del subsecretario de Deportes , María Ana Barrozo, directora de Educación Secundaria de la UNCuyo declaró: “No soy yo la persona que le debe pedirle explicaciones. No tengo nada que opinar. Aunque como ciudadana común me parece que no puede aceptarse la agresión y más violencia. En lo personal, no lo comparto”.